Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial DE DIARIO DE NOTICIAS

El PP, en el banquillo y huérfano de líder

La última junta directiva del PP evidenció que Rajoy es el principal problema del partido. Su dialéctica contra la corrupción carece de toda credibilidad y su imagen de tecnócrata sin iniciativa no tiene enmienda

Miércoles, 17 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Rajoy convocó a la Junta Directiva Nacional del PP, a modo de terapia de grupo tras la hecatombe del partido en Catalunya, para anunciar un inmediato “rearme programático” desde su personal doble premisa de que no cabe extrapolar los resultados catalanes a comicios de otra naturaleza y de que las encuestas son meras fotografías coyunturales. Por tanto, ninguna concreción en cuanto a los “errores” cometidos, como toda verbalización de autocrítica genérica y de soslayo, sin que Rajoy se plantee ni por asomo echarse a un lado. Hasta el punto de que su compromiso se limitó a elegir a los “mejores equipos” para “reforzar” la oferta de candidatos “comprometidos con la defensa de la unidad nacional, la decencia y la honestidad”. Un sarcasmo en toda regla, pues esas palabras se pronunciaron mientras en la Audiencia Nacional comenzaba el juicio sobre la pieza del caso Gürtel dedicada a la financiación irregular del PP valenciano, en cuyo marco empresarios beneficiarios de contratos públicos pagaron presuntamente 2,2 millones a la mercantil Orange Market por actos y trabajos para las elecciones autonómicas y municipales de 2007 y las generales de 2008. El mismo caso Gürtel que ya contempló a Rajoy como testigo, para negar la existencia de sobresueldos en negro aunque media docena de jueces hayan corroborado ya la existencia de la caja b y en esa “contabilidad extracontable” según Bárcenas, figuren indiciariamente una treintena de pagos al propio presidente actual del PP, coordinador de cuatro campañas electorales y miembro de la dirigencia de la formación durante casi treinta años. Su intervención ante la Junta Directiva Nacional del PP constituyó la enésima evidencia de que Rajoy resulta el principal problema del partido y en un doble sentido. Primero, porque su dialéctica contra la corrupción no ofrece ninguna credibilidad, de hecho el PP que dirige fue expulsado como acusación popular al defender a Bárcenas y será juzgado por destruir los discos duros del extesorero. De ese vínculo se beneficia Ciudadanos una vez que ha extremado el discurso para disputarle su electorado. Como también rentabiliza la segunda tara severa de Rajoy, su imagen de acomodado tecnócrata sin iniciativa, aferrado a los datos macro como el lunes acreditó de nuevo al augurar para este año un crecimiento superior al 2,3% y la creación de más de 450.000 empleos. Para qué un rearme programático, con la sigla en el banquillo y un líder amortizado.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »