La vuelta al naranja

fundación euskadi el heredero del euskaltel, que cuenta con dos navarros en sus filas, vestirá otra vez con su color característico

Mikel Pérez Agúndez Pablo Viñas - Miércoles, 17 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Los doce ciclistas de la Fundación Euskadi, junto a su director, Jorge Azanza, posando en la presentación del equipo.

Los doce ciclistas de la Fundación Euskadi, junto a su director, Jorge Azanza, posando en la presentación del equipo.

Galería Noticia

Los doce ciclistas de la Fundación Euskadi, junto a su director, Jorge Azanza, posando en la presentación del equipo.

pamplona- Hubo un tiempo en el que los Pirineos se vestían de naranja, en el que las gestas de Mayo o Zubeldia eran la comidilla de toda tertulia de ciclismo que se preciara en las sobremesas del norte del país, y en el que los miles de aficionados a las dos ruedas se apostaban frente a sus televisores las tardes de julio, como si del equipo de fútbol de sus amores se tratara. El Euskaltel-Euskadi marcó una época en el ciclismo, y ese es el sentimiento que quieren volver a recuperar los que cogieron la batuta de aquél equipo. Fundación Euskadi vestirá esta temporada el naranja en busca de esa utopía. Un sueño que cada día está más cerca gracias entre otras cosas al salto de calidad que esta año ha dado gracias a la incorporación de Mikel Landa como presidente y de la incorporación a la categoría Continental del conjunto vasco.

El director del equipo, Jorge Azanza, llegó a disputar las tres grandes vueltas con el Euskaltel. Él mejor que nadie conoce lo que significó aquél equipo para el ciclismo vasco, sin duda un gran referente para los futuros ciclistas que corren en sus filas. “Nuestro objetivo es aprender, ir haciéndonos a la categoría, la mayoría de nuestros corredores vienen del campo amateur”. Y es que el conjunto vasco mantiene su base de aficionado pero ha incorporado tres nuevos fichajes que vienen de profesionales, Jon Ander Insausti, Ricardo García y Egoitz Fernández. “Lo importante es mantener la base, que se vaya solidificando y con el tiempo hacer un equipo grande, ojalá podamos disputar alguna carrera, ellos serán los que lleven la batuta, pero no es nuestro objetivo real”.

Una de las señas de identidad de este nuevo proyecto es sin duda la juventud, la mayoría de los corredores que forman parte del club no pasan de los 25 años. “Todos son de calidad, han hecho grandes cosas en categorías inferiores pero aún les falta experiencia”, comenta Azanza.

La humildad y la mesura son sin duda el patrón a seguir de este nuevo conjunto, pero el sueño de poder revivir aquellos días de gloria ronda por la cabeza de todos: “Tuve la suerte de correr ocho años allí, me gustaría volver a a vivir aquello y que los chavales puedan tener aquella sensación”.

navarros en el equipoEntre el pelotón naranja hay dos navarros que intentarán dejarse las piernas por este equipo, el leitzarra Ibai Azurmendi, (11-06-1996), y el estellés Diego López (12-09-1997). Ambos eran muy jóvenes cuando Iban Mayo coronaba la mítica cima del Alpe d’Huez con una marea naranja a su espaldas o Samuel Sánchez volaba sobre Luz Ardiden, pero recuerdan con ilusión aquella gloriosa época: “Yo iba a animar a los corredores al tour, íbamos en una autocaravana las tres semanas, es un sueño poder estar ahí como corredor, lucho día a día por conseguirlo”, afirma Ibai Azurmendi.

“Creo que a la gente le ha vuelto a entrar el gusanillo de aquello, sin duda la vuelta al naranja ha sido todo un acierto”, comenta el estellés Diego López.

Respecto al reto que supone correr en una categoría como la Continental, Azurmendi tiene claro que “cambia todo, las carreras son más largas y difíciles, pero la ilusión está intacta. Tenemos la suerte de tener a Jorge Azanza como director, nos ayuda muchísimo gracias a su conocimientos”.

El estellés Diego López, es el corredor más joven del equipo, a sus 21 años tiene un largo recorrido como ciclista, el cambio ha profesionales será todo un reto para el navarro, “afronto esta etapa con muchas ganas, la ilusión es increíble, pero mi objetivo principal es adaptarme a la categoría y aprender de los que tienen más experiencia que yo, será una temporada muy bonita”.

mikel landaLa importancia de que el ciclista alavés, Mikel Landa, cogiera las riendas del equipo ha sido vital. El futuro del equipo no pasaba por su mejor momento, la desaparición parecía ser la salida del conjunto vasco pero como si de un ángel se tratara, Landa llegó para reflotar el proyecto.

“Mikel es un corredor que está de moda, está en boca de todos, es muy motivante que se haya involucrado de esta manera, es digno de alabar”, se enorgullecía Jorge Azanza.

Y es que la sombra de Landa es sin duda muy alargada, ídolo de los corredores más jóvenes y figura a seguir dentro y fuera de las carreteras, es un modelo a seguir para los componentes del conjunto naranja: “Hasta ahora para mí era un referente, pero me ha sorprendido muchísimo, es una persona muy cercana, está todos los días con nosotros, nos da consejos en primera persona. Tener un ídolo que te está ayudando a progresar, es algo increíble”, comenta Azurmendi.

Sin lugar a dudas se han juntado todos los ingredientes necesarios para que la ilusión vuelva a aflorar en los nostálgicos de este deporte. Volveremos a ver las míticas montañas francesas ataviadas con un maillot naranja.