Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
el futuro de catalunya

El Gobierno gastó 87 millones de euros para reprimir el 1-O

En una comparecencia sin autocrítica, Zoido culpa de la violencia al Govern y defiende que se usó la fuerza mínima

Viernes, 19 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:12h

Antidisturbios actúan contra votantes en un colegio de Barcelona durante el 1-O.

Antidisturbios actúan contra votantes en un colegio de Barcelona durante el 1-O. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Antidisturbios actúan contra votantes en un colegio de Barcelona durante el 1-O.

pamplona- La operación Copérnico, que llevó a desplegar en Cataluña hasta 6.000 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil por el proceso soberanista, ha supuesto para las arcas del Estado un coste de 87 millones de euros. Es el dato más novedoso que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ofreció en su comparecencia -a petición propia, del PSOE y de EH Bildu- ante la comisión de Interior del Senado, en la que, sin rastro de autocrítica, culpó de este gasto a la “arrogancia e irresponsabilidad” del expresident Carles Puigdemont y de su gobierno.

Frente a la actuación policial del 1-O que, a su juicio fue, “legítima, profesional y proporcionada”, Zoido contrapuso la actitud de “absoluta pasividad” de los Mossos d’Esquadra, a los que, sin generalizar porque determinadas acciones están ya en los tribunales, acusó de su “limitada eficacia” para cumplir con la orden de impedir el referéndum.

Y todo a pesar de que en las reuniones operativas antes de la celebración del 1-O hasta el propio mayor entonces de la policía autonómica, Josep Lluís Trapero, aseguró un amplio dispositivo, con más agentes e, incluso, con más jornadas de trabajo. Pese a esa promesa y con la premisa de que podría ser una jornada conflictiva, los mossos destinaron, según el ministro, 7.850 agentes, casi 4.000 menos que los que se desplegaron en las elecciones del pasado 21 de diciembre. El titular de Interior fue más lejos y les reprochó los datos que ofrecieron de colegios en los que los mossos impidieron la apertura (297) y los que evitaron la votación (99), porque no se corresponden con el recuento que dio la Generalitat de la jornada.

Zoido hizo un recorrido por todo lo que ocurrió antes del 1-0, incluidas las operaciones policiales y decisiones judiciales, para centrarse en la jornada del referéndum, no sin lamentar los ciudadanos heridos en las cargas pero también los que resultaron entre las fuerzas de seguridad. Ese día, dijo Zoido, los policías y guardias civiles se encontraron concentraciones “organizadas y preparadas” en los centros de votación que, de forma “pasiva” o “ ejerciendo directamente la fuerza”, tenían como objetivo impedir el acceso de los agentes, lo que supuso que la acción policial se viera “considerablemente dificultada y ralentizada”. De hecho, reveló que muchas actuaciones fueron abortadas una vez iniciadas y en otras situaciones ni siquiera se decidió intervenir.

Zoido destacó que las concentraciones ciudadanas no fueron una reacción espontánea, sino acciones “organizadas, premeditadas, con reparto de roles, protagonizadas por personas que habían sido seleccionadas entre las más radicales”.

De todos modos, solo se produjo confrontación en seis o siete centros de votación y solo en una se utilizaron pelotas de goma, prohibidas en Cataluña, que provocaron lesiones muy graves en un ojo a un hombre que, según el ministro, estaba lanzando vallas contra los furgones. Porque la misión de las fuerzas de seguridad del Estado (FSE) -ordenada por los jueces, recalcó en varias ocasiones el ministro- era impedir la celebración del referéndum y “en ningún caso proceder al desalojo y cierre de los locales”, ya que su intervención debía tener el menor impacto posible para evitar desórdenes públicos graves.

Respecto a los heridos, que la Generalitat cifró en 1.066, Zoido informó de que se está investigando desde el punto de vista judicial y precisó que solo cinco casos fueron graves -un infarto, tres traumatismos y el herido en el ojo-. El ministro fue contundente al calificar de “confusión deliberada” la relación de la Generalitat incluyendo entre los heridos a personas con supuestas crisis de ansiedad por ver la televisión. “Llegó a crearse un código especial para mareos y nervios”, reveló antes de cifrar en 431 los agentes contusionados y en once los que recibieron asistencia médica -diez tuvieron que darse de baja-.

Y en esa descripción de los hechos, el ministerio no ha podido aún sacarse la “espinita” de saber “a ciencia exacta” cómo llegaron las urnas a los centros de votación pese al trabajo de la Guardia Civil y de los Mossos.

Casi cinco horas de comparecencia no convencieron a la mayoría de los grupos de la oposición, que reprocharon al ministro la “improvisación” y “desproporcionalidad” de la actuación policial. - D.N.

la cifra

26,5

Millones para ferris

Una de las imágenes icónicas del dispositivo policial fueron los tres ferris crucero atracados en los puertos de Barcelona y Tarragona. Según las cifras facilitadas por Interior, el alquiler de los tres barcos supuso un gasto de 26,5 millones de euros, agregados dentro del capítulo de dietas.