Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Nino 2.0

Por Javi Gómez - Lunes, 15 de Enero de 2018 - Actualizado a las 07:05h

esta semana el nombre del exrojillo Nino ha estado en el candelabro, como diría aquella, por la posibilidad de que el Elche rescindiese su contrato. Nino, como bien sabemos en Pamplona, respondió con dos goles ayer. En Osasuna dejó un gran sabor de boca, aunque en momentos fue tratado por los antiguos regidores del club de manera injusta. Nino era un ejemplo de valores dentro y fuera del campo y su ausencia la temporada pasada se notó, especialmente fuera del campo.

Pues esta temporada Osasuna tiene un jugador que se le parece, tanto en el campo como fuera de él. David Rodríguez ayer marcó el gol de la victoria y enganchó su segunda jornada consecutiva anotando.

A David le estaba costando ver portería, pero es difícil encontrar un delantero que llegue a un equipo con un currículo (y el saco de goles que ha marcado en su carrera) como el que traía él y se ponga completamente a disposición del entrenador y del grupo. David, hay que recordar, ha jugado alejado de su posición, pegado a una banda, y nunca ha puesto una mala cara, un mal gesto. Luchar, trabajar y ayudar.

David Rodríguez se ha puesto al servicio del equipo durante buena parte de la temporada dejando a un lado su lucimiento personal

Un ejemplo para los más jóvenes. Vamos, como era Nino en su día. Este tipo de jugadores, que aportan tanto dentro como fuera del campo son imprescindibles en este fútbol moderno y más en Osasuna si quiere seguir siendo un club diferente en el que los pequeños se quieran reflejar.

Además de este Nino 2.0, el partido de ayer dejó varias pinceladas interesantes. Una es la conexión entre Rober y Kike Barja. En los minutos que ambos jugaron juntos Osasuna tuvo chispa en los tres cuartos del campo. Luego no remataron la faena, pero dejaron ver una más que interesante química.

También que Lillo se va soltando en ataque. El de Alicante no engaña a nadie, sabe lo que tiene que hacer y lo hace, pero el equipo agradece que vaya sumando una aportación en ataque. El centro que le puso ayer a David tenía muchos quilates.

Luego hubo otras cosas menos interesantes. Especialmente se puede resumir en la primera parte, en global. El equipo ni dominó ni mordió ni tuvo continuidad. Pero cambió en la segunda parte y logró llevarse la victoria. Osasuna sigue sumando muchos puntos fuera de casa, algo que invita al optimismo, así que está claro que el camino para terminar por encararse arriba pasa por echar el cerrojo en El Sadar. Esta semana hay dos pruebas fundamentales.

Herramientas de Contenido

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »

Últimas Noticias Multimedia