Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Emisión imposible

Psicológicamente vulnerables

Por Javier Arizaleta - Domingo, 14 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Hay una manera de ver la tele que los productores han copiado a las redes sociales tipo Facebook. Se trata de verlas previo pago y seguidas. Lo que antes se llamaba en el cine sesión continua. Ahora una arranca a las diez de la mañana y si se aguanta, puede verse completa la primera temporada de Juego de Tronos. O Shameless, esa serie que sin ningún pudor han trasladado desde el Reino Unido hasta Chicago y que ahora reponen en Movistar sobre las cuatro de la tarde. Buena hora para quienes podemos saltarnos las limitaciones del horario infantil. Pero eso de ver la sucesión de capítulos de una tirada tiene su parte negativa. Es como si, de pronto, toda tu vida girase alrededor de una serie de televisión. Una manera de ocio que reduce a la nada el resto de las opciones que uno puede manejar. El invierno es la fecha del año en la que más horas de televisión y, en concreto, enero es donde mayor tiempo utilizamos delante del televisor. Y esta manera de ver la tele tiene algo que ver con la estrategia de Facebook en la que te van llegando los vídeos de acuerdo con el universo de amistades del que te hayas rodeado. De alguna manera, sería como si tus amigos te hicieran siempre las mismas sugerencias y acabaras viendo repetidas veces las mismas series. Es inquietante la confesión de Sean Parker, expresidente de Facebook;dijo que este medio fue creado pensando en que somos susceptibles de influencias y vulnerables psicológicamente. Conocen nuestras decisiones y nos atrapan sin mayores problemas con contenidos similares. Nuestras elecciones son imposiciones de nuestros propios gustos. Una especie de laberinto de nosotros mismos. Bueno, alguno pensará que todas las obras artísticas se han proyectado con el fin de que nos atrapen. Pero es esto lo que intento decir: más que atraparnos nos envuelven como a los peces en el mar esas redes gigantescas que acaban apretujándonos hasta vernos convertidos en una gigantesca captura de sus intereses. ¡Vaya agobio!

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia