Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El soberanismo mantiene el control del Parlament

Roger Torrent (ERC) presidirá la Cámara tras una sesión en la que hubo voto delegado de los diputados presos, pero no de los cinco exiliados en Bruselas con Puigdemont a la cabeza

Javier Núñez - Jueves, 18 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:13h

El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent (i), recibe la felicitación de sus compañeros tras ser elegido durante la sesión constitutiva del Parlament

El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent (i), recibe la felicitación de sus compañeros tras ser elegido durante la sesión constitutiva del Parlament (EFE)

Galería Noticia

El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent (i), recibe la felicitación de sus compañeros tras ser elegido durante la sesión constitutiva del ParlamentRoger Torrent, presidente del Parlament.Roger Torrent, presidente del Parlament.Carme Forcadell (d) pasa esta mañana revista a una formación de los Mossos d'Esquadra a su llegada al Parlament.Carmen Forcadell (i), y la secretaria general de ERC, Marta Rovira (d), rodeadas por varios escaños vacios adornados con lazos amarillos en recuerdo de los diputados electos encarcelados y huidos en BruselasLa secretaria general de ERC, Marta Rovira, junto a varios escaños vacíos adornados con lazos amarillos como gesto de solidaridad con los diputados electos encarcelados y huidos en Bruselas.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

pamplona- Tal como estaba previsto, el acuerdo previo alcanzado entre Junts per Catalunya (JxCat) y ERC, acuerdo al que se había sumado también la CUP, aupó al diputado de ERC Roger Torrent a la presidencia del Parlament tras una sesión en la que, al igual que en la anterior legislatura, no faltó la bronca, aunque en esta ocasión en menor medida. Merced a este acuerdo entre las formaciones soberanistas y la postura de los ocho diputados de Catalunya En Comú-Podem, que, tal como habían anunciado, no se posicionaron en ninguno de los bloques -el independentista y el constitucionalista-, la Mesa del Parlament volverá a estar controlada por las formaciones soberanistas.

Los sillones vacíos donde se debían sentar los miembros del Govern y los grandes lazos amarillos en los escaños de los ocho diputados soberanistas ausentes era la muestra palpable de que el arranque de la XII Legislatura catalana era extraña e inhabitual, como extraño e inhabitual es que la autonomía catalana esté intervenida por el Gobierno español en virtud del artículo 155. Una situación singular e insólita de la que dio cuenta el diputado de ERC Ernest Maragall, a quien le tocó presidir la Mesa de Edad, lo que le permitió pronunciar un discurso a favor de los diputados presos y exiliados, al tiempo que denunció la actitud del Estado español en su afán por “humillar a Catalunya”. “El Estado no quiere reconciliación. No sabe ganar, sólo sabe derrotar. No sabe compartir, sólo sabe imponer y humillar”, se quejó con contundencia.

Voto delegado y en blancoEl punto conflictivo que presentaba el pleno era si las formaciones soberanistas pedían que sus ocho diputados ausentes -tres en la cárcel y cinco exiliados en Bélgica- delegaban el voto en diputados de sus grupos que sí estaban en el hemiciclo. Mariano Rajoy había advertido de que impugnaría ante el Tribunal Constitucional si se pedía el voto delegado para los que están en Bélgica y que estudiaría si hacerlo si se pedía para los tres que están en la cárcel. Al final, sí se pidió ese voto delegado para los tres diputados encarcelados -Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Joaquim Forn-, mientras que los cinco exiliados en Bélgica, con el cesado presidente Carles Puigdemont a la cabeza, rehusaron solicitar esta medida pensado quizá en la próxima y transcendental batalla que les aguarda, la de la investidura del nuevo presidente de la Generalitat. Hay que recordar en este sentido que fue el propio juez del Supremo Pablo Llarena quien en el auto por el que negaba la autorización para que los diputados encarcelados acudieran al pleno les indicó la posibilidad de delegar su voto.

La petición de delegación del voto fue admitida por Maragall, lo que motivó la protesta de la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el portavoz del PP, Santi Rodríguez, que pidieron al presidente de la Mesa de Edad que reconsidera su posición en virtud del informe de los letrados de la Cámara que se contraponía a la tesis del magistrado del Supremo. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, sin embargo, se desmarcó de la reivindicación de la formación naranja y vio con buenos ojos que estos tres diputados pudieran ejercer su derecho aunque estén encarcelados.

Maragall hizo caso omiso de las peticiones de Ciudadanos y PPC y prosiguió con la votación, con el voto de los encarcelados en manos de Marta Rovira, el de Junqueras, y Jordi Turull, los de Sànchez y Forn. Posteriormente, desde Moncloa señalaron que no habrá impugnación ante el Constitucional.

En la primera votación no se alcanzó la mayoría absoluta de 68 diputados, por lo que hizo falta una segunda. En esta segunda votación Roger Torrent sumó 65 votos de JxCat, ERC y CUP, mientras que José María Espejo-Saavedra, candidato propuesto por Ciudadanos, logró el apoyo de 56 diputados correspondientes a su partido, el PSC y los del PP. Los ocho diputados de Catalunya en Comú-Podem votaron en blanco, opción a la que sumó uno de los diputados del denominado bloque constitucionalista, puesto que Cs, PSC y PP suman 57 disputados y el candidato de la formación naranja sumó 56 sufragios.

Al ser voto secreto en urna y llamada nominal, nunca se conocerá la identidad del diputado que rompió la disciplina de voto. Desde el PSC, Iceta negó que el voto en blanco hubiera salido de su bancada, ya que en un principio se apuntó a Ramon Espadaler, consejero de Interior con Artur Mas y dirigente de la extinta Unió Democràtica, que desmintió posteriormente en Twitter que él fuera el díscolo. Otros rumores apuntaban a alguno de los cuatro diputados del PP después de que Cs se hubiera negado a prestar a los populares un diputado para formar grupo propio.

Difícil papeletaTras ser investido como presidente, Torrent, en un discurso de tono conciliador en el que omitió expresiones como “presos políticos” o “república catalana”, habló de mirar al futuro y aseguró que tendrá en cuenta la opinión de todos los grupos parlamentarios.

De entrada, deberá tomar una primera decisión polémica: si avala que la Cámara proceda a investir presidente de la Generalitat a Puigdemont desde Bruselas en contra de la opinión de letrados del Parlament. El pasado 9 de enero en una comparecencia ante la prensa Torrent se mostró partidario de escuchar la opinión de los letrados antes de decidir si su partido avala una investidura a distancia.

Además, la espada de Damoclesdel Gobierno español está ahí, pendiente de caer sobre el presidente de la Cámara. Desde la Moncloa se señaló ayer que en cuanto se anuncie la candidatura de Puigdemont se “actuará en consecuencia”, esto es, se llevara el asunto al Constitucional.

los presos

sànchez pide salir para los plenos

Presencia. El expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y diputado de JxCat en el Parlament, Jordi Sànchez, ha solicitado al juez del Supremo Pablo Llarena que le permita salir de prisión para acudir a los plenos, dado que el magistrado sigue sin resolver su petición de quedar en libertad. La defensa del diputado, en prisión preventiva desde hace tres meses, presentó ayer esa petición, a sabiendas de que el propio Llarena declaró la semana pasada la incapacidad de los exconsellers Oriol Junqueras y Joaquim Forn y del propio Sànchez para acudir a los plenos, pese a que abrió la puerta a que la Mesa del Parlament arbitrara su delegación de voto.