Medios portugueses aseguran que la infanta Cristina está “gravemente enferma”

La hermana del rey Felipe VI podría sufrir una profunda depresión como consecuencia del proceso judicial del caso Nóos

Martes, 16 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Cristina, a la salida de su casa.

Cristina, a la salida de su casa.

Galería Noticia

Cristina, a la salida de su casa.

enfermedad- La infanta Cristina está “gravemente enferma”, según publica la revista lusa VIP en su portada. La publicación asegura que la hija del rey emérito está “cada día peor”.

La terrible enfermedad de la que habla VIP es la depresión, supuestamente causada por la situación judicial de su marido, Iñaki Urdangarín, a la espera de ingresar en prisión. “Tiene una grave dolencia, está cada día peor”, afirman. La periodista Pilar Eyre, que se ha hecho eco de la noticia, detalla que se refieren a “una depresión” que la infanta Cristina arrastraría desde el 2012, según recoge Informalia. Esta enfermedad podría ser la razón por la que la infanta no acudió al ochenta cumpleaños de su padre el pasado 5 de enero, tal como lo asegura el medio del país vecino.

Fue precisamente ese mismo año cuando Urdangarín fue imputado por el caso Nóos y finalmente condenado a prisión. Por su parte, Cristina de Borbón quedó apartada de la actividad institucional en noviembre de 2011 después de que estallara el caso, por el que ella fue absuelta el pasado febrero. Su madre doña Sofía y la Infanta Elena son las únicas que mantienen una estrecha relación con ella. La infanta perdió su título de duquesa y su posición en la Familia Real. La relación con su hermano el Rey es casi inexistente. Obstinada, se niega a ceder sus derechos dinásticos, un gesto simbólico que podría haber aliviado el daño que el matrimonio ha hecho a la Corona.

La infanta Cristina es imagen de la portada lusa el mismo lunes en que su marido cumple 50 años. Meses antes de que el Supremo se pronuncie sobre el recurso que interpuso en su momento. Pero el horizonte se vislumbra pesimista, la Fiscalía solicita aumentar la pena de seis a diez años de cárcel. Desde que estalló el caso Nóos y la familia se instaló en Ginebra no trabaja. Su implicación en el caso Nóos les ha llevado a vivir desde hace ocho años en el exilio, cinco entre los tribunales y ahora pendientes de la entrada en prisión del que un día fue duque de Palma de Mallorca. - D.N.

Últimas Noticias Multimedia