Café bebido

TAV

Por Reyes Ilintxeta - Jueves, 11 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Dicen los especialistas que dentro de 20 ó 30 años los trenes magnéticos empezarán a sustituir a los convencionales. Desde principios de los 70 se habla de la revolución de los trenes-bala basados en la levitación magnética. Desde 2004 ya hay uno en funcionamiento en China que hace un recorrido de 30 km uniendo el aeropuerto de Pudong con Shanghái en tan sólo 8 minutos a una velocidad punta de 430 km/h. Estos trenes son, además, mucho más seguros y silenciosos que los convencionales porque evitan el rozamiento físico del tren con la vía y con la catenaria. El tren flota sobre la vía impulsado por la fuerza magnética de dos imanes que se repelen (uno muy potente colocado en la vía y otro en el propio tren). Sin motor, sin cables, sin ruedas. La potencia del imán de la vía, además, es regulable, lo cual permite darle al tren un impulso especial en las cuestas, por ejemplo, llegando a subir sin problemas pendientes del 10% evitando túneles y viaductos.

Después de ver todo esto lo que De la Serna vino a vender el otro día huele ya a pescado viejo y más que nunca a negocio de constructores. Llevamos 30 años con el tema y todavía va para largo. A este paso para cuando empiece a funcionar en Navarra ya estará obsoleto en medio mundo. Será vintage. Por otra parte eso de que cueste menos tiempo ir a Donostia en La Roncalesa que en el TAV resulta desconcertante.

En cualquier caso, siempre les quedará un argumento de peso a los opositores al proyecto, una vía que explorar en la Audiencia Nacional: como dijo Arantxa Tapia, al unir las cuatro capitales vascas de Hegoalde este tren contribuirá a la construcción nacional de Euskal Herria, luego por lo tanto el TAV es ETA.

Más sobre Café bebido

ir a Café bebido »