Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Una mujer denuncia el acoso sexual que sufrió por parte de un superior en su trabajo

Una sentencia avaló en 2014 la versión de Mª José Lecuona, exempleada de TRW

Leticia de las Heras Iñaki Porto - Sábado, 20 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Mª José Lecuona, acompañada de Tere Sáez, representante de Lunes Lilas y Andrea.

Mª José Lecuona, acompañada de Tere Sáez, representante de Lunes Lilas y Andrea.

Galería Noticia

  • Mª José Lecuona, acompañada de Tere Sáez, representante de Lunes Lilas y Andrea.

Pamplona- La extrabajadora de TRW Automotive en Landaben Mª José Lecuona denunció ayer públicamente haber sido acosada sexualmente en 2010 por un superior en su lugar de trabajo, una situación avalada por una sentencia que, en 2014, lo reconoció como accidente laboral. Lecuona aludió también a la falta de medidas y sensibilidad por parte de la empresa. La víctima estuvo respaldada por las asociaciones Lunes Lilas y Andrea, que reclamaron mayor prevención para evitar estas situaciones, así como una correcta intervención y reparación a las víctimas.

Según recordó Mª José Lecuona, el acosó de su supervisor comenzó al principio del verano del 2010 con acercamientos y comentarios que, poco a poco, fueron a más. “Al principio son pequeñas cosas y piensas que te lo estás imaginando”, reconoció. Esas dudas se disiparon cuando un día que estaba alejada se le acercó por detrás y le susurró al oído: “Qué morbo tienes”. Según comentó, fue en ese momento cuando ella se decidió a denunciar la situación, a lo que él reaccionó con una campaña de desprestigio hacia ella. “Decían que yo no quería trabajar, que era una vaga, que me lo estaba inventando”, aseguró.

Aquí comenzó un largo proceso que, tras varias bajas laborales por ansiedad, culminó con su adhesión voluntaria al ERE del 2016 para irse de la empresa ante su incapacidad de solucionar el problema, en gran parte, denunció, debido a la inacción de la empresa, que solo buscaba tapar su caso. “No hay voluntad por parte de la empresa para solucionar este problema”, apuntó añadiendo que “el plan de igualdad, que se supone que tenía que haber estado presente en todo este proceso, está metido en un cajón”. A pesar de eso, consiguió que su caso no fuese otro despido improcedente más, ya que el juzgado de lo Social reconoció motivos laborales propiciados por un acoso en si despido, una decisión ratificada tras el recurso de TRW. “Para muchos era una nimiedad, pero conseguí que se reconociera en mi finiquito que me marchaba porque había sido acosada y no había solución por parte de la empresa”, apuntó.

Según explicó, nunca consiguió una disculpa pública por parte de su agresor y la única medida fue cambiarle temporalmente de turno a pesar de que, en un careo solicitado por ella misma, él reconoció comentarios como “qué morbo tienes” o “cómo me pones con ese gorro”.

En este camino, aseguró, fue muy importante el apoyo que recibió desde el sindicato LAB, donde no se le cuestionó. Pese a esto, guarda también una mala experiencia de la actuación sindical. “No entiendo cómo un sindicato le puede reprochar a otro que está con una afiliada suya. Esto no tiene que ser una guerra, con estas cosas no se negocia”, declaró.

A pesar de que en su momento intentó que este asunto no saliese a la luz, ahora se ha decidido a hablar para mostrar que estos casos existen. “Hay que visibilizar que la violencia machista existe y destruye personas. Yo estoy aquí porque he tenido un apoyo, si no quizás no estaría”, reconoció.

Ahora se encuentra trabajando en otra empresa, lo que para ella supone más tranquilidad pero también una pérdida de poder adquisitivo, ya que gozaba de buen salario y un contrato indefinido. Mientras, apuntaron desde las asociaciones, su acosador continúa trabajando allí, en un buen puesto y con opciones de ascenso.

Andrea y lunes lilasMª José Lecuona contó con el apoyo de las asociaciones Lunes Lilas y Andrea. Tere Sáez, representante de ambas entidades, pidió mayor protección para que casos como este no se repitan. Para ello, explicó, es necesario invertir en prevención, contar con profesionales cualificados y que se repare unas víctimas.

Sáez recordó que estas mujeres se encuentran amparadas legalmente , pero incidió en que “sistemáticamente se está pasando de las leyes”. Un problema que, aseguró, se repite en las empresas con los planes y protocolos de igualdad. Pidió también que se simplifiquen los procesos y que existan espacios de denuncia seguros y con profesionales expertos en violencia sexual. Así mismo, aludió a la necesidad de formación específica sobre este asunto en los centros de salud, comités de empresa y departamentos de recursos humanos.

Herramientas de Contenido