Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

la carta del día

El arte de base abandonado

Por Natxo Barberena - Sábado, 13 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Maucho se ha dicho y se sigue diciendo de la importancia del arte, de lo que nos aporta, de cómo amplía nuestras experiencias, potencia nuestra sensibilidad, colma nuestra curiosidad y nuestro afán explorador. Y sin embargo se ha abandonado la educación artística en la base, desde los estudios primarios.

Recuerdo unas palabras de Teresa Catalán (Premio Nacional de la Música) en el especial Navarra Siglo XXI del DIARIO DE NOTICIAS: “La educación de la sensibilidad, la mirada al arte, el interés por la cultura, se ha abandonado desde los estudios primarios en todos los niveles”, y añade “la consecuencia más clara es que hemos cambiado una sociedad que se implica con la cultura por una sociedad que confunde cultura con el vacío del entretenimiento frugal, que huye del compromiso que exige el conocimiento hacia terrenos que les dan satisfacciones inmediatas”. No me digan que su denuncia no es clara y contundente. Se han arrancado las raíces que anclaban al arte en la sociedad, y a partir de ciertas generaciones ya no florecerá nada local. Cualquier Plan Estratégico de Cultura que no contemple como prioridad la implantación en todos los niveles de estudios la educación artística es un plan cortoplacista, sin ambición real de cambio y para satisfacer las necesidades de la industria cultural en su sentido más amplio.

Si miramos uno de los sectores que más brilla en nuestra era actual, el deporte rey, el fútbol, veremos cómo en este negocio deportivo se ha entendido a la perfección la necesidad de fomentar y tener activa la cantera. El fútbol base es potente, activo y nutre constantemente los primeros equipos. Podrán comprar grandes estrellas, pero la base del equipo viene de abajo. ¿Por qué no se hace lo mismo en el ámbito artístico? La importación cultural sistemática es algo cruel ya que deshonra el trabajo de la gente local. Hay que generar constantemente arte de base si queremos ser realmente una comunidad con identidad propia y que sea capaz de progresar y mirar al futuro.

La propia Rosina Gómez-Baeza (gestora cultural que dirigió durante veinte años Arco) en su visita como invitada a 948-Merkatua declaró en una entrevista: “El arte no es un espectáculo, es una necesidad de las personas, una manifestación de su cultura, de su sentimiento, la expresión de su momento anímico y espiritual”. Si el arte es una necesidad, ¿por qué se abandona al arte desde los planes de estudio hasta la gestión cultural? Parafraseando a Wittgenstein, “los límites de mi educación artística son los límites de mi mundo”. Da la sensación de que se pretende aborregar a la gente privándola de la educación artística, y ésta es precisamente la que posibilita la capacidad crítica constructiva e imaginativa. Vamos abocados a una sociedad acrítica, pero nos olvidamos que sin crítica no se construye ni se renueva nada. ¿Nos asusta la crítica? Si tenemos en cuenta que el artista es una antena que capta lo que se encuentra, reflexiona sobre lo que percibe y nos lo devuelve descifrado, el arte es pura experimentación que participa en la transformación del mundo. Si perdemos al artista perdemos la evolución y la posibilidad de otro mundo mejor.

Herramientas de Contenido