Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Crítica, autocrítica y realidad

Sábado, 20 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:12h

Galería Noticia

DIETARIO

RUMBO A NO SÉ DÓNDE

Autor: Miguel Sánchez-Ostiz. Editorial: Pamiela, 2017. Páginas: 368.

Son unos diarios que vuelven a plasmar la desazón

de quien ya ha vivido lo suyo y, sin embargo, todavía alucina

El libro es la constatación de la destrucción de una sociedad en la que existía algo más en las calles y en los juzgados

Una de las principales consecuencias de la lectura de los dietarios escritos por Miguel Sánchez-Ostiz desde que Pamiela presentara en 1986 La negra provincia de Flaubert es, a buen seguro, la constatación de la realidad a través de las citas que el autor navarro reproduce en Rumbo a no sé dónde, la última entrega de ese conjunto de sentidos diarios. Gracias a diversos comentarios sobre artículos de prensa o trabajos de distintas ideologías políticas presentes, día tras día, en los lodazales de internet, disponemos de otro punto de vista sobre cuestiones peliagudas más o menos silenciadas, más o menos manipuladas: “Están consiguiendo que Monedero me caiga simpático. A poca objetividad que pongamos, lo que le están haciendo es una infamia. A los mismos medios de comunicación que callan sumisos ante los millones defraudados por Botín (y familia), se les llena la boca con la libertad de expresión ante el acoso y derribo que padece el político a causa de sus cuentas corrientes”.

Hay, de hecho, alguna frase contundente que brilla por sí sola: “Cuando te acusan de haber sacado algo de contexto puedes estar seguro de haber dado en el clavo”. Y hay, desde luego, un buen número de comentarios personales contundentes pero… bien, nos hallamos en febrero de 2015 y no es que el cine eterno y las bellas artes varias no aparezcan a lo largo de las páginas del libro pero la actualidad periodística y la literaria son las que te empujan en la dirección de la crítica, de la autocrítica y de algo más: “Por las redes anda suelto un vídeo en el que se ve a unos policías golpeando a un deportado que está maniatado. La más feroz, una mujer. No le auguro mucha vida a su publicación, porque ya está siendo borrado”. “Leo la prensa del día -añade más delante-, los titulares me bastan a veces, son peores que tiros de carabina a dar. Leo también las muestras de zozobra y tristeza profunda de amigos, de conocidos y de desconocidos, y llevo días a vueltas con ese poema de Luis Cernuda… ¿Días? No sé cuántos en estos últimos años”.

Y así se nos van los días, en compañía de unos diarios que, después de hacerlo en Correo de otra parte, Liquidación por derribo o El asco indecible, vuelven a plasmar la desazón de quien ya ha vivido lo suyo y, sin embargo, todavía alucina: “Para la derecha hostil y autoritaria, heredera del franquismo, solo existen las víctimas de ETA, no las del terrorismo de Estado, porque aceptarlo es reconocer la existencia de este”. ¿Actualidad? “Un juzgado insta a TV3 a emitir el documental Ciutat Morta con cinco minutos de censura, a instancia de uno de los autores de la fechoría que le tronzó la vida a Patricia Heras. El largometraje que relata uno de los casos más graves de corrupción policial, judicial y política que han tenido a Barcelona como escenario, se emitirá sin algunas imágenes que, según el tribunal, podrían suponer una violación del derecho al honor y a la intimidad del exjefe de la Guardia Urbana de Barcelona”: ya hemos llegado a 2015 y hasta 2017 no queda nada, y menos en Cataluña.

Como puede comprobarse tras su lectura, un cuaderno de impresiones vitales y nítidos recuerdos de una sociedad narcotizada como este Rumbo a no sé dónde resulta esclarecedor para quienes no han tenido la posibilidad de experimentar la decepción en estado puro, pues el libro es la constatación de la destrucción de una sociedad en la que (todavía) existía algo más en las calles y en los juzgados que el dinero rápido y la descapitalización de empresas. ¿Y ahora? ¿Qué valores imperan en nuestros días? “El tiempo dichoso corre que vuela… contra ti. Mal viento”. Puede estar seguro el lector de hallar en Rumbo a no sé dónde referencias a la gran literatura de toda la vida: no podía ser de otra manera, aunque sea difícil escribir con verdad “de la propia vida. Nos puede la puesta en escena, algo que está entre Pascal y los cómicos de pueblo. Un verdadero diario resultaría impublicable”.

En todo caso, este dietario ofrece estos hechos y algunos más.

Herramientas de Contenido