Eusebio Sacristán entrenador de la real

“Tenemos mejor plantilla que el año pasado;ahora hay que conseguir tener mejor equipo”

Eusebio transmite una tranquilidad mayor de la que ofrece su equipo en la competición. El técnico sigue convencido de que, con su hoja de ruta y sin refuerzos en enero, la Real recuperará su mejor versión y volverá a hacer disfrutar a su afición

Una entrevista de Mikel Recalde / Fotografía Ruben Plaza - Martes, 16 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Eusebio Sacristánn entrenador de la Real.

Eusebio Sacristánn entrenador de la Real.

Galería Noticia

Eusebio Sacristánn entrenador de la Real.

donostia- ¿Qué cuerpo se le ha quedado tras la derrota ante el Barcelona?

-Tocado más que nada por cómo le afectó al equipo el transcurso del partido. Después de tener muy buenas sensaciones en el primer tiempo, ver que el equipo iba cayendo en el transcurso del partido y no se aguantaba firme en cuanto a tener un ánimo que nos hubiera permitido tener más opciones es lo que más preocupado me dejó.

Lo malo es que no evitó ofrecer la misma sensación de vulnerabilidad.

-Sí. Es lo que más preocupados nos deja. Hemos vivido esas circunstancias durante varios partidos de la primera vuelta y esa repetición de ciertos errores que vamos cometiendo es lo que se vio manifestado en que nos ha afectado. Tenemos este trabajo: hacer ver a los jugadores que no nos puede afectar lo que nos vaya pasando, que equivocarnos es humano y que nos puede pasar. Lo que sí tenemos que hacer es corregir cuanto antes lo que nos va pasando, porque necesitamos ser más consistentes, más sólidos, para que nos permita ser más fuertes cuando tengamos un resultado a favor, sentir que lo podemos mantener y que el rival tenga que hacer muchas cosas para darle la vuelta a esa situación. Y, por otro lado, debemos mejorar la consistencia y la solidez.

Un año de muchos cambios en el plantel.

-Este año en la plantilla se ha producido una renovación importante y entendemos que eso tiene su proceso, pero lo tenemos que acelerar porque queremos ganar partidos, ganar puntos y estar en una buena situación. Este tiene que ser nuestro gran objetivo. Estamos ilusionados con lo que tenemos y convencidos de que lo que hemos elegido era lo que queríamos y es muy bueno para nosotros. Y con toda esta regeneración de la plantilla, consideramos que tenemos el potencial para llegar lejos, pero necesitamos vivir esta situación, afrontarla y superarla cuanto antes.

La renovación es una apuesta más a largo plazo que de rendimiento inmediato.

-Hemos entendido que era lo ideal porque hemos tenido un grupo de jugadores que son los que el año pasado fueron la base del equipo y dieron un gran rendimiento y únicamente hemos hecho algunas incorporaciones que nos permitiesen que a este núcleo de jugadores llegase la incorporación de otros que van a trabajar para hacerse con un sitio y para competir. Se trata de un grupo importante de la casa más dos incorporaciones jóvenes y de gran proyección como Diego Llorente y Januzaj. Entendiendo que este es el camino correcto y la decisión acertada. A partir de aquí tenemos que vivir la realidad de que hay un proceso de que cuando llegan jugadores nuevos todo el mundo se tiene que impregnar de un funcionamiento. Estamos acusando que no acabe de ir todo lo rodado que iba cuando estaba este núcleo.

Otra remontada más en contra en la segunda parte y ya son muchas.

“Estamos muy alineados con Loren y el Consejo;ellos me eligieron a mí para que tomase las riendas del proyecto que habían emprendido”

-Es esa impresión de que los contratiempos nos están afectando.

¿Los datos descartan un bajón físico?

-Nos está afectando el que se nos estén dando circunstancias adversas que están impidiendo que, a pesar de estar haciendo cosas buenas, se estén dando situaciones repetitivas. Es algo que tenemos que corregir.

Balance de la primera vuelta: doce puntos menos que el año pasado.

-Lo más importante son las conclusiones que sacas. Tenemos que analizar qué es lo que nos está pasando, qué tenemos que corregir y qué tenemos que mejorar. Eso es lo que me vale, más allá de la comparación. Cada temporada es diferente, lo que tenemos que conseguir es que nuestros números sean mejores y estén a la altura de los objetivos que queremos conseguir.

