Infantería sin artillería

Por Tomás de la Ossa - Viernes, 19 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:12h

Por algún motivo -que quizás los responsables de las canteras deberían analizar-, el balonmano español nunca tiene un fuera de serie, uno de esos lanzadores descomunales que a menudo vemos en otras selecciones -caso en el actual Europeo de Hansen (Dinamarca), Karabatic (Francia) o Lazarov (Macedonia)-. Tipos capaces de garantizar a sus equipos, solo con el tiro exterior, unos cuantos (muchos) tantos por partido. Y, como consecuencia, obligar a las defensas a abrirse y dejar huecos para que sus compañeros marquen el resto de goles. Si esto fuera un duelo de infanterías, los Hispanos ganarían muchas medallas, porque la calidad individual y colectiva no se les discute, pero como en este juego también interviene la artillería, la cosa se les complica. Y tal vez la cuestión sea tan sencilla como descubrir por qué no se captan, cuándo se quedan por el camino o quién se lleva (¿el baloncesto?) a los jugadores que miden más de 1,95.