Lorenzo Fernández Bueno Presentador de ‘Misterios’ en DMAX

“En los misterios hay una parte de fraude inconsciente y otra de realidad inexplicable”

‘Misterios’ recorrerá el mundo de lo inexplicable, de los temas donde las respuestas no siempre resuelven el enigma, pero inoculan la curiosidad en el espectador

Rosana Lakunza - Domingo, 21 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

PAMPLONA- Compañero de instituto de Iker Jiménez y tal para cual en cuestión de ver que puede haber mundos misteriosos que no queremos o no podemos ver. “No, no voy a quitarle el puesto a Iker, somos amigos”, ríe Fernández Bueno. Lo que sí va a permitir al espectador es viajar a la Saqqara, donde los enterramientos egipcios provocan muchas preguntas, o a La isla de las muñecas, un escalofriante punto de destino para encontrarse con el espíritu de una niña ahogada hace 60 años. También invitará a visitar los espectros de la ciudad antigua de Edimburgo. La cita con un mundo de luces y sombras es el martes en DMAX y Lorenzo Fernández Bueno es el anfitrión que abre la puerta de muchos misterios.

¿Cuál es la clave de Misterios?

-Es un programa que tiene fuerza y hacemos uso de ella para empezar a hablar de todo aquello que no entendemos. En el primero, mostramos el hallazgo de pinturas rupestres en lo que es la selva de montaña entre Perú y Ecuador, veremos a hombres dando caza a dinosaurios…

¿De cuántos años hablamos?

-Para validar estas escenas hemos ido con arqueólogos, queríamos que datasen estas pinturas y que se comprobara que no son un fraude. Nos han dicho que nos podemos remontar a 9.000 u 8.000 años antes de Cristo. Esas escenas podrían romper en mil pedazos lo que nos cuenta la paleontología.

¿Dinosaurios en esa época?

-Somos conscientes de que no pueden serlo y quizá estamos hablando de una involución de estos u de otra cosa, lo dejo ahí.

60.000 kilómetros en pos de misterios, un largo recorrido el suyo.

-Sobre todo si te planteas que este recorrido se ha hecho en apenas tres meses. Hemos viajado a países como Rumanía, Escocia, Bosnia, Egipto, México, Perú y distintos puntos de España. Hemos intentado recorrer aquellos puntos que nosotros consideramos que es misterio.

¿Y qué es el misterio para usted?

-Todo aquello que no tiene respuesta y nos provoca curiosidad. Misterio es aventura, mito, exploración, historia, fenómenos extraños, fenómeno ovni… Es todo lo que nos provoca curiosidad. Por eso en cada capítulo van cuatro temas diferentes.

¿Le ha sorprendido algún misterio más que otro?

-Quedarse con uno es difícil, pero podría decir dos: uno de ellos es el Serapeum de Saqqara, una necrópolis a unos 50 kilómetros de El Cairo. Estamos hablando de tumbas gigantescas, cada sarcófago pesa con tapa unas 100 toneladas y están metidos en un lugar del desierto donde plantearse un desplazamiento es impensable…

¿A quién enterraban en esos sarcófagos?

-Esa es la pregunta porque los sarcófagos están vacíos. Hemos acudido al mito y se dice que durante 6.000 años, antes de la época dinástica, reinó en la zona una suerte de semidioses, se dice que eran gigantes.

Hablaba de otro misterio que le ha extrañado.

-La isla de las muñecas en Xochimilco en México. Imagínate, una isla llena de vegetación y con más de 3.000 muñecas colgadas de las ramas, de una cabaña… Todo para protegerse del espíritu de una niña que se ahogó en una laguna cercana hace 60 años. Si lo visualizas…

Es muy inquietante, ¿no?

-No te haces una idea, sobre todo porque la persona que puso esas muñecas como amuletos, Julián Santana, falleció hace once años y se dice que estas muñecas le hablaban y le arrullaban. Apareció ahogado en el mismo lugar donde comienza esta historia y lo más inquietante, rodeado de muñecas.

Entre sus misterios, el vudú. Una práctica que no nos tomamos en serio y sobre la que frivolizamos.

-El vudú lo hemos metido como parte de una crítica social. Hemos entrevistado a Antonio Salas, el célebre infiltrado. Lo que está ocurriendo con esta práctica es terrible, las redes de trata de prostitución en España someten a las prostitutas desde su país de origen con rituales de vudú para que no se les escapen…

¿Es efectivo?

-En teoría no, salvo que creas en él, pero también es fácil creer en él. Dada la procedencia de parte de las mujeres sometidas en estas redes, es fácil que estas personas caigan porque creen en el vudú de una forma terrible. Es algo que no debemos tomarnos a risa.

Si nos relajamos y somos un poco frívolos, también lo necesitamos, todos hemos tenido la tentación de practicar vudú con alguien que nos incordia, ¿usted no?

-Ja, ja, ja… me vas a poner en un brete. Soy muy respetuoso con este tipo de creencias y parto de la idea de que el principio casi alquímico que dice que tal y cómo tú te portes con los demás vas a recibir el comportamiento de otros, lo tengo muy asumido.

Vamos, que el karma siempre vuelve.

-Creo que sí. El hombre del pasado no era estúpido y hablaba del karma, la transmigración de las almas, las energías sutiles que se movían… Creo que realmente algo manejaban o había gente que tenía una sensibilidad especial y era capaz de captar esas energías, esos movimientos. Así que pienso que sí, que el karma siempre vuelve.

¿Es usted crédulo y se deja llevar por esas apariciones de la virgen en Cantabria, las muñecas que susurran y demás fenómenos que casi parecen efectos especiales de una película?

-Soy escéptico, creo que hay que serlo, pero como periodista que soy y como persona a la que le gustan estas temáticas, voy a buscar respuestas a los sitios donde dicen que ocurren estas cosas.

A veces es difícil hacer ejercicios de fe con determinadas creencias.

-Yo no te lo voy a pedir, tampoco a los espectadores, voy a mostrar la documentación que avalan que esas historias que se cuentan pueden tener algo de realidad.

¿Y de fraude?

-Cuando te metes en este mundo, te das cuenta de que hay un 80% en lo que se cuenta que corresponde a fraudes inconscientes, fantasías o creencias;pero hay un porcentaje, que por pequeño que sea, crea el misterio y no se puede explicar. Es en ese porcentaje donde nos debemos de mover.