Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial de diario de noticias

Velar por los valores en el deporte

Durante este fin de semana, en campos y pabellones de Navarra han hecho su aparición los delegados y delegadas de valores, una figura que persigue garantizar el respeto y la deportividad en el juego y entre quienes están alrededor

Lunes, 15 de Enero de 2018 - Actualizado a las 07:05h

En fechas recientes, distintos incidentes en el deporte navarro han llamado la atención de la opinión pública. Por mencionar algunos: peleas de padres y madres en un partido de fútbol juvenil;denuncia de insultos machistas a una mujer juez de línea;insultos racistas a jugadores o árbitros que desencadenan la suspensión de un partido y obligan a intervenir a la Policía Foral;agresiones entre deportistas... Una enumeración de incidencias que suponen un porcentaje muy bajo entre centenares de acontecimientos deportivos que se desarrollan durante un fin de semana, pero que no dejan de preocupar a los rectores deportivos. La tensión propia que genera entre los contendientes cualquier competición está envuelta en algunas ocasiones por un ambiente que lejos de animar y colaborar en el buen desarrollo del lance no hace sino excitar los ánimos. Esta situación es tanto o más nociva cuando quienes protagonizan el hecho deportivo son chicos y chicas de corta edad. Porque hay comportamientos que no salen del recinto de juego ni son objeto de denuncia, pero que en nada contribuyen ni al normal discurrir de la competición ni a la educación que deben recibir los incipientes deportistas. Particularmente censurable es la actitud de algunos padres y madres. No ha hecho falta asistir a una escalada de incidentes para que el Gobierno de Navarra, por mediación del Instituto Navarro de Deporte y Juventud (INDJ), haya tomado cartas en el asunto. Ya hubo una campaña de promoción de la deportividad protagonizada por la mascota Tranqui en el mandato de UPN;ahora, el protagonismo es más humano y más directo: el delegado o delegada en valores. Esta figura comenzó a operar el pasado fin de semana (de momento son una veintena) en algunos campos y canchas;después de un periodo de formación, su cometido es garantizar el respeto y la deportividad desde la colaboración con los árbitros, evitar actos de agresividad y salvaguardar, en fin, las buenas prácticas y la dimensión educativa del deporte. Un cometido que contempla tanto la mediación como la tarea de preservar los valores. La iniciativa se completará con un Plan de Valores del Deporte que contempla también capítulos como la igualdad, el juego limpio o la superación personal. El deporte base debe ser una escuela de vida y el deporte amateur una prolongación en la que el esfuerzo y el sacrificio por ganar no deriven en un todo vale para ganar.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »