Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Mesa de Redacción

La normalidad por vivir

Por Joseba Santamaria - Miércoles, 10 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:16h

Se han agotado ya las fiestas de invierno, las Navidades. Fueron en los viejos tiempos de bienvenida a los días más largos, al inicio de la vuelta a la luz. Luego se acotaron a una celebración básicamente religiosa. Y ahora conforman untodo revueltode folclore, tradiciones culturales, encuentro social y familiar y todavía cierta religiosidad. Para unos, se han acabado afortunadamente. Para otros, con cierto aire de nostalgia. Y regresa inevitablemente la llamada normalidad. La vuelta a las actividades más o menos cotidianas dentro de unos órdenes establecidos. Es decir, la recuperación de los hábitos que acompañan, cuando no lo rellenan, el paso del tiempo. Si se piensa bien, esa normalidad que muchos ansían tiene también algo de tenebroso. Casi da miedo aceptar que se está más cómodo conviviendo entre lo ordinario que experimentando las incógnitas que ofrece lo extraordinario, aunque en ocasiones lo extraordinario tenga mucho de cumplimentar ritos ordinarios. El paréntesis festivo ya sea familiar, social o religioso da paso al implacable discurrir del tiempo acompasado a la estructura semanal de días laborales y días festivos, a la estabilidad que ofrece el regreso a los horarios escolares y las rutinas... Esto es, a la normalidad también le acecha el peso de la continuidad, de seguir donde lo dejamos individual y colectivamente. Y esos compromisos de futuro, promesas de intentar cambios imprescindibles y casi siempre imposibles para que cada vida afronte con otro ánimo un nuevo calendario. Pero incluso con todo ello, el tiempo nuevo nos abre caminos y puertas desconocidas hoy que mañana nos llevarán a situaciones, acontecimientos, hechos, noticias, encuentros y desencuentros, aciertos y errores, éxitos y fracasos y decisiones de las que hoy no sabemos nada. Hasta el tiempo de la normalidad es un tiempo por vivir. Que lo desconocido hoy, mañana sea para bien.

Herramientas de Contenido