Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Cañizares elogia la “humildad” y “sencillez” de la hija de Franco: “No conoció el miedo ni el rencor”

El arzobispo de Valencia ofició la misa funeral celebrada en Madrid y aseguró que Carmen vivió en “un mundo hostil”

Sábado, 13 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- El cardenal Antonio Cañizares aseguró en el funeral en memoria de Carmen Franco, única hija del dictador Francisco Franco, que “no conoció ni el miedo, ni el rencor” durante su larga vida. Además, elogio su “humildad y sencillez” en la ceremonia que él mismo ofició en la iglesia jesuita de San Francisco de Borja, situada en la madrileña calle Serrano, ante la presencia de familiares, amigos y allegados. Se da la circunstancia de que Carmen Franco era la gestora de la herencia de su padre, producto del expolio del dictador.

En la homilía, el arzobispo de Valencia destacó la “delicadeza de su trato”. “Todos la queríamos y ella quería a todos. Se fue sin hacer ruido. Pasó por la vida de puntillas, sin una mala cara, con la sonrisa en los labios. Aprendió a ser fiel en un mundo hostil”, aseveró Cañizares, que ofició la Misa in Memoriam que concelebró con el abad emérito del Valle de los Caídos y el también cardenal José Manuel Estepa Llaurens, obispo castrense de España entre 1983 y 2003.

Cañizares, vicepresidente de la Conferencia Episcopal, recordó a la finada como “una mujer atenta, sensible, siempre pendiente de los demás... siempre dispuesta a obedecer y servir”, que supo irse de la vida sin alharacas, con una entereza y una fe en Dios digna de encomio.

La fallecida era presidenta de honor de la Fundación Nacional Francisco Franco, además de duquesa de Franco, título otorgado por el Rey Emérito Juan Carlos cuando murió su padre, el dictador Francisco Franco.

Carmen Franco falleció el pasado 29 de diciembre a los 91 años debido a un cáncer que padecía. Fue enterrada en la cripta de la catedral de la Almudena junto a su esposo.

Más de 1.200 personas abarrotaban la Iglesia de San Francisco de Borja de los jesuitas donde tuvo lugar el funeral por el alma de Carmen Franco Polo, la hija del general Franco. Entre los asistentes a su último adiós, estuvieron presentes los siete hijos que la fallecida tuvo con el médico Cristóbal Martínez-Bordiú: Carmen, María de la O Francisco de Asís, María del Mar, José Cristóbal, Arancha y Jaime. También asistieron los nietos, entre ellos, Luis Alfonso de Borbón, quien fue el encargado de anunciar la muerte de su abuela a través de las redes sociales.

ausencias e himno de españaMuy comentada fue la ausencia de un representante de la familia real, no por parte de la familia, sino de alguno de los asistentes que recordaban que a fin de cuentas, Francisco Franco, el padre de la finada, fue quien hizo Rey a Juan Carlos I.

No faltó Jaime de Marichalar, amigo personal de Carmen Martínez Bordiú. Gran expectación creó también la asistencia de Leticia Sabater, que explicó que era familia de la hija del dictador. “José María Martínez-Bordiú era primo hermano de mi abuela, la madre de mi madre, dijo Leticia. José María Martínez-Bordiú, barón de Gotor, era padre de Pocholo Martínez-Bordiú y hermano de Cristóbal Martínez-Bordiú, marido de Carmen Franco. Al igual que el cardenal Cañizares, Sabater habló de la difunta: “Para mí, Carmen era el alma de la familia. Valiente, tolerante, moderna, encantadora siempre... Una mujer maravillosa a la que no podías ponerle ni un defecto”, aseguró.

El funeral fue celebrado en la iglesia a la que acudía cada mediodía hasta hace dos meses, cuando empeoró su salud. Como buena patriota no faltó el himno de España, que sonó antes de la consagración interpretada por un quinteto de cuerda, como ella quería. - D.N.

Herramientas de Contenido