Sorpresa en el Wanda

REMONTADA EL | Sevilla se lleva una buena renta para la Vuelta merced a sus dos goles en los últimos minutos

Iñaki Dufour - Jueves, 18 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:13h

Juanfran y Joaquín Correa, en el partido de ayer.

Juanfran y Joaquín Correa, en el partido de ayer. (Foto: Kiko Huesca)

Galería Noticia

Juanfran y Joaquín Correa, en el partido de ayer.

Atlético de Madrid 1

Sevilla 2

ATLÉTICO DE MADRID Moyá;Juanfran, Savic, Godín, Lucas;Koke (Torres, m.82), Gabi, Saúl, Vitolo (Correa, m.46);Griezmann (Carrasco, m.67) y Diego Costa.

SEVILLA Sergio Rico;Corchia (Geis, m.89), Mercado, Lenglet, Escudero;Nzonzi, Banega;Sarabia, Franco Vázquez (Navas, m.75), Correa;y Muriel (Ben Yedder, m.84).

Goles 1-0 m.72: Diego Costa, con un zurdazo cruzado tras un rechace en el área. 1-1 m.80: Lucas, en propia puerta tras un centro de Navas. 1-2 m.89: Correa culmina un contragolpe.

Árbitro Jaime Latre (Aragón). Amarillas al local Saúl (m.69) y al visitante Mercado (m.58).

Estadio Wanda Metropolitano. 51.643 espectadores.

Madrid- Dos goles en los diez últimos minutos doblegaron al Atlético e impulsaron al Sevilla en la eliminatoria de cuartos, aún pendiente de resolución, pero con los locales contra las cuerdas. Toda una sorpresa por la distinta trayectoria de ambos equipos en la Liga.

El 1-2 final es más que un gol de ventaja, porque la vuelta se jugará dentro de seis días en Sevilla, porque al equipo andaluz le valdrá incluso una derrota por 0-1 y porque el partido pareció durante mucho rato del Atlético, incluido el 1-0 de Diego Costa, ya en el minuto 72. El argentino fue un problema para el Sevilla, sobre todo cuando irrumpió en el área. Le bastó un balón suelto para conectar un zurdazo decisivo.

Pero el partido terminó en poder del Sevilla, sostenido alguna vez por Sergio Rico, y vencedor merced a una acción de fortuna y otra de cualidades y talento.

A lo primero correspondió el empate, un centro de Jesús Navas que tocó en Lucas Hernández y se envenenó camino de la portería de Moyá, cuyo despeje lo empujó hacia dentro;a lo segundo pertenece el 1-2 que consiguió Joaquín Correa, veloz en la conducción y decisivo en la definición, con el toque justo para sortear al portero rojiblanco.