En fin

63.619 supervivientes

por javier arizaleta - Sábado, 20 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

Como ya ha advertido Rubén Usúa en su reportaje de portada del 758 Merindad de Estella, no es el número de la lotería tampoco son los euros de algún presupuesto ni las hectáreas de secano o de regadío de nuestra Merindad. Éramos 69.319 personas las que habitábamos hasta la llegada de 2017 en esta comarca histórica de Navarra. Un número que desciende irremisiblemente año tras año. Y ya llevamos unos cuantos. Cuando por enero nos enfrentamos al análisis de los censos de la población, observamos que nos ocurre como a las laderas descarnadas de vegetación: la erosión las va minando poco a poco. Y con la pérdida de la población también llegan otras pérdidas como las económicas. Al hacer recuento de los cierres de comercios y pequeñas empresas, notamos que se van apagando como si fueran aquellas luces del viejo árbol de navidad de nuestra infancia. Pero estamos a comienzos de año un periodo de los más tristes: tenemos que superar la cuesta de enero y tomar fuerzas que nos impulsen para el resto de los 365 días de 2018, el año en el que probablemente le comencemos a dar la vuelta al victimismo y nos sacudamos el desasosiego. Porque lo cierto es que hay tantas expectativas en cada uno de los 63.619 habitantes de Tierra Estella que no nos podemos permitir otra cosa que no sea tirar para adelante , como en su día lo hicieron también nuestros antepasados en la seguridad de que sabríamos seguir creciendo. Puede que en 2018 seamos seguramente alguno menos. Da igual: el punto de inflexión en el que volvamos a crecer estará también muy relacionado con la calidad de vida con la que seamos capaces de dotar, en fin, a todos y cada uno de los habitantes de Tierra Estella. Todos y cada uno de los supervivientes.