TORRONS VICENS 72-84 BASKET NAVARRA

Triunfo de mérito

LEB Plata | El BNC Logra su segunda victoria a domicilio del curso en la complicada cancha del torrons vicens de L’hospitalet de llobregat

Fer Castellanos (Àrea 11) - Domingo, 14 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Iñaki Narros trata de anotar en un partido anterior.

Iñaki Narros trata de anotar en un partido anterior. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Iñaki Narros trata de anotar en un partido anterior.

Torrons Vicens 72

Basket Navarra Club 84

TORRONS VICENS Pol, Shota (6), Iván García (6), Devin (10) y Kibi (8) -quinteto inicial-. También jugaron Adrián (2), Ernest (12), Rodríguez (10), Guía (3) y Gallardo (15).

BASKET NAVARRA CLUB Arturo Cruz (12), Kris Davis (14), Narros (13), Cadot (13) y Koné (20) -quinteto inicial-. También jugaron Álex Calvo, Yárnoz (1) y Lamine (11).

Parciales 18-24;21-15 (39-39);11-28 (50-67);y 22-17 (72-84).

Árbitros Jorge González y Juan Alberto Pinela (Castilla León). Sin eliminados.

Pabellón Nou Pavelló del Centre. Unos 200 espectadores.

L’Hospitalet de llobregat- El Basket Navarra está de dulce. Lo acredita la tercera victoria consecutiva, la segunda lejos de casa esta temporada, que logró en el feudo del Torrons Vicens de L’Hospitalet. El décimo triunfo del curso se gestó tras una gran segunda mitad de los de David Mangas, en la que fueron superiores a los catalanes y en la que lograron escaparse en el marcador después de un primer acto muy igualado. Al final los rojos salieron airosos y cosecharon una victoria de prestigio.

Después de solucionar unos problemas con la luz en el Nou Pavelló del Centre que hicieron peligrar la disputa del envite, arrancó un choque a cara de perro en el que los locales, mejor situados en la clasificación, partían como favoritos. Sin embargo, pronto se vio que la igualdad entre ambos contendientes era máxima, con un constante tira y afloja y un intercambio de golpes en el que nadie dio su brazo a torcer durante los primeros compases.

Pero en la segunda mitad, que arrancó con un inquietante empate a 39, sí hubo un dominador claro, el Basket Navarra, al que el descanso le sentó de maravilla y que arrasó para conseguir un parcial de 11-28 que dejaba prácticamente visto para sentencia el encuentro. Un magnífico trabajo colectivo de los de Mangas, que necesitaban como el comer dar un golpe sobre la mesa lejos de casa y que convirtió el último cuarto en prácticamente un trámite. Y es que el conjunto navarro supo administrar la ventaja cosechada ante un buen rival que trató sin éxito de reaccionar. Tanto en defensa como en ataque, el BNC demostró tener el partido bajo control y se llevó una más que meritoria victoria en tierras catalanas, la tercera consecutiva que sirve para seguir soñando.