Adamo invertirá 19 millones para llevar fibra óptica a más de 110.000 viviendas

Asociada con Onena, en la que participa Sodena, comenzará a instalar su red en 2.000 hogares
Se centrará en zonas rurales en las que actualmente no hay oferta

Juan Ángel Monreal - Viernes, 19 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:12h

Trabajadores de Adamo instalan fibra en un entorno rural.

Trabajadores de Adamo instalan fibra en un entorno rural. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Trabajadores de Adamo instalan fibra en un entorno rural.

pamplona- Un nuevo operador llevará en Navarra internet de alta velocidad a zonas rurales y a algunos nuevos desarrollos urbanos. Adamo, empresa sueca que trabajará en colaboración con la firma local Onena, participada por Sodena, tiene previsto invertir 19 millones de euros en los próximos años para llevar fibra óptica a unos 110.000 hogares e incrementar de este modo las posibilidades de conexión y la competencia del sector.

Para entrar en Navarra, la firma nórdica ha alcanzado un acuerdo con Onena, que hace año y medio anunció la inversión de 2,6 millones de euros para comenzar a prestar servicios en Tafalla, Olite, Estella, Ayegui y Villatuerta y en sus polígonos industriales. Con la entrada de Adamo, la dimensión de la iniciativa se multiplica, así como su alcance. La compañía sueca aportará los fondos para desarrollar el proyecto, que será ejecutado por Onena. Y está previsto que desde febrero o marzo se comience a instalar fibra en unos 2.000 hogares cada mes. Además de la inversión, Adamo calcula que el despliegue supondrá la creación de unos 390 puestos de trabajo.

“La idea es acercar la fibra óptica principalmente en todas aquellas localidades con más dificultad en temas de conexión y red por cuestiones de población y orografía”, explican desde la empresa navarra, presidida por Félix Suescun y de la que Sodena controla el 31,2% tras realizar una aportación en 2016 de unos 390.000 euros. En aquel momento, su director general, Miguel Jaume destacaba la importancia de acercar internet de alta velocidad a los hogares y a las empresas. “La reducción de la brecha digital conlleva un impulso a la actividad económica de las áreas beneficiadas por el despliegue. Se calcula que la implantación de redes aporta un crecimiento adicional del 2% del PIB en el primer año y del 1% en los cinco años siguientes”, decía.

La llegada de Adamo a Navarra forma parte de un proyecto más ambicioso, que contempla una inversión de 54 millones de euros en su primera fase para alcanzar 300.000 hogares de Navarra, Lugo y Castilla La Mancha. El plazo de ejecución total de los proyectos ronda los 2,5 años. En rueda de prensa, el consejero delegado y fundador de Adamo, Fredrik Gillstrom, incidió en que la estrategia de la compañía es desplegar donde no llegan los demás operadores, principalmente zonas rurales, zonas regionales y nuevas zonas urbanas de gran densidad, para que todos los hogares de España puedan tener servicios de fibra.

En este sentido, Gillstrom incidió en que su objetivo no es lanzar Adamo como una marca nacional con servicios en todas partes de España, sino llevar la fibra a todos los españoles que ahora mismo no la tengan.

Asimismo, defendió que desplegar infraestructura de fibra en zonas donde ya hay cobertura de otros operadores “no tiene gran valor” y la mejorar manera es compartir la existente para llevar la fibra a todos los demás lugares en el menor tiempo posible, De hecho, afirmó que están dispuestos a firmar contrato mayorista con Telefónica para que pueda desplegar en zonas donde no hay actualmente ningún operador.

Respecto a su estrategia de crecimiento futura, el consejero delegado de Adamo incidió en que su intención es crecer en infraestructura, para lo que siempre buscan “la mejor solución”, lo que incluye el crecimiento inorgánico a través de adquisiciones de otras empresas. “Estamos evaluando, no estamos descartando nada”, agregó.

Dentro de sus planes de despliegue, la compañía ha creado Adamo Fiberhood, una plataforma para que la demanda guíe la construcción de la red y así centrarse en los lugares donde más gente lo necesite. De esta forma, es el consumidor quien solicita que se despliegue fibra óptica en su localidad y Adamo, teniendo en cuenta la demanda, pone el foco en aquellas donde más gente lo solicite. Un pueblo tan solo necesita un embajador y 30 personas interesadas en contratar sus servicios. Adamo, que actualmente ofrece servicios de Internet y telefonía con red propia en Cantabria, Cataluña, Valencia, Sevilla y Madrid, llegará en 2020 a 1,5 millones de hogares.