Orientación laboral para 15.000 personas en 2018

El 36% de quienes fueron atendidos en 2017 encontró trabajo en menos de tres meses

Sábado, 13 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Pamplona- El vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, explicó ayer que con el nuevo modelo de orientación laboral que se pretende implantar en Navarra se busca atender en 2018 a un total de 15.000 personas, ofreciendo diagnósticos de empleabilidad e itinerarios personalizados. Laparra señaló que el 36% de las personas orientadas en 2017 encontró trabajo en menos de tres meses, anunció que dos de cada tres empresas navarras prevén realizar contrataciones los próximos cinco años, y que solo el 14% del empleo estará cubierto por personas sin cualificación.

Así lo manifestó durante su intervención en comisión parlamentaria, donde acudió a petición de UPN para informar sobre el Acuerdo Marco de Orientación. Este servicio incluirá un diagnóstico individualizado y el diseño de un itinerario personalizado, según el consejero que explicó que además de un proceso de acompañamiento de forma individualizada, se facilitará tanto asesoramiento como ayuda técnica adicional para la definición del currículum, y se proporcionará apoyo a la gestión de la movilidad laboral.

“El nuevo modelo de orientación laboral que queremos para Navarra pretende un doble objetivo -precisó-, finalizar el año 2018 habiendo ofrecido este servicio al 100% de las personas desempleadas de Navarra que están identificadas como prioritarias, y a todas las personas trabajadoras que lo soliciten, así como a aquellas que el personal técnico de las Agencias de Empleo consideren que lo necesitan”.

Maribel García Malo (UPN) denunció que el “sectarismo” del Ejecutivo ha generado un sistema “más privatizado que nunca, precario y totalmente ineficiente”. “Lo único que están haciendo es poner en peligro las políticas de orientación”, lamentó, tras asegurar que en Navarra existía un modelo “valorado como uno de los mejores de todo el Estado”, “reconocido y consolidado”. El modelo al que se refería Gracía Malo era el de los convenios directos con UGT y CCOO, que la actual Ley estatal no permite. - D.N.