Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Goio: montañero y amigo

Javier Orcajada del Castillo - Miércoles, 17 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Pasados unos días desde la dolorosa despedida a Goio, ahora corresponde un recuerdo amable para el amigo sincero y montañero ejemplar. Era quien todos los sábados organizaba con detalle las excursiones y aportaba su fino humor y simpatía a los que formábamos el talde. Con una forma física envidiable, era incansable, pero siempre vigilando discretamente para que nadie se quedara atrás, pues cuando observaba que a alguien le faltaban fuerzas, él se quedaba rezagado para acompañarle y animarle. Siempre sonriente y presto a bromear para rebajar la tensión normal en travesías de varios días por Pirineos o picos. En los refugios era quien ponía orden y daba ánimos, pues al ser los espacios limitados surgían los nervios, pero después de la cena nos tumbábamos a la luz de la luna sobre el habitual nevero disfrutando y admirando el resplandor del sol que se desvanecía a lo lejos, para cantar y charlar envueltos en el forro polar contándonos sus divertidas historias, unas veces reales y otras inventadas, pero con su retórica tan rica, que no sabíamos qué era cierto y qué fantasía. También nos estimulaba para que los demás relatáramos nuestras vivencias. En los momentos de tensión o peligro era quien aportaba el toque de serenidad imprescindible. Alguna vez tuvimos que ser rescatados por la Ertzaintza o la Gendarmería, pero su presencia y sensación de tranquilidad nos confortaba. Ingeniero, culto, elegante como buen bilbaíno, de Indautxu concretamente, aficionado a la ópera, jugador moderado y exitoso en Bolsa, selecto gourmet, especialmente en lo referente a vinos. Muy entendido en nuestro deporte de la pelota no apostaba, pero acertaba a la hora de los pronósticos. Solíamos ir al Deportivo a ver jugar a pala a Iturri, Goldarazena, Iturzaeta… y después a sus herederos, Fusto, Gaubeka, …. Se sentía orgulloso y proclamaba su ideología vasca, pero tolerante con quienes no coincidían con sus convicciones políticas, con quienes razonaba y escuchaba con todo respeto. Aunque su final era inevitable, a los amigos nos ha dejado una sensación de vacío, aunque su recuerdo permanecerá para siempre entre los que nos sentimos sus amigos. Desde estas líneas queremos hacer extensivo nuestro cariño a su esposa, Maite, y a sus hijos e hijas. Goian bego, Goio.

Herramientas de Contenido