la carta del día

Comercio moderno, especializado, competitivo y de calidad

Por Silvia Jauregi Virto - Viernes, 19 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:12h

Los ayuntamientos deben ser conscientes de la importancia del comercio local y apoyar iniciativas de dinamización porque cada uno de ellos contribuyen a hacer pueblo y generar comunidad. Por lo tanto, vosotros, los políticos debéis invertir y ayudar a fidelizar su clientela. El comercio es una de las herramientas más importantes para darle vida a las localidades y generar empleo de calidad.

Por ello quiero agradecer al Ayuntamiento del Valle de Egüés, por invitarme a participar de una de las propuestas de dinamización del comercio de la localidad. Gracias a ello he podido conocer de cerca a los comerciantes y lo que me he encontrado ha sido gente emprendedora, joven que lo que es realmente, es una especialista de su producto. Lo conoce tan bien que todo lo que desprende es humanidad, cariño y una ilusión que te contagia. Si os gusta la ilustración, os animo a que os deis una vuelta y os sumerjáis el la librería La Valeta de Ripagaina y luego os vayáis a tomar una cerveza a El Retrogusto es Mío de Sarriguren, no querrás irte. Se aprende mucho de las nuevas generaciones, que no vienen del mundo del comercio, sino de la especialización.

Han participado en el concurso tres locales dirigidos a animales y los tres están especializados en un determinado servicio. He visto que el término competencia ha sido bien entendido. Lo que necesitan ahora es que la clientela lo sepa y es ahí donde se les debe ayudar. Son necesarias campañas en diferentes formatos. Por eso es muy importante que en los equipos que trabajan para los comerciantes, tanto asociaciones como ayuntamientos, haya gente creativa que conozca el comercio, con una visión moderna para atraer esa clientela que no viene un día sino siempre que lo necesite.

Pero lo que realmente me ha sorprendido, al ser una localidad prácticamente nueva, ha sido encontrarme con un comercio moderno, especializado, competitivo y de calidad. Os animo a visitarlo, de verdad ha sido un placer. He sentido como clienta un calor humano que me ha encantado, y lo que más me ha gustado ha sido que muchos de ellos me han afirmado que los números salen. No es un comercio que se queda con abrir la persiana, sino que invita a participar de su aventura a los vecinos y vecinas del barrio, promoviendo actividades. Ellos sí que han entendido el concepto de modernidad.

Entre los pequeños no puede haber competencia porque si se juntan pueden ser más poderosos que los grandes. Por eso es muy importante que se mezcle comercio con hostelería para generar recorridos urbanos. Es un error concentrar la hostelería en unas determinadas calles, como pasa en la calle San Nicolás de Iruñea. Si atraviesas el paseo de Sarriguren puedes encontrar todo tipo de comercios combinados con hostelería. En unos metros puedes ir a la mercería, tomarte un café con un bollo hecho con mucho cariño, ir a buscar a tus hijos a las clases particulares, llevar el pantalón a arreglar y recoger el perro de la peluquería para tomarte un vino antes de ir a casa.

Animo a las asociaciones de comerciantes a que se replanteen sus acciones de promoción comercial y las orienten más a la dinamización de las zonas si no se irá escapando la clientela. Pero no vale en fechas concretas que se llevan todo el presupuesto, sino a lo largo de todo el año y crear esa comunidad que ayudará a conseguir fidelizar la clientela. El comercio de Iruñea debe replantearse hacia dónde quiere ir si quiere supervivir…

Se necesita mucha más creatividad para llegar a ser un comercio moderno, especializado, competitivo y de calidad.

La autora es profesional y conocedora del comercio