Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Una histórica reclamación desatendida por PSOE y PP

los sucesivos gobiernos de españa, en manos de psoe y pp, nunca han querido que navarra recupere la exclusividad en la gestión del tráfico

Domingo, 21 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Chaves y Sanz, en 2009, en la última visita de un ministro a Navarra en la que se habló de tráfico.

Chaves y Sanz, en 2009, en la última visita de un ministro a Navarra en la que se habló de tráfico. (Foto: P. Cascante)

Galería Noticia

  • Chaves y Sanz, en 2009, en la última visita de un ministro a Navarra en la que se habló de tráfico.

pocas cuestiones concitan en Navarra la unanimidad del arco parlamentario. Una de ellas es la defensa del autogobierno recogido en el Amejoramiento del Fuero de 1982. Conocedores los grupos políticos de que la inmensa mayoría de la sociedad navarra comparte la conveniencia de disponer del mayor número posible de competencias -así queda reflejado en todas las encuestas que preguntan por ello-, nadie en la Comunidad Foral se pone de frente cuando se suscita el debate de reivindicar al Estado las competencias que siguen pendientes de transferir desde 1982. Todo lo contrario ocurre en Madrid, donde los sucesivos gobiernos de España, siempre en manos de PSOE o PP, se han negado a satisfacer esta mayoritaria demanda.

Es verdad que, en contra de la opinión bastante generalizada, la de tráfico no se encuentra entre las competencias que el Estado reconoció en 1982 y todavía no ha transferido. Basta mirar el artículo 5.1 del Amejoramiento del Fuero, que se limita a decir que la Policía Foral “continuará ejerciendo las funciones que actualmente ostenta”, que no son sino las que el franquismo le arrebató definitivamente en 1959, tras haberlo intentado antes en varias ocasiones, como bien recoge el estudio Competencias de Navarra en materia de tráfico, firmado por Miguel Izu.

Pese a ello, la realidad es que disponer de la competencia en exclusiva del tráfico es una de las reclamaciones históricas que se viene haciendo desde Navarra en los últimos 80 años.

Desde entonces, los responsables políticos de la Comunidad Foral han reivindicado, con mayor o menor entusiasmo, recuperar una potestad que Navarra empezó a ejercer de manera específica en 1928. Fue entonces cuando la Diputación Foral creó el denominado Cuerpo de Policías de Carreteras. Se trataba de una unidad especializada en la vigilancia del tráfico en las vías interurbanas.

el primer aviso del estadoEn plena Guerra Civil, un decreto de 13 de enero de 1938 atribuyó la función de sancionar las infracciones de tráfico a los delegados de Orden Público de cada provincia, si bien se trató de una medida excepcional. Al finalizar la contienda bélica, la Diputación Foral recuperó las facultades en esta materia, pero el Estado ya avisaba de sus intenciones.

Otro decreto de 4 de diciembre de 1941 volvió a atribuir la potestad sancionadora de tráfico a los gobernadores civiles, lo que motivó la queja de la Diputación Foral, que recuperó sus facultades el 6 de mayo de 1942.

Era evidente que la Administración central quería despojar a Navarra de la facultad de tráfico y no cejó en su empeño hasta conseguirlo el 30 de julio de 1959. Aprobó una ley en este sentido que pilló desprevenida a la Diputación Foral, que en un primer momento no fue consciente del alcance de la norma. Sus reclamaciones posteriores se toparon con el ministro de Gobernación, el teniente general Camilo Alonso Vega, que se mantuvo firme en su empeño. De hecho solo cedió, ya en marzo de 1962, a que colaborase la todavía Policía de Carreteras con la Guardia Civil, si bien las infracciones de tráfico pasaban a ser competencia del Gobierno Civil y se dejaban cuestiones menores, como las relacionadas con sanciones de transporte, a la policía navarra.

Desde ese momento, nunca más ha vuelto a tener Navarra la competencia exclusiva de tráfico hasta el punto de que el Cuerpo de Policías de Carreteras creado en 1928, despojado de buena parte de sus atribuciones en este ámbito, pasó a denominarse Policía Foral en 1964.

intentos en vanoMucho ha llovido desde entonces y muchos han sido los intentos de recuperar la competencia de tráfico, incluida la capacidad de cobrar las multas, pero con nulo éxito.

Uno de los movimientos que parecía más serios para recuperar esta parcela fue el 1 de julio de 2009. El entonces vicepresidente del Gobierno de Zapatero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, visitó el Palacio foral para reunirse con Miguel Sanz. “Vamos a ver si somos capaces de desatascar, en septiembre u octubre, la competencia sobre tráfico que desde el Gobierno de Navarra se requiere desde hace tiempo”, dijo Chaves. Entre tanto, Sanz, mucho más comedido, se vanaglorió de que Navarra nunca ha sido “una comunidad reivindicativa con el Estado”, y confío a la vía diplomática la consecución de esta transferencia.

Ese mismo año, el 8 de septiembre, la entonces diputada de Nafarroa Bai, Uxue Barkos, interpeló al que era ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por esta cuestión. “El sistema actual cabe perfectamente en las leyes como también cabe la solución de que Navarra asuma esta competencia en