Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Tres votos delegados, uno prófugo y otro misterioso

PUIGDEMONT y sus consellers en BRUSELAS ‘DESERTARON’ DEL PLENO PARA EVITAR UNA IMPUGNACIÓN DE LA VOTACIÓN

Jueves, 18 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:12h

Puigdemont, al teléfono de Jordi Turull.

Puigdemont, al teléfono de Jordi Turull. (EFE)

Galería Noticia

  • Puigdemont, al teléfono de Jordi Turull.

Los votos delegados y las butacas vacías protagonizaron el primer pleno de una legislatura que debe desencallar la situación en Catalunya. Ni en un acto tan protocolarizado como es la constitución del nuevo Parlament de Catalunya se ha librado de la excepcionalidad del momento. El nuevo hemiciclo se configuró ayer con los resultados de unas elecciones con la participación más alta de la historia, pero también las más enrarecidas, con candidatos en prisión o “en el exilio” o prófugos, según se mire.

Los grandes lazos amarillos en las butacas de los ausentes fueron la nota más visual de la jornada. Un duro discurso de Ernest Maragall, exdiputado socialista que ocupa las listas de ERC, y que presidió la Mesa de Edad por ser el más longevo de los diputados, encendió la mecha de una legislatura que no promete ser más tranquila que la anterior. Fue esta Mesa de Edad que, haciendo uso de su capacidad de interpretar el reglamento de la institución, permitió que los diputados encarcelados delegaran su voto a compañeros de partido.

Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Joaquim Forn delegaron su voto en Marta Rovira el primero y Jordi Turull los otros dos. Cada vez que se pronunciaban sus nombres durante los llamamientos a los diputados para emitir el voto, el hemiciclo estallaba en aplausos. También cuando se procedía a llamar a los diputados que permanecen en Bruselas y que en este caso no solicitaron el voto delegado. Carles Puigdemont, Clara Ponsatí, Meritxell Serret, Toni Comín y Lluís Puig desertaron del pleno para evitar una impugnación de la votación ante los tribunales, como habían amagado el propio Mariano Rajoy y los partidos constitucionalistas. Si bien en esta ocasión el independentismo podía prescindir de sus votos, la aritmética no dará tregua cuando sea la presidencia a la Generalitat la que esté en disputa. Que estos diputados pidan el voto delegado y que se permita la elección de Puigdemont vía telemática forma parte del relato político que el independentismo esgrime para recuperar la legitimidad de las instituciones.

Este escenario lo deberá avalar la nueva Mesa, que, con Roger Torrent (ERC) en la presidencia, deberá dar continuidad a este proceso a sabiendas que los letrados de la cámara no dan luz verde a la operación. La estrategia con la que JuntsxCat y ERC pretenden salvar los tropiezos de la investidura permanece todavía en la más absoluto opacidad.

el misterioso noveno votoEl recuento de los votos a la presidencia de la cámara dejó una incógnita que a estas horas permanece en el aire. Los votos favorables a Torrent sumaban todos los de la bancada independentista, pero en los favorables al candidato de Ciutadans se echaba uno en falta, que sumaba de más en el recuento de los votos en blanco. Nueve en total, ocho de los cuales corresponden a Catalunya en Comú. Se especuló con la posibilidad de que ese voto prófugo procediera del grupo del PSC donde cohabitan los socialistas con el exmiembro de CIU, Ramón Espadaler. Los socialistas, rápidamente, desmintieron que ese díscolo se encontrara entre sus filas.

Las peculiaridades no se contaron solo dentro del hemiciclo. Como en cualquier inicio de legislatura, los Mossos de Esquadra que regulan el acceso al Parlament disponían de una “chuleta” con las caras y nombres de los nuevos diputados. Sin embargo los controles empezaron ayer a muchos metros a la redonda del recinto parlamentario ya que el acceso al parque público que rodea el Parlament estuvo acordonado y cortado para el público.

Herramientas de Contenido