Excusas de mal perdedor

Por Tomás de la Ossa - Domingo, 21 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Dicen los canales oficiales y el propio Diego Martínez que el Nàstic de Plastic del pasado jueves fue producto poco menos que de la mala suerte, al no materializar las 100 o 200 ocasiones clarísimas que tuvo Osasuna. Y, claro está, flipamos en colores, porque lo que nosotros vimos fue muy distinto: un equipo, al que el rival cedió el balón, que fue incapaz de crear peligro verdadero ante una defensa ordenadita, que ni siquiera tuvo que encerrarse atrás y por eso pudo correr al contraataque, marcar dos goles y llevarse el partido. Andar a estas alturas de la Liga vendiendo burras como ésa es creer que el personal es imbécil. Vamos a espabilar, y a echarle más de todo lo que hay que echarle, y a tener más mordiente en ataque, y seguro que así no hay que inventarse tanta realidad alternativa. Y no solo porque no cuela, sino porque a Primera se volverá con buenos partidos, no con malas excusas.