Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Delfín de Pujol y piloto del giro de CDC al independentismo

El astuto padre del ‘procés’, Artur Mas, un superviviente político, deja la primera línea acechado por la Justicia

Miércoles, 10 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:16h

pamplona- Delfín de Jordi Pujol e impulsor de la consulta soberanista del 9-N de 2014, por la que fue inhabilitado, Artur Mas ha sido el presidente catalán que inició el viaje hacia la secesión y pilotó el giro al independentismo de CDC. Casado con Helena Rakosnik desde 1982, padre de tres hijos y aficionado a la navegación -en su despacho en el Palau tenía colgado un viejo timón, regalo de su padre-, Artur Mas y Gavarró (Barcelona, 1956) fue presidente de la Generalitat entre diciembre de 2010 y enero de 2016, y hasta ayer era presidente del Partit Demòcrata Europeu Català (antigua CDC). En marzo de 2017 se convirtió en la primera persona que ha ostentado la Presidencia de la Generalitat inhabilitada dos años para ejercer cargo público, al promover una consulta independentista en 2014, a pesar de ser suspendida por el Tribunal Constitucional, lo que le ha conducido tener sus bienes embargados para completar una fianza de 5,2 millones.

Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona, en 1982 empezó a militar en CDC, formación en la que en 2012 fue elegido presidente, en sustitución de Jordi Pujol. Fue precisamente Pujol quien, en junio de 1995, le designó conseller de Política Territorial y Obras Públicas, un puesto al que llegaba tras iniciar su carrera política como concejal en el Ayuntamiento de Barcelona (1987-1995). En 1997 dio el salto al frente de la Consellería de Economía y Finanzas y en 1999 de la de Economía, Finanzas y Planificación, mientras que en el 2000 fue también portavoz de la Generalitat.

Pero fue su designación en 2001 como conseller de Presidencia y conseller en cap lo que provocó un enfrentamiento con el otro astuto aspirante a la sucesión de Pujol, el democristiano Josep Antoni Duran Lleida, quien abandonó el Govern. La reconciliación CDC-UDC llegó con la decisión de transformar la coalición CiU en federación. Duran fue nombrado secretario general y Mas proclamado en 2002 candidato a la Generalitat. Y, en noviembre de 2004, sucedió a Pujol como presidente de CiU.

En las elecciones de 2003, por primera vez al frente de la lista convergente, se hizo con el triunfo en escaños, pero tras 23 años de gobierno de Pujol CiU pasó a la oposición tras la formación de un gobierno tripartito (PSC, ERC e ICV) presidido por Pasqual Maragall. Pese a ser jefe de la oposición, en enero de 2006 acordó en una reunión secreta con el entonces presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, el sistema de financiación y la inclusión del término “nación” para describir a Catalunya en el preámbulo del nuevo Estatut, dejándolo fuera del articulado.

En noviembre de ese año repitió como candidato en las elecciones catalanas y, de nuevo, volvió a ser la fuerza más votada, pero PSC, ERC e ICV-EUiA acordaron reeditar el gobierno tripartito, esta vez presidido por el también socialista José Montilla. Y, en su tercera oportunidad, en las elecciones del 28 de noviembre de 2010, Mas puso fin a su travesía por el desierto y logró llegar al Palau de la Generalitat, tras lograr una mayoría amplia de 62 diputados. El 23 de diciembre fue investido presidente.

En plena crisis económica, Mas fió su primer mandato a un pacto fiscal, planteado por CDC como la última oportunidad del Estado para reconciliarse con Catalunya tras los recortes del TC al Estatut. Pero fue en 2012 cuando Convergència, en su congreso, solemnizó su viraje hacia el independentismo, y Mas, tras no poder negociar el pacto fiscal con Mariano Rajoy en una reunión en Madrid, adelantó las elecciones con el derecho a decidir como principal reclamo, tras haber apoyado además la manifestación de la Diada. Sin embargo, las urnas supusieron un batacazo inesperado para un Mas que, lejos de aumentar su mayoría, retrocedió de 62 a 50 escaños y pasó a depender de ERC, aunque pudo ser investido de nuevo.

veto de la cupEl 23 de enero de 2013, el Parlament aprobó una declaración para iniciar el proceso sobre el derecho de autodeterminación y, el 9-N de 2014, Mas convocó la consulta y en la que un 80,76% de los 2,3 millones de participantes votaron a favor de la independencia. Pero la aceleración del procés llevó a una ruptura definitiva entre CDC y UDC, que concurrieron por separado en las elecciones de 2015, planteadas como “plebiscitarias” por el independentismo. La CDC de Mas optó entonces por presentarse, en una lista única, con la ERC de Oriol Junqueras, coalición que bajo el nombre Junts pel Sí resultó vencedora, aunque sin mayoría absoluta.

Hecho que resultó definitivo para Mas: la llave del Govern dependía de la CUP, partido anticapitalista que, decidido a enviarle a la papelera de la historia, se negó a apoyar su investidura. El 9 de enero de 2016, un día antes de la fecha límite, Mas decidió no optar la reelección en beneficio del alcalde de Girona, un desconocido Puigdemont, y renunció a su acta de diputado. Mas se implicó entonces en refundar CDC en el PDeCAT, abrazando del todo el independentismo;elegido presidente del partido, siguió influyendo en el Govern desde el sanedrín que fijó la estrategia del 1-O. - D.N.

Herramientas de Contenido