¿Es un entrenador obsesivo, de los que se retuerce en la cama en busca de soluciones?

-Si detecto que hay algo en lo que estamos fallando, indudablemente. Más si lo veo al día siguiente. Por un lado, me quedo con las sensaciones del partido, pero al día siguiente, por la mañana, cuando llegamos a Zubieta y analizo más detalladamente qué ha pasado, sí que le doy vueltas a qué puedo hacer para cambiar esa situación y cómo lo tengo que trabajar.

¿Es frustrante regalar goles con errores defensivos impropios de la categoría?

-Está claro que nos ha pasado y que eso pasa por seguir trabajando cada uno de los errores que vayamos corrigiendo y cada uno de los funcionamientos de nuestros automatismos que nos están fallando.

Han descubierto su kriptonita. ¿No le toca mover ficha?

“En momentos así no me sirve de nada pensar en otra cosa que no sea ganar el siguiente partido, aunque agradezco a Aperribay su apoyo”

-Creo que hay dos aspectos que tenemos que mejorar, más allá de lo que los rivales nos planteen. Hemos tenido rivales que se nos han cerrado y nos han esperado;en esos hubo un momento en que pecábamos de estar demasiado abiertos y lo hemos mejorado. Creo que ha habido otros partidos en los que los rivales se han cerrado y nosotros hemos tratado de atacar, pero nos ha faltado más paciencia para seleccionar mejor nuestros ataques y no desesperarnos, porque era nuestra propuesta y tenemos que seguir con ella. También ha habido momentos en los que los rivales han sido capaces de generarnos problemas cuando nos han atacado y hemos defendido cerca de nuestro área. Ahí hemos mostrado una falta de consistencia y es donde tenemos que corregir y mejorar cuanto antes.

Los rivales no suelen proponer lo mismo.

-Cada partido y propuesta de los adversarios es diferente. No es lo mismo lo que nos planteó el Athletic, el Sevilla, el Leganés o el Barça. Y cada una de esas situaciones requiere de una respuesta diferente. Para el Athletic y el Málaga hicimos una propuesta adecuada y pudimos ganar.

Pero la Real siempre juega igual.

Nosotros tenemos una idea de cómo queremos afrontar nuestros partidos para sacar nuestras mejores virtudes. ¿Cómo? Como se encuentran cómodos nuestros jugadores: presionando al rival en su campo, manteniéndoles lejos de nuestra portería y cuando controlamos el balón, asumiendo el control, dominando el juego, buscando situaciones de encontrar el hombre libre y poder atacarles. Cuando se nos adelanta la línea con espacios y cuando repliegan atrás, mover hasta encontrar el hueco. Tratamos de llevar a los rivales a eso porque nosotros entrenamos para eso. Creo que tenemos los jugadores ideales para cuando tengamos el balón se sientan a gusto. Illarra, Xabi Prieto, Zurutuza, Canales... están más cómodos con la pelota. Vamos a trabajar para ello. Es nuestra mejor apuesta.

El año pasado la presión era más intensa y más adelantada.

-Ante el Barça lo hicimos bien y con el Athletic también. Contra el Leganés lo conseguimos. Es más una cuestión de que hay circunstancias en los partidos en las que cometemos algunos errores que se nos dan circunstancias desfavorables y eso nos pesa. Creo que tenemos que entender que necesitamos trabajar en nuestra mejora y crecimiento de esas acciones puntuales para minimizar los errores y que nuestro funcionamiento sea más sólido y consistente de lo que ha sido en esta parte. Y confiar en que ese trabajo nos vaya a dar una mayor regularidad, pero lo tenemos que conseguir cuanto antes. Eso está claro porque necesitamos ganar los partidos.

En verano dijo que tocaba reinventarse porque ya les conocían.

-Tenemos que darle una evolución a nuestro juego. Debemos seguir asentando nuestros conceptos y recuperar algunos que este equipo tenía en el pasado y que ahora necesitamos recuperar. Yo cuando llegué aquí me encontré con un equipo que estaba muy cómodo defendiendo cerca de su área, ahí se encontraba fuerte y seguro. Yo he llevado a que el equipo maneje otros recursos como recuperar el balón más lejos y presionar en campo contrario, pero resulta que ahora todo eso que este equipo tenía muy bueno, al haber habido una renovación, de alguna manera tenemos que recuperar esos conceptos.

¿Su mensaje sigue calando en su plantilla?

“Tenemos que darle una evolución a nuestro juego, pero cuando más cómodos se sienten nuestros jugadores es con el balón”

-Yo no percibo ningún síntoma que me haga pensar lo contrario. Estos jugadores han vivido la satisfacción y el orgullo de que jugando de una manera se sientan a gusto, importantes y seguros.

Loren lanzó el mismo mensaje al plantel y en Zubieta todos los equipos juegan igual.

-Estamos muy alineados con Loren y con el Consejo. Todos decidimos este camino. Ellos decidieron y me eligieron a mí para que tomase las riendas de este proyecto que habían emprendido. Cuando estás en una situación puntual, hay que sortear la piedra, pero desviarse del camino supone que las decisiones que has tomado anteriormente igual no te van a servir. Mientras que si sigues, todas esas decisiones que has tomado cobran sentido. Está claro que si hay una piedra no te puedes chocar contra ella. Hay que esquivarla y retomar el camino.

En base a eso, ¿supondría una sorpresa más inesperada para usted una destitución?

-No me paro a pensar más allá de ganar el siguiente partido. No lleva a nada. Para tener lo que quiero conseguir, que es estar mucho tiempo aquí y tener una carrera exitosa, lo único que puedo hacer es centrarme en el trabajo, en el día a día, en corregir las cosas en las que podemos estar fallando, en mejorar aspectos de nuestro juego... ¿De qué me sirve pensar en lo que puede pasar? Mejor pensar que todo va a ir bien.

¿Pero siente que se encuentra en peligro?

-Sé cuál es mi trabajo y cuál es mi responsabilidad. Soy consciente de que si hay una situación como la que estamos viviendo soy el máximo responsable en trabajar para reconducirla.

Jokin Aperribay dijo que no se le discute y que estaba haciendo un trabajo extraordinario.

-Es un momento en el que viene muy bien para todos que el presidente nos muestre su apoyo. Es indudable que siempre viene bien. Es bueno, positivo y de agradecer.

¿Tiene mejor equipo que el año pasado?

“La prensa siempre está esperando otra respuesta por Pardo;estoy contento con su trabajo y habrá que ver lo que piensa él y analizarlo”

-La Real tiene una mejor plantilla. Ahora lo que tenemos que conseguir es tener mejor equipo, es decir, mejorar el rendimiento del año pasado. En ello estamos. Cuando decido completar la plantilla al principio de temporada es porque consideraba que era más fuerte.

Por líneas. En la portería el problema se ha hecho cada vez más grande.

-Creo que Gero (Rulli) está en la línea del resto del equipo. Estamos acusando que el rendimiento no esté siendo todo lo sólido y lo consistente que queremos y eso afecta a todo el mundo. Gero es el que sale en la foto, pero si nosotros no tenemos un gran comportamiento defensivo y una gran consistencia, al final el que más se va a ver señalado es Gero. Pero es un portero con unas grandes condiciones, que ha dado siempre un gran rendimiento y tiene un año más de experiencia y de recorrido con nuestro funcionamiento. Estoy convencido de que en el momento en que mejoremos nuestras prestaciones también ofrecerá su mejor versión.

Se ha ido Yuri. ¿Pensaba que Kevin estaría más cerca del rendimiento de Yuri?

-Kevin ha sido capaz de dar momentos muy buenos y ha tenido otros momentos con problemas lógicos de un jugador que es su primera temporada en Primera División.

¿Arrepentido de no insistir más con Yuri?

-Estoy contento con los jugadores que tenemos. A partir de ahí hay circunstancias en las que tenemos que mejorar. Las del año pasado fueron las que fueron y nos vino muy bien;en esta aún no hemos conseguido esa regularidad.

Su centro del campo es intocable.

-Es una línea muy estable y muy equilibrada, con mucha consistencia, con mucha inteligencia, madurez... Y tenemos a Igor (Zubeldia), a Rubén (Pardo), a Jon Guridi.... Gente joven que seguro que va a estar preparada para cuando se le necesite y que está demostrando que está ahí y que está apretando y pisando fuerte. Nos ayudarán a que el nivel competitivo siga alto.

