Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La charla

A seguir la fiesta

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Galería Noticia

P asé la Nochevieja en mi pueblo, para mí el mejor pueblo del mundo, faltaría más. Poteo con los amigos, cena con la familia y luego las uvas, perfecto todo. En mi casa es típica una votación para ver en qué cadena se ven las campanadas. Si les digo la verdad, no recuerdo ni en cual las vimos finalmente. Por si les interesa, la Pedroche solo se llevó un voto y no fue mío. Típico también de mí en esa noche es pasar a tomar una copa a casa de una familia amiga. Muchos besos, muchos feliz año y a seguir la fiesta.

Este año y con la copa ya en mi mano me senté en aquella mesa en la cual estaba la flor y nata del deporte en mi pueblo. A mi derecha, Manu Etayo, gran amigo y entrenador olímpico de balonmano, y a mi izquierda, Julen Amézqueta, ese chaval que sigue tirando de la estela del ciclismo en mi pueblo y que sabe Dios hasta dónde puede llegar. Este año con el jersey del Caja Rural lo podremos disfrutar más y más cerca.

Ciclismo y fútbol se comieron un poco el tema de conversación y las comparaciones entre ellos no se hicieron esperar. Desde luego que la comparación es muy complicada puesto que la diferencia entre ambos los hace muy independientes.

A veces la dureza del ciclismo hace un poco pequeño al fútbol. Cuando Julen dijo las horas que había entrenado ese mismo día, yo con disimulo me levanté a por otra copa y el tema pasó de largo. Menos mal.

Pero el fútbol también se reivindicaba y decía que no siempre el fútbol es ese camino de rosas que aparenta ser. No podría hacer un futbolista 21 partidos seguidos, aunque sí que es cierto que en cada partido que juega hay ratitos donde no le da a los pedales. Esto que parece un lío es la madre del cordero. Fatiga y recuperación, las palabras clave.

En algo les encontramos parecido, cuando levantas los brazos por haber ganado la etapa o por haber marcado un gol puedes coger el mundo como si fuera un balón de balonmano.

En Murieta no descansamos. A seguir la fiesta.

El autor es técnico deportivo superior

Herramientas de Contenido