Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una tormenta impredecible

LA AGENCIA VASCA DE METEOROLOGÍA, Euskalmet, explica la “complejidad” de los factores que se dieron el sábado

Iraitz Astarloa - Martes, 9 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Nieve en Navarra.

Nieve en Navarra. (Iñaki Porto)

Galería Noticia

  • Nieve en Navarra.

las preguntas a las causas que llevaron a que centenares de conductores quedaran atrapados en la N-I a la altura de Etzegarate son numerosas. ¿Por qué fallaron las alertas? ¿Por qué no se enviaron más dotaciones de emergencia? ¿Por qué no se acertó con el pronóstico del tiempo?

La tormenta de nieve caída a partir del mediodía, especialmente en Gipuzkoa, sorprendió a mucha gente, pero también a la propia Agencia vasca de Meteorología, Euskalmet, que ayer reconocía que el fenómeno del sábado fue “especialmente complicado de predecir”.

“Se dieron varias circunstancias, una suma de muchos factores que hicieron que la situación se convirtiera en muy difícil de pronosticar”, reconoció el responsable meteorológico de Euskalmet, José Antonio Aranda.

Según este experto, el primero de esos factores fue que “nos encontrábamos ante una DANA, una depresión aislada de los niveles altos. Es lo que antiguamente se llamaba gota fría”, señaló Aranda. Esto hizo que los meteorólogos se toparan de bruces con una borrasca “muy extensa, pero muy poco definida, con una superficie muy irregular”, lo que provocó que la incertidumbre fuera “muy alta”. “En estos casos, cualquier mínimo cambio, de unos pocos milibares, modifica mucho la situación en cada zona”, añadió.

Pero esta no fue la única circunstancia que dificultó los pronósticos. “El viernes entró un frente frío desde el oeste, desde Galicia, que nos cruzó hacia los Pirineos, y en este punto, se paró y se echó para atrás, pero convertido en frente cálido. Es lo que llamamos un frente retrógrado”, prosiguió Aranda, quien añadió: “Esta situación, unida a una falta de viento y a que las precipitaciones fueron persistentes y bastante cuantiosas, hizo que en algunos sitios la cota de nieve bajara más de lo que nosotros habíamos estimado”.

Dar un pronostico certero en una situación que así se antoja realmente difícil, según reconoció Aranda. “Los distintos modelos (de medición) del mundo nos daban datos muy diferentes. De hecho, se dio la circunstancia de que algunos eran incluso incapaces de medir los valores presentes, de ese momento ”, explicó el responsable de meteorología de Euskalmet. Así, confesó que no fue hasta la tarde del sábado cuando “algún modelo empezó a darnos una situación más realista y creíble”.

Inmediatamente, Euskalmet alertó de la situación e incluso publicó en las redes sociales varios mensajes advirtiendo de que la cota de nieve podía bajar hasta los 200 metros. Pero era demasiado tarde. Para entonces, cientos de conductores estaban atrapados en la N-I, colapsados por la nieve, que en Etzegarate llegó a alcanzar un espesor de medio metro.

No obstante, la dificultad de pronóstico no fue la única nota característica de esta particular tormenta de nieve, ya que, según indicó Aranda, esta tuvo un comportamiento muy variable, en función del lugar. “Se trata de un tipo de frente nada común y con un comportamiento muy complicado. Cayó -la nieve- en un valle sí y en otro no, o en un valle sí pero en la montaña no. De hecho, incluso en ciudades casi planas como Vitoria y Pamplona, la situación no tenía nada que ver de un barrio a otro”, apuntó el experto, lo que provocó que “Etzegarate se colapsara y, en cambio en Zuia, que está más alto, no hubiera problemas”, y que el área más afectada por las nevadas fuera la cuenca del Oria.

lluvias y heladas en navarraAfortunadamente, a primera hora del domingo la situación ya había revertido. En Navarra, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología, hoy se esperan lluvias débiles durante la segunda mitad del día, con más probabilidad en la zona norte. La cota de nieve se situará en torno a los 900 metros, y las temperaturas descenderán de forma leve (serán de entre -1 y 7 grados en Navarra, y de -1 a 10 en Tudela;aunque en Roncal, por ejemplo, se prevén mínimas de -5 grados y máximas de 7). Eso sí, se esperan heladas débiles o de cierta intensidad generalizadas, con la excepción de la Vertiente Cantábrica.

Y mañana, según las mismas previsiones, habrá lluvias débiles, que por la tarde serán más intensas en el nordeste. La cota de nieve se situará al principio entre los 1.000 y 1.200 metros, pero bajará al final a 900-1.100 de oeste a este.

Herramientas de Contenido