Bulgaria inicia su presidencia de la UE con una ola de protestas

Cientos de personas salen a las calles para pedir mejoras salariales en el país más pobre de la Unión Europea

Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

sofía- Bulgaria, el país más pobre de la Unión Europea, con un sueldo medio que ronda los 500 euros y una pensión mínima que llegó el año pasado a 100 euros, espera que en los próximos seis meses la UE sea más fuerte, porque esté más unida, haga frente a retos para los búlgaros como la pertenencia a la eurozona y a Schengen, y que los Balcanes occidentales se incluyan en la agenda comunitaria. Estos objetivos se encuentran entre las principales preocupaciones búlgaras a desarrollar durante su Presidencia rotatoria semestral inaugurada ayer en Sofía en presencia del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker;el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk;y el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani.

Los búlgaros recibieron la presidencia de la UE con protestas contra el Gobierno. Policías pidiendo mejores salarios, mujeres y hombres criticando la pasividad contra la violencia machista o ecologistas denunciando la ilegalidad un proyecto urbanístico: centenares de búlgaros salieron a la calle para protestar contra su Gobierno.

El maratón de protestas arrancó ayer al mediodía con una concentración frente al Parlamento para exigir al Gobierno que ratifique el Convenio de Estambúl sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer. La aprobación de ese documento en el Parlamento ha enfrentado al principal partido del Gobierno, el conservador GERB, con los ultranacionalistas de Patriotas Unidos, que han llegado a decir que ese convenio favorece el matrimonio homosexual.

protesta de la policíaLa protesta más llamativa fue la de los agentes de Policía para llamar la atención sobre sus bajos salarios y pedir un aumento del 15%. Los policías organizaron una especial bienvenida a los mandatarios comunitarios que acudieron a la ceremonia oficial.

Unos 250 agentes se desplegaron a lo largo de la carretera que une el aeropuerto con Sofía con pancartas reinvidicativas al paso de los vehículos de los mandatarios europeos. Esos mismos policías se concentraron por la tarde frente al Teatro Nacional, donde se celebró la ceremonia oficial. - Efe