Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

el futuro de catalunya el futuro de catalunya

Los referentes del independentismo renuncian a la vía unilateral en el Supremo

? |

Miguel Aizpuru - Viernes, 12 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:15h

Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, a su entrada a la Audiencia Nacional el pasado 16 de octubre, día en que fueron enviados a prisión.

Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, a su entrada a la Audiencia Nacional el pasado 16 de octubre, día en que fueron enviados a prisión. (Foto: Efe)

Galería Noticia

  • Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, a su entrada a la Audiencia Nacional el pasado 16 de octubre, día en que fueron enviados a prisión.

pamplona- Tal y como han hecho en las últimas semanas la mayor parte de los independentistas encausados, los Jordis y Joaquim Forn optaron ayer en el Supremo por renunciar a la vía unilateral y mostrar su disposición a ceñirse a los cauces legales. El giro de los tres encarcelados, hasta ahora auténticos referentes soberanistas, fue de 180 grados: no dudaron en rechazar la validez de la consulta del 1-O y prometieron cumplir la Constitución.

De esta manera, esperan lograr su puesta en libertad, tal y como ocurrió con los exconsellers Romeva, Turull, Bassa, Rull, Mundó y Borràs el pasado mes de diciembre. Para ello, se mostraron contundentes en su rechazo a la unilateralidad, más incluso que Oriol Junqueras la pasada semana. Jordi Sànchez aseguró al juez Pablo Llarena que si el futuro Govern continúa en la misma vía, renunciará a su escaño en el Parlament. Incluso admitió que la consulta de octubre fue ilegal. Jordi Cuixart, por su parte, reconoció que solo el Estado español puede convocar un referéndum que tenga validez. Finalmente, Joaquim Forn prometió a la Justicia que defenderá su ideología independentista siempre dentro de la legalidad constitucional. Ahora, está por ver si los tres quedarán en libertad o continuarán en prisión, aunque la decisión del tribunal puede demorarse hasta el lunes.

Sànchez, que hasta su encarcelamiento fue uno de los principales impulsores del procés al frente de la ANC, renegó ante el juez Llarena de varios de sus postulados. Para empezar, reconoció que el 1-O no entraba dentro de la legalidad y, después, aseguró que no cree en la unilateralidad como camino para alcanzar la independencia de Catalunya. Hasta el punto de que renunciaría al asiento que obtuvo el 21-D en el Parlament -concurrió como número dos de Puigdemont en la lista de JuntsxCat- en caso de que el Govern insista en esa vía.

El presidente de la ANC, que al igual que Jordi Cuixart está acusado de un delito de sedición, defendió que nunca incitó a la violencia y que las movilizaciones que encabezó fueron siempre pacíficas. En este sentido, gran parte de su declaración se centró en la protesta del 20 de septiembre ante la sede de Economía de la Generalitat, donde se llevaba a cabo un registro judicial. Sànchez relató a Llarena que no ocurrieron hechos violentos y que tanto él como Cuixart pidieron a los concentrados que se fueran a casa.

declaración “simbólica”Jordi Cuixart, por su parte, manifestó en el Supremo que es imposible lograr la independencia de Catalunya por vías unilaterales y que el único referéndum con validez sería uno convocado por el Estado español. Al contrario que Sànchez, que tiene intención de ejercer como diputado, el líder de Òmnium Cultural alegó que él no tiene ambiciones políticas. Según fuentes consultadas por Europa Press, Cuixart incluso dijo que la declaración de independencia del 27 de octubre fue “simbólica” y sin efectos prácticos. Además, aseguró que siempre actúa desde unas “profundas convicciones pacifistas”. De la misma manera, negó haber buscado coaccionar al Estado o vulnerar la legalidad.

El último en comparecer fue el exconseller de Interior, Joaquim Forn, que hizo una defensa del diálogo entre Catalunya y España. El exconseller, que al igual que Sànchez es diputado electo, explicó que, aunque el desplazamiento de las fuerzas de seguridad españolas por el 1-O dificultó las soluciones políticas, él siempre defendió desde el Govern las actuaciones pactadas con el Estado. Forn prometió al magistrado que sus futuras decisiones serán siempre dentro de los cauces constitucionales, aunque rechazó volver a ser conseller.

Ahora, está por ver qué criterio adoptará el juez Pablo Llarena. Si, como ocurrió con consellers como Romeva o Turull, saldrán en libertad con cargos o si, como en el caso de Junqueras, permanecerán en la cárcel hasta nueva orden. Las defensas ya han avanzado que, si siguen encarcelados, pedirán el acercamiento a una prisión catalana, tal y como ha hecho el líder de ERC.

Herramientas de Contenido