se presenta en sociedad el conjunto vasco

La utopía naranja

La Fundación Euskadi, con Mikel Landa como nuevo presidente, se presentó ayer en Bilbao con sus doce corredores y la ilusión por bandera

Aitor Martínez - Martes, 16 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Los doce ciclistas de la Fundación Euskadi, junto a su director, Jorge Azanza, posan en el acto de presentación del equipo. Fotos: Pablo Viñas

Los doce ciclistas de la Fundación Euskadi, junto a su director, Jorge Azanza, posan en el acto de presentación del equipo. (Fotos: Pablo Viñas)

Galería Noticia

Los doce ciclistas de la Fundación Euskadi, junto a su director, Jorge Azanza, posan en el acto de presentación del equipo. Fotos: Pablo Viñas

bilbao- Una llamada de auxilio, una especie de SOS cuando todo parecía perdido, salvó a la Fundación Euskadi de un futuro negro: la desaparición. Mikel Landa, que mamó de esa prolija cantera, descolgó el teléfono para llamar a Miguel Madariaga el pasado 22 de julio, en pleno Tour de Francia. La del corredor alavés fue una primera toma de contacto para interesarse por la situación de máximo riesgo de un equipo que parecía asomarse al abismo. A aquella conversación telefónica le siguió una reunión en Murgia días después de la conclusión de la ronda gala, donde se cerró el trasvase de poderes. Landa asumió la presidencia de la Fundación como medida de escape. La única vía para un proyecto que cerró ayer un círculo con su puesta de largo en Azkuna Zentroa de Bilbao. Allí se presentó en sociedad el conjunto vasco, sus doce ciclistas, arropados por una nutrida representación de excorredores y representantes institucionales con el color naranja como bandera. Un claro guiño a su pasado, al del Euskaltel-Euskadi, cuyo guante quieren recoger. De momento, desde el escalón más bajo, la categoría Continental en un año señalado, en el que celebran sus 25 años de vida.

Apuntalada fuertemente por dos de las marcas vascas más reconocidas en el mundo ciclista, como son Orbea y Etxeondo, cuyos representantes no quisieron faltar a la cita, la Fundación Euskadi hizo suyo el lema juntos somos más fuertes. Un nexo de unión, el de las tres firmas, que buscan iniciar un camino hacia el Tour de Francia, recuperar un pasado reluciente;de ahí esa apuesta por el naranja. “Un recuerdo a los logros del pasado”, tal y como apeló el excorredor Haimar Zubeldia, quien ya luciera esos colores en sus primeros años como profesional, en su alocución, en la que aprovechó para presentar el nuevo maillot. En una línea similar, Mikel Landa, la punta del iceberg de la Fundación, su presidente, quiso recordar que “la idea del color era recordar nuestros orígenes, nuestros mejores momentos, que en la Fundación han sido de este color”.

Sin duda, una de las exposiciones más esperadas fue la del corredor del Movistar. Sobrio, aunque siempre con una sonrisa cosida en su rostro, Landa explicó en primer lugar los motivos que le llevaron a coger el testigo de Madariaga: “Cuando la gente me pregunta por qué yo, Mikel Landa, con grandes retos deportivos por delante, me meto en un jaleo como este, les digo que no entiendo un ciclismo sin la Fundación. He crecido soñando que era Haimar Zubeldia o Iban Mayo y atacaba a Lance Armstrong en el Tour;otros más mayores lo hicieron con Roberto Laiseka y los más jóvenes con Igor Antón o Samuel Sánchez. Yo también he ido al Tour a animar al equipo, juntándonos unos pocos amigos con nuestras ikurriñas. Esto no es solo un equipo, también es una afición y, por qué no decirlo, una marea naranja”.

En este sentido, el ciclista de Murgia recordó que “cuando Miguel necesitó un relevo me vi en la necesidad de dárselo, de devolver todo lo que me ha dado la Fundación”. Entonces, hace solo unos pocos meses, asumió la presidencia para dar un impulso totalmente necesario a un equipo en vías de extinción. Reconoció también tener “miedo de no estar a la altura, de defraudar a los socios y aficionados”, aunque con la “ilusión” por bandera, espera “llevar de nuevo a la Fundación a lo más alto”.

Sin excesivas exigencias en el plano deportivo, con una escuadra joven y apenas sin experiencia en el pelotón profesional, salvo en algunos casos, como los de Jon Ander Insausti, Egoitz Fernández, Peio Goikoetxea, Ricardo García o Txomin Juaristi, Landa solo tiene una petición para sus corredores, que tengan “ganas e ilusión y que se dejen la piel por estos colores”. Junto a los cinco veteranos, Diego López, Juan Antonio López-Cózar, Gotzon Martín, Marc Buades, Mikel Alonso, Ibai Azurmendi e Iker Azkarate completan la plantilla.

reconocimientosEl acto, celebrado en el salón principal de Azkuna Zentroa, bajo la pantalla gigante iluminada normalmente por el sol, esplendoroso, hubo también momentos para la emotividad. Recuerdos de un pasado glorioso, el empuje de la marea naranja en las mejores pruebas del pelotón internacional y un reconocimiento para los fundadores, los valientes que se dieron cita en el ya lejano 1993 en el santuario de Arantzazu. Tras la presentación animada con txistulari y dantzari, Miguel Madariaga y Alberto Pradera, el germen de la Fundación Euskadi, recibieron un presente de manos de Jesús Ezkurdia, patrono ahora del equipo, y hubo también un recuerdo para el difunto Juan Carlos Urrutxurtu. Las tres personas que hicieron posible “la utopía”, como apuntó en su discurso Jon Fernández, gerente de Orbea, de que un equipo ciclista vasco compitiera en las mejores carreras del mundo y ante los rivales de mayor enjundia.

La plantilla

Diego López 12-09-1997

Egoitz Fernández 21-10-1992

Gotzon Martín 15-02-1996

Juan Antonio López-Cózar 20-08-1994

Marc Buades 3-04-1996

Mikel Alonso 23-09-1996

Ibai Azurmendi 11-06-1996

Iker Azkarate 20-04-1994

Ion Ander Insausti 13-12-1992

Peio Goikoetxea 14-02-1992

Ricardo García 26-02-1988

Txomin Juaristi 20-07-1995

Director Jorge Azanza

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »

Últimas Noticias Multimedia