Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Personas con epilepsia piden más apoyo social, educativo y laboral

La enfermedad afecta a entre 6.000 y 12.000 navarros y el 70% controla sus convulsiones con medicación

Jueves, 11 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Marisol Asensio y Tere Villanueva, de Asnade

Marisol Asensio y Tere Villanueva, de Asnade (Foto: Iban Aguinaga)

Galería Noticia

Marisol Asensio y Tere Villanueva, de Asnade

Pamplona- La Asociación Navarra de Epilepsia (Asnade) solicitó en sesión parlamentaria un mayor apoyo institucional para sensibilizar a la sociedad navarra sobre esta enfermedad, que afecta a entre 6.000 y 12.000 navarros, así como para lograr una mayor igualdad educativa y en su incorporación al mercado laboral.

Marisol Asensio, representante de la asociación, apuntó que estas personas tienden a tener una menor autoestima y niveles más altos de depresión y ansiedad. Además, presentan menores tasas de matrimonio y mayor aislamiento social. Aunque es una enfermedad que puede presentarse en cualquier edad, se manifiesta más frecuentemente en niños y adolescentes, así como en personas de avanzada edad.

Asensio indicó que existe un mayor riesgo entre estos menores de ser incomprendidos y excluidos socialmente, así como de que se les niegue la igualdad de oportunidades para aprender y desarrollar todo su potencial. Según explicó, “la mayoría de niños con epilepsia funciona satisfactoriamente con la adecuada medicación, pero tienden a correr un mayor riesgo de problemas de aprendizaje y a tener dificultades de escolarización”. Para potenciar su educación, desde Asnade abogaron por una mayor formación y concienciación tanto a los profesionales de la educación como a los alumnos.

Según explicó la secretaria de la Asociación, Tere Villanueva, el 70% de las personas con epilepsia tienen bien controlada su enfermedad con la medicación y no sufren convulsiones excepto en casos aislados. El 30% restante controlan con dificultad estas crisis, aunque en la mitad de los casos su número es relativamente pequeño (entre una y cuatro anuales) que suelen tener una mínima repercusión en su desempeño laboral.

Pese a eso, indicó, sufren grandes discriminaciones ya desde el momento de la entrevista, donde, según Asensio, llegan a ocultar y negar su enfermedad para no ser discriminados. “Son muchos los que no llegan a incorporarse al mercado laboral o acceden a puestos con una retribución económica deficitaria”, aseguró Villanueva aludiendo a las dificultades que esto supone también para su familia. Por ello, desde la asociación pidieron que se potencie el compromiso de empresas mediante formación e incentivos por la incorporación de personas con epilepsia, así como que se revise la ley foral de acceso a empleo público de personas con discapacidad. - L.H.