Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un carnaval propio para volver a las raíces de Villava

Por segundo año consecutivo y con nuevos elementos, Atarrabia celebrará un carnaval suyo involucrando a los más jóvenes y con mensaje sostenible

Mikel Bernués | Patxi Cascante - Miércoles, 17 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Igor Rico (Intro Comunicación), Uxue Iturbide (grupo motor), Itziar Almarcegui (Atarrabia Sostenible Iraunkorra), Eneko Villegas, Saioa Martínez de Lizarrondo (grupo motor), Irene Latasa (Ayuntamiento) e Íñigo Burguera (Intro Comunicación), en la presenta

Igor Rico (Intro Comunicación), Uxue Iturbide (grupo motor), Itziar Almarcegui (Atarrabia Sostenible Iraunkorra), Eneko Villegas, Saioa Martínez de Lizarrondo (grupo motor), Irene Latasa (Ayuntamiento) e Íñigo Burguera (Intro Comunicación), en la presentación del carnaval en el Molino San Andrés. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

  • Igor Rico (Intro Comunicación), Uxue Iturbide (grupo motor), Itziar Almarcegui (Atarrabia Sostenible Iraunkorra), Eneko Villegas, Saioa Martínez de Lizarrondo (grupo motor), Irene Latasa (Ayuntamiento) e Íñigo Burguera (Intro Comunicación), en la presenta

villava- “Había ganas de crear algo propio desde el pueblo y para el pueblo, con una perspectiva histórica de Atarrabia”, dice Irune Iturbide, una de las precursoras de los renovados carnavales de Villava, que vieron la luz el año pasado y ya cuentan los días para volver a alborotar el lugar 9, 10 y 11 de febrero. “Vimos una carencia y empezamos a pensar cómo hacer unos carnavales rurales propios. Al principio queríamos hacer una historia más pequeña, pero creció y sobrepasó todas nuestras previsiones”, añade Eneko Villegas, también del grupo motor.

Después de “una exhaustiva investigación para darles una nueva visión”, esta cuadrilla se puso manos a la obra y el pueblo se fue sumando a la iniciativa. “Sin ellos esto no hubiera sido posible ni por asomo”, dice Eneko. “Ves que participan tantos colectivos, tanta gente con ganas de aportar... Todo esto crea ilusión. Los últimos años no teníamos muy claro cuál era el papel de nuestros carnavales. Y creemos que lo hemos conseguido”, sigue Irune.

la propuestaLa base de los carnavales es la que es. Llega lo nuevo y se acaba lo viejo -primavera frente a invierno- con un choque entre dos bandos. En este caso sectores específicos de la villa;los landakoak o terrenales, garantes de la tradición (artesanos, agricultores y ganaderos que trabajaban en su día en Villava) e industriales, empleados del antiguo batán, simbolizando el progreso. Unos y otros con vestimenta y sonido propios. Además, la villa ya tenía en su carnaval a los personajes mitológicos Atarrabi y Mikelats, cada uno apoyando a uno de estos dos sectores con arraigo.

“En los carnavales de la zona siempre había un ganador de esa lucha. Y nosotros queríamos llegar a un quórum”, explica Eneko. Así que en la ecuación sumaron a Mari, madre de Atarrabi y Mikelats, símbolo de la tierra y la feminidad, para poner paz y calmar las aguas entre los bandos. El uno necesita del otro para subsistir. Y Mari representa ese equilibrio.

Para la pugna se reunieron con el grupo de danzas Mikelats y “les pedimos un baile que fuera fácil de aprender, con pocos pasos. Y también pedimos a un músico del pueblo, Isma Yagüe, que hiciese los acordes para ese futuro baile. Aceptaron gustosamente, como todas las puertas que hemos tocado con esta propuesta, y a raíz de ahí tuvimos los carnavales que tuvimos, con cientos de personas representando una pugna hasta la aparición de Mari. Y todos en común acabamos la fiesta como toda fiesta acaba”, señala Eneko.

Con algunos detalles por pulir, los carnavales de 2017 ya fueron un éxito. Pero querían más. “Nuestro carnaval tiene ese mensaje de la sostenibilidad (utilizan materiales reciclados para el disfraz, la filosofía de la soberanía alimentaria para la comida popular...), y qué mejor que tocar las puertas de Atarrabia Sostenible Iraunkorra. También se ha involucrado la Mancomunidad, cosa que se agradece”, argumenta Eneko. Con ese apoyo han surgido nuevas propuestas para 2018, como una enorme máquina de limpieza en la que meter las cosas malas del mundo y sacar las buenas.

unidad didácticaUn carnaval propio con personajes propios necesitaba también una narrativa propia. De nuevo había que involucrar a más personal. En este caso, tocaron la puerta de Amaia Oloriz, “que escribe my bien y también nos ayudó”. Ella elaboró los libros Tierra y Río, a los que se sumarán Fuego y Aire.

A partir de esas historias se han creado una serie de unidades didácticas para trabajar esta temática en los colegios de Villava, ya que “radicamos el futuro de este carnaval en los más txikis”. Junto con Atarrabia Sostenible Iraunkorra se han incorporado a estas historias los protagonistas del río a su paso por la villa (visón europeo, nutria, cangrejo de río, trucha, martín pescador…) incluyendo sobre contaminación, reciclaje;se han ilustrado los cuentos (a cargo de Joana) y se han incorporado criterios medioambientales ya establecidos en los currículos educativos.

el busto de sancho“Estéticamente lo que representan los carnavales son el fin de las leyes como las conocemos. Normalmente los chicos nos disfrazamos de chicas y al revés. Es romper los arquetipos que nos marca la sociedad. Y eso lo visualizábamos en el busto del rey Sancho VI en la plaza consistorial”, comenta Eneko. Con esa visión y la idea de dar protagonismo a los más jóvenes “que son los que en un futuro mantendrán vivo el espíritu de los carnavales y las fiestas paganas”, los chavales del pueblo saldrán en kalejira y disfrazarán el busto del rey para dar inicio al carnaval.

Herramientas de Contenido