Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

En blanco y negro

la pularda es una gallina cebada especialmente para su consumo y se suele cocinar con trufa negra

Un reportaje de Caius Apicius - Martes, 16 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Una pularda rellena de trufa con acompañantes.

Una pularda rellena de trufa con acompañantes. (D.N.)

Galería Noticia

  • Una pularda rellena de trufa con acompañantes.

Aunque cuando éramos pequeños nuestros padres nos decían que no comiésemos con los ojos, es innegable que la comida entra por la vista, de manera que un aspecto atractivo es importantísimo: la disposición de los ingredientes en el plato, el cromatismo... Cromatismo viene del griego kromós, color. Y la negación del color es el blanco y negro.

¿Lo es? Los aficionados al cine, en su lista de películas favoritas, nunca dejarán de incluir cintas como Casablanca u obras maestras en blanco y negro de Lubitsch o Wilder;los expertos en fotografía elogian los matices y juegos de luz...

Pero ¿y los gastrónomos? ¿Aprecian una comida con poco cromatismo? Yo, desde luego, sí. Tanto, que uno de los platos que más me han gustado y emocionado en mi vida, y no solo una vez, es en blanco y negro: la pularda de medio luto, la poularde demi-deuil, que me niego a que el chef mancille con un hierbajo “para darle color”.

Blanco de las inmaculadas carnes de la pollita cebada;negro de las láminas de trufa (Tuber melanosporum, trufa negra) que han de insertarse generosamente bajo su piel. Y... rien ne va plus. Pero vayamos por partes.

Una pularda, dice el Diccionario, es una gallina de cinco o seis meses, que todavía no ha puesto huevos, especialmente cebada para su consumo.

Si un gallinero fuese una de aquellas compañías teatrales fijas de antes, sería esa damita joven que enamora a todo el mundo... hasta que sale una como la que interpreta Anne Baxter en Eva al desnudo, en blanco y negro, por cierto.

Una pularda, entonces. Para cuatro comensales dilectos a los dioses, un ejemplar de más de kilo y medio y menos de dos. De Bresse, con Denominación de Origen: no vale racanear.

Una pularda de patas azules, que como sus parientes de igual procedencia, pasea orgullosa la bandera francesa por el mundo: patas azuladas, pluma blanca, cresta roja.

Una pularda, dice el Diccionario, es una gallina de cinco o seis meses, que todavía no ha puesto huevos, cebada para su consumo

Hay que ponerla en situación: desplumarla, flambearla, vaciarla y limpiarla. Tras esto, elevarla de categoría, si es posible, que lo es: cuatro hermosas rodajas de trufa negra en cada pechuga y otras dos en cada muslo. Doce, en total. Y no sucumban a modas: negras. Si no, no hay color.

forma de hacerlaFrotada la piel con limón y salada la damita interior y exteriormente, se brida. Y ahora, para sorpresa de muchos, se cuece;no se hornea. Está claro que no la vamos a cocer en agua del grifo, ni del pozo;mucho menos, en una de esas bolsas de cocción al vacío. No: un buen caldo. ¿De qué?

Ustedes verán. Pese a lo antes dicho, agua. Cuatro litros. Con sal. Una cebolla con varios clavos de especial incrustados. El blanco de cuatro puerros, unas cuantas zanahorias, una ramita de apio... Pongan la marmita a la lumbre. Lleven el agua a ebullición. Introduzcan en ella la pularda y háganla a fuego muy lento, de modo que cueza a un hervor ligero, sin prisas, escalfándose;calculen que para una pularda como la indicada van a necesitar entre treinta y cuarenta minutos.

Es, repetimos, muy importante que la cocción carezca de toda violencia;el agua debería temblar como imaginamos que temblaría Floria Tosca cuando llegaba a los brazos de Mario Caravadossi (entraba ella, fremente?).

Así las cosas, a la mesa. Yo les recomendaría servirlas en campana: al levantarla, espectáculo y aroma están asegurados. ¿Guarnición? La plaza se defiende por sí sola. Pero pueden completar la jugada con un poco de arroz pilaf con daditos de trufa y de foie gras.

Más sencillo todavía: verduras del caldo servidas sin más aliño que sal de cocina, tal como la servía Eugéne Brazier, la mítica mère Brazier, creadora del plato: nada puede agredir a nuestra dama.

Y hasta aquí les puedo traer. ¿Qué faltan cosas? Sí: el vino. Pero yo no me voy a meter a reglamentar el gusto de nadie. ¿Un champaña excepcional? Le va perfecto. ¿Un gran Borgoña? También. Yo me quedo con el primero, pero es mi elección.

Bien, vamos por ella. Lo mejor del gallinero, lo mejor del bosque. Alguna nariz especialmente sensible detectará aroma a paja limpia. Un paladar entrenado notará las notas dulces del maíz. Y el bosque, el sotobosque de finales de otoño. Inmejorable.

Y un recuerdo a la que quizá haya sido la mejor cocinera de todos los tiempos, nacida muy cerquita de Bourg-en-Bresse. Fue, en 1933, la primera mujer que obtuvo para su restaurante lionés las tres estrellas Michelin. Y hoy, cada vez que yo me enfrento a su más conocida creación, surcan mis mejillas tres lágrimas de emoción y de gratitud.

Amigos míos, esto es cocina. Esto es arte. Y esto es... en blanco y negro.

Herramientas de Contenido