Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Dos años al furtivo que amenazó armado a un guarda en Bertiz

El acusado se mostró arrepentido y aceptó un delito de atentado por el que no irá a prisión

Enrique Conde - Sábado, 20 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Escopetas incautadas al cazador el día de Reyes en Bertiz.

Escopetas incautadas al cazador el día de Reyes en Bertiz.

Galería Noticia

  • Escopetas incautadas al cazador el día de Reyes en Bertiz.

PAMPLONa- Un vecino de Doneztebe, José Antonio B.A., fue condenado ayer de conformidad en el Juzgado de lo Penal número 3 a dos años de cárcel por un delito de atentado a un agente de la autoridad después de haber amenazado en posesión de una escopeta el pasado día de Reyes a un guarda forestal, que le sorprendió cazando en el parque natural de Bertiz. No fue necesario siquiera que se celebrara el juicio rápido previsto ayer puesto que el procesado mostró su conformidad con los términos de la condena alcanzada, además de mostrarse profundamente arrepentido por el episodio que protagonizó. El acusado, que carece de antecedentes penales, no tendrá que ingresar en prisión con la condición de que no cometa un nuevo delito en los tres próximos años, periodo en el que también se ve privado de la tenencia y porte de armas de fuego.

El escrito del Ministerio Público refleja que el acusado, al que no le constan antecedentes penales, se encontraba sobre las 10.00 horas del pasado sábado 6, día de Reyes, cazando en el parque nacional de Bertiz, donde dicha actividad está prohibida. Lo hacía en compañía de su hijo, menor de edad, y de un perro y armado con una escopeta Beretta de su propiedad y para la que posee la oportuna licencia. Cuando se encontraba en el interior del parque fue sorprendido por un guarda forestal que le dio el alto y le pidió que se identificase para denunciarle y quitarle el arma, dado que estaba incumpliendo la normativa que impedía cazar en la zona. El acusado, en lugar de detenerse, se volvió con el arma en la mano (de los hechos de la acusación se ha retirado que apuntara/encañonara al guarda) y le dijo al guarda: “Zazi, zazi edo tiratuko dizut” (Quita o te pego un tiro). En ese momento, el guarda forestal se tiró al suelo, observando como el acusado y su hijo salían corriendo del lugar, con lo que salió detrás de ellos, iniciándose una persecución durante diez minutos. Durante la misma, el acusado se volvió hasta en dos ocasiones hacia el guarda, siguiendo con el arma en la mano y volvió a repetir la frase: “Zazi. Bertzela tiratuko dizut” (Quita que si no te pego un tiro). Finalmente el guarda les perdió de vista cuando se internaron en un bosque de pinos frondosos y el agente forestal procedió a dar aviso a la Policía Foral. El acusado fue localizado un tiempo más tarde por el propio guarda forestal en Oronoz-Mugaire en el interior de un vehículo conducido por un amigo del acusado, encontrándose en el interior de dicho turismo el arma con la que amenazó al guarda.

CCOO PIDE MÁS PLANTILLACCOO ha presentado una denuncia ante Inspección de Trabajo por la “situación de riesgo laboral en la que viven las y los guardas forestales” para que sea esta entidad la que “inste a la ‘empresa’ a adoptar las medidas pertinentes”. CCOO señaló que “es urgente que se incremente la plantilla de guarderío forestal” y ha pedido al Gobierno de Navarra que “haga una apuesta por este colectivo de empleados y empleadas, un reconocimiento al papel que desempeñan”.

ACUSADO Y VÍCTIMA

perdón y apretón de manos

En la sala. La conformidad alcanzada entre el acusado, vecino de Doneztebe, con la Fiscalía y la acusación que ejercía la letrada del Gobierno de Navarra se negoció en apenas unos minutos. El Ministerio Público pedía en principio para el procesado tres años de cárcel por el delito de atentado (en caso de no haberse estimado esa acusación solicitaba que se le impusieran 6 meses por amenazas graves) pero a la vista del arrepentimiento y el reconocimiento de los hechos por parte del acusado la conformidad se cerró en los dos años de cárcel y las condiciones de no usar armas en tres años y no volver a delinquir en ese periodo para no entrar a prisión. El acusado le ofreció su perdón al guarda que fue víctima de los hechos en la propia sala. Este lo aceptó y cerraron el acuerdo con un apretón de manos.

Herramientas de Contenido