Arriba. La sombra de Vela parece alargada.

“No quiero fichajes porque estoy contento con la plantilla y en este club tengo el recurso del Sanse, que a mí me da mucha tranquilidad”

-Vela es pasado y tenemos que mirar para adelante. Tenemos un número de jugadores importantes y de mucho nivel, con importantes calidades cada uno. Es una línea con mucha competencia y de un nivel muy alto. Tenemos siete jugadores para tres posiciones, todos ellos con una gran calidad, con diferentes condiciones que nos permiten utilizar a unos u a otros dependiendo del partido. Es una línea de un gran nivel. Como en la línea defensiva, que tenemos cuatro centrales con un nivel muy alto.

¿Qué le parecieron las palabras de Zaldua (dijo que no volvería si no partía en igualdad de condiciones)?

-No las he leído, me las han contado. Sé que hizo declaraciones en esa línea. Solo voy a decir que decidimos entre todos que lo mejor era que saliera cedido. Está rindiendo a un nivel muy bueno, está consiguiendo lo que quería, que era tener continuidad al máximo nivel. Realmente esta temporada está siendo feliz, que es lo que todos queríamos. Que pudiese jugar, prepararse y en el futuro ya veremos qué decisiones se toman. Nunca se sabe, las circunstancias van cambiando mucho y se analizará al final.

El tema de Pardo parece incomodarle.

-Tengo la impresión de que la prensa está esperando a que yo diga algo diferente a lo que digo siempre. Cómo me hacéis siempre la misma pregunta, os doy la misma respuesta. Está aquí, pertenece a la plantilla, trabaja para que llegue su momento, no le ha llegado la continuidad que quería y yo lo que le he trasmitido es que estoy contento por cómo está llevando la situación. De su actitud y mentalidad. ¿A partir de ahí qué es lo que va a pasar? Eso ya es una cuestión de lo que él piense. Seguir compitiendo dispuesto a luchar por ganarse un puesto o no estarlo y decidir otra cosa. A partir de ahí nos sentaremos, lo hablaremos y decidiremos.

El mercado de invierno es difícil, pero a veces fichar sirve para agitar el vestuario. Usted no quiere refuerzos.

-Sí, porque estoy contento con la plantilla y en este club tengo el recurso del Sanse para cualquier emergencia o situación que se pueda dar. Es como un seguro. Siempre que sube un chico al primer equipo responde muy bien. Para mí eso es una tranquilidad.

¿Ha tenido problemas en la gestión del grupo?

-No creo que haya tenido más problemas de las situaciones que tienes cada temporada y que estás obligado a enfrentarte. Debes elegir 18 de 23 futbolistas para hacer una lista y once de los 18 para hacer una alineación. A partir de ahí, percibir lo que quiere cada jugador, tratar de que estén lo mejor posible anímicamente, intentar que tus decisiones sean lo más ecuánimes para que todos entiendan que son decisiones coherentes y para que ellos no puedan pensar que por qué dices esto y luego haces otra cosa. O por qué haces esto con uno y con otro no.

Esa unidad B estaba muy definida el año pasado. ¿Este va hacia el mismo camino?

“Me contaron las declaraciones de Zaldua;solo voy a decir que decidimos entre todos que saliera cedido y que está rindiendo a un gran nivel”

-El año pasado sí se dio más esa circunstancia y la verdad es que la llevaron con mucho respeto. No fue fácil para un grupo de jugadores importantes y con experiencia. Lo llevaron con mucho respeto, demostrando un gran compromiso y acabaron siendo muy importantes. Ese grupo fue capaz de seguir apoyando a los que estaban jugando más y también los que estaban jugando más lo hicieron con los que no estaban teniendo minutos. Eso fue muy bueno, porque no era fácil para los Markel, Zaldua, Mikel González... que no estaban teniendo el protagonismo de otras campañas. Es una circunstancia diferente a la que estamos viviendo este año. Esta campaña estamos afrontando Liga, Copa y Europa League. Todo el mundo ha tenido su momento. Esa circunstancia no la estamos viviendo tanto. A partir de ahí debemos conseguir ser un grupo tan fuerte como lo hicimos el curso pasado cuando con esas circunstancias logramos el objetivo. Este año, con otras distintas, debemos lograr los objetivos, aunque el tipo de gestión que me está tocando es distinto al de la temporada pasada.

