Archivan la moción de censura contra Villar

RFEF | La comisión electoral de la federación cree que no tiene sentido tras su destitución como presidente

Miércoles, 17 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Ángel María Villar, en la rueda de prensa que ofreció días después de salir de prisión.

Ángel María Villar, en la rueda de prensa que ofreció días después de salir de prisión. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Ángel María Villar, en la rueda de prensa que ofreció días después de salir de prisión.

Madrid- La Comisión Electoral de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) decidió ayer que la destitución de Ángel María Villar como presidente hace que “decaiga la moción de censura” promovida por Luis Rubiales, ante la resolución del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) de destituir al abogado vizcaíno. “En coherencia con las resoluciones del referido Tribunal (...), que literalmente disponen que ‘la destitución del señor Villar hace que decaiga la moción de censura al no haber Presidente que censurar’ y habiendo quedado sin objeto la referida moción de censura, la Comisión Electoral acuerda el archivo del presente expediente, así como de las diligencias y actuaciones que pudieran derivarse del mismo”, señaló la Comisión en un escrito.

La RFEF publicó en su web el documento, firmado por el presidente de la Comisión Electoral, Francisco Rubio, que es consecuencia de la resolución del TAD del pasado 22 de diciembre, cuando el tribunal acordó la destitución de Villar, que estaba suspendido temporalmente durante un año desde el 25 de julio.

Los miembros del TAD refrendaron la propuesta de la instructora del expediente abierto a Villar por haber ejercido como presidente de la Comisión Gestora durante el último proceso electoral mientras optaba a ser reelegido, como ocurrió el 22 de mayo, para su octavo mandato.

Para la instructora del expediente, Cristina Pedrosa, había quedado acreditado que la actuación de Villar supuso una infracción de las previstas en la Ley del Deporte (artículo 76.2. a) y considerada “como muy grave” por haber vulnerado el deber de neutralidad de la Comisión Gestora previsto en el Reglamento Electoral.

La decisión de la Comisión Electoral influye en las anteriores adoptadas por este órgano tras la admisión de la moción de censura promovida por Luis Rubiales, quien formalizó su iniciativa el 23 de noviembre pasado con el respaldo de 57 avales.

Tras ello, la Comisión Electoral convocó sesión extraordinaria de la Asamblea General para su votación, inicialmente en el día de ayer, aunque después pospuso la misma sin fecha por entender que debían celebrarse previamente elecciones parciales para cubrir las plazas que quedaron vacantes en los distintos estamentos.

Estas votaciones estaban previstas para el 29 de enero, pero, por decisión del TAD del pasado 12 de enero, no deben llevarse a cabo, ya que las vacantes se cubrirán de forma automática con los asambleístas siguientes en las elecciones hechas el último abril para su composición, según dispone la orden ministerial que regula los procesos electorales en todas las federaciones. No obstante, la posibilidad de que todo el proceso electoral tenga que repetirse está pendiente del dictamen del Consejo de Estado, solicitado después de que el TAD estimara que debe hacerse así. El pronunciamiento de este órgano consultivo, que no será esta semana, según pudo confirmar la Agencia Efe, resultará determinante para desarrollar o no un nuevo proceso electoral como resolvió el TAD a finales de noviembre, al admitir un recurso de revisión del presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete.

Éste pidió al tribunal que revisara una resolución que el propio tribunal emitió en mayo sobre la conformidad de las elecciones, al entender que los nuevos hechos conocidos por el sumario de la Operación Soule, en el que el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, acusa a Villar de presunta administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares. El juez, que envió a prisión a Villar y le exigió una fianza de 300.000 euros para quedar en libertad, considera que éste pudo conceder “beneficios a algunos de los presidentes de las federaciones territoriales en cuyo ámbito no tenía asegurado el apoyo, disponiendo del patrimonio de la RFEF” con el objetivo de garantizar “la mayoría necesaria” para ser reelegido. - Efe

Más sobre Fútbol

ir a Fútbol »