Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Cámara rechaza por “cínica” la moción del PSN para invertir el dinero del Convenio

El cuatripartito cree que sus propuestas son “un lavado de cara” para ocultar que impulsaron el artículo 135

Andoni Irisarri - Viernes, 19 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:12h

pamplona- Pese a los continuos esfuerzos por venderse como la izquierda genuina, parece que el Parlamento en general, y las fuerzas del cambio en particular, ya han identificado que las iniciativas del PSN no son más que “lavados de cara” (o de conciencia) para enmendar un pasado muy cercano en el que los posicionamientos socialistas tuvieron un peso que todavía hoy somete la maniobrabilidad económica de Navarra.

Se vio de nuevo ayer, cuando el Parlamento de Navarra rechazó una moción con la que el PSN pedía una serie de inversiones con esos 215 millones que volverán a Navarra en virtud de la actualización del Convenio Económico con el Estado. A priori, la moción parecía cargada de buenas intenciones: se pedía aprovechar la liquidación para inversión social. Es algo que quieren hacer las fuerzas del cambio y el propio Gobierno. El problema es el corsé jurídico que los socialistas empezaron a confeccionar con la reforma del artículo 135 en las postrimerías del zapaterismo, y que propició que luego el PP aprobase la Ley de Estabilidad Presupuestaria que fija en su articulado la obligatoriedad de priorizar el pago de la deuda antes que cualquier inversión social.

Por eso Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E denunciaron el cinismo de una sigla que conoce perfectamente los límites del marco actual, pero que llevó la iniciativa simplemente para hacer populismo. La estrategia es vieja: se trata de pedir la carta a los Reyes Magos para que los que gobiernan te la tumben y tengan que lidiar con la impopularidad de cumplir con las leyes que, en este caso, propició el propio Partido Socialista. De paso, el PSN aprovechó la ocasión para instaurar el “polígrafo de la izquierda”, que denominó José Miguel Nuin (I-E), y que aplica una lógica impostora: el que rechace mis propuestas no puede decirse de izquierdas.

Pero el cuatripartito, que junto con el Gobierno explora la manera en la que reinvertir la cantidad sin saltarse la ley, no pasó la ocasión de leerle la cartilla al PSN. Y eso que María Chivite empezó elogiando la situación actual: “Pedimos inversión porque Navarra va bien, es una comunidad cumplidora y sin problemas de solvencia”. Lo que no recordó Chivite es que el artículo 12.5 de la Ley de Estabilidad marca que los ingresos extraordinarios tendrán que destinarse íntegramente al pago de la deuda.

indignación en el cambioRápido reaccionó Jokin Castiella (Geroa Bai), que vio en la moción socialista “ese tinte de victimismo del PSN, que parece que siempre quiere defender Navarra pero que nosotros, siempre malvados, no le dejamos”. Castiella admitió que muchas de las inversiones socialistas ya están contempladas en la agenda del cambio, por lo que consideró que la estrategia del PSN pasaba por “un lavado de cara” y un nuevo intento por “ponerse medallas en el pecho”. Una línea similar llevó Adolfo Araiz (EH Bildu), quien remitió al 135 “todos los males” posteriores. Araiz desveló algunas posibilidades jurídicas para tratar de sortear el 135 que, se deduce, llevará a la comisión del Gobierno que estudiará el destino de los 215 millones, y Mikel Buil (Podemos) admitió estar “indignado” por “la cara dura” de que el partido “del 135” hiciese una propuesta de inversión que se sabe irrealizable con sus leyes. Nuin fue quien más ironizó por las segundas intenciones de la moción: la de medir en base al apoyo o rechazo de la iniciativa el grado de compromiso con la izquierda de las fuerzas del cambio. “¿Esta moción es un polígrafo parlamentario?”, cuestionó Nuin, quien retó a los socialistas: “El día en el que Montoro nos amenace con intervenirnos las cuentas, ¿el PSN estará con el bloque que va a plantarle cara o con el del 135?”. En la derecha no existen estos conflictos. Tanto Juan Luis Sánchez de Muniáin (UPN) como Ana Beltrán (PP) defendieron la vigencia de la ley y la obligatoriedad de cumplirla, “guste o no”, como subrayó la presidenta popular.