¿Cuáles son sus objetivos, en Liga y Europa?

-En Liga seguimos con el mismo objetivo, que pasa por mejorar cuanto antes nuestro rendimiento y consigamos lo antes posible la regularidad. Y en Europa, aspiramos al máximo y afrontamos la próxima eliminatoria con la máxima ilusión para pasar a la siguiente ronda.

¿Hizo daño hablar de títulos en verano?

-También puede ser como una responsabilidad y como una exigencia, no como algo malo. Esa exigencia te obliga a dar el máximo.

¿Se arrepiente de jugar con un once de suplentes en la Copa?

-Fue una decepción muy grande. Yo he tratado de gestionar la plantilla durante ese momento con la idea de que todo el mundo fuera consciente de que las tres competiciones eran importantes y que los jugadores a los que les tocaba competir en un partido de Copa era tan importante como cualquier otro de una competición distinta. Ese era mi objetivo y es posible que no lo consiguiese y lo pagásemos caro.

Cuándo se está abajo dicen que es más complicado jugar un buen fútbol y se necesitan otras cualidades: alma, garra, intensidad...

-Tenemos que estar convencidos de que nuestro mejor camino para alcanzar los resultados es seguir el que más fuertes nos hace y este es continuar haciendo lo que mejor hacemos. Este consiste en presionar en campo contrario, y tratar de controlar y de dominar los partidos superando a los contrarios. Está claro que debemos comportarnos sólidos y seguros en defensa, que es donde necesitamos progresar para nuestra mejora y crecimiento. Si logramos ser sólidos en esa faceta del juego, estoy seguro de que los resultados van a llegar.

La afición estaba más ilusionada que nunca, ¿entiende un poco su frustración?

-Es lógico que al aficionado le pueda pesar el ver que no somos capaces de ser más regulares y de darles más alegrías de forma continuada. Los jugadores sienten que la afición está ahí apoyando en estos momentos difíciles que debemos superar todos juntos. Estoy seguro de que la afición está contenta con las cosas positivas que este equipo ha transmitido en los últimos meses, con la filosofía del club, que apuesta por seguir haciendo que la cantera sea importante. La Real tiene unos valores positivos con los que su gente se siente identificada. Es un buen momento para que la gente también esté al lado de sus jugadores y, al tener una plantilla joven, es indudable que nos conviene que mantengan una tranquilidad con la que podamos volver a ilusionarles con más victorias.

¿La Real tiene un entorno complicado?

-No, para nada. Tiene una afición muy identificada con sus valores y el club lo está con los valores de Gipuzkoa. Es un club ambicioso y que se siente orgulloso de lo suyo y de su gente. Y la ambición se refleja en que cree que reúne condiciones muy buenas para hacer cosas importantes. Tiene cosas muy buenas y valores muy positivos. A partir de ahí aspiramos al máximo, tenemos cosas muy buenas y, como durante el camino hay momentos de dificultades, pido que se entienda que es vuestro equipo, que está formado por muchos jugadores con gente de aquí, de vuestra tierra, con una filosofía única, ya que creo que no hay ningún otro equipo con los condicionantes que reúne la Real. Tenemos una idea de juego definida. Todo el mundo le identifica con una manera de jugar. La afición ha disfrutado con ella y se ha mostrado contenta con su fútbol. A partir de ahí, si hemos vivido todo esto ya, vamos a tratar de pasar estos momentos de dificultad todos juntos para volver a vivir otros de felicidad.

¿Sigue siendo feliz en la Real y quiere pasar mucho tiempo en Donostia?

-Es lo que quiero, es mi ilusión, para la que voy a seguir trabajando. Con la misma ilusión del primer día. Estoy muy a gusto, muy contento aquí y me siento querido. Sabía que durante mi trayectoria aquí iba a haber momentos muy buenos y momentos difíciles. Ahora me está costando sufrir uno de estos y lo afronto con la responsabilidad que mi puesto exige.