676 voluntarios colaboran en actividades en los diferentes programas

Muchos jóvenes que en origen asistían a actividades pasan de adultos a ser monitores

Sábado, 20 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

pamplona- Los conceptos del gasto realizado recogen los gastos de personal de los equipos preventivos (tres figuras profesionales a jornada completa), la realización de actividades estables y de actividades puntuales, así como los suministros y materiales. Destaca especialmente en este balance los recursos humanos que desarrollan las actividades: las tres figuras profesionales por cada unos de los ocho servicios de acción preventiva comunitaria, a la que se suma un total de 676 chicas y chicos colaborando en la realización de las diferentes actividades. Y es que muchos de los jóvenes que en origen participan como asistentes en las actividades, continúan como monitores de las asociaciones ya en su etapa adulta. En concreto, en Casco Antiguo han participado 171 personas voluntarias;en Arrosadía-Azpilagaña, 22;en Rochapea, 50;en San Jorge, 48;en Txantrea, 72;en Buztintxuri, 124;en Etxabakoitz, 42;y en Mendillorri-Erripagaña, 147. De los 676 voluntarios, 365 son chicas y 311, chicos. Los ahora llamados servicios de acción preventiva comunitaria tuvieron su origen en 1995, en los entonces denominados ‘proyectos de educación en el ocio y el tiempo libre’ para niños, niñas y jóvenes de los barrios de la ciudad.

El Ayuntamiento de Pamplona ha recibido 70.136 euros del Gobierno de Navarra en 2017 para financiación de estos programas. Entre los objetivos marcados para este año 2018, el área se plantea la búsqueda de nuevas fuentes de financiación así como continuar los trabajos para proseguir con la extensión paulatina de los servicios de atención preventiva comunitaria al resto de barrios de la ciudad.

Cremaes subrayó que “son los barrios los espacios de encuentro y articulación de los distintos actores que buscan la mejora de su calidad de vida” y donde “el trabajo preventivo se manifiesta como más eficaz”. La concejala resaltó el “excelente trabajo que realizan estos equipos que en muchas ocasiones pasan más o menos desapercibidos para la gran mayoría de la población”. Por su parte, la directora del área Ana Goia destacó también la apuesta del Consistorio por la “confianza en la capacidad de crear de los colectivos y las asociaciones vecinales” que “son parte de la comunidad y trabajan en común”. “El objetivo final es contribuir al desarrollo armónico de niños y niñas”, reiteró Cremaes. Estos equipos, además del impulso a diferentes actividades y coordinación con otros servicios municipales y sanitarios (salud mental también) participan en el servicio de voluntariado europeo y el acompañamiento específico a niños y niñas y familias. - A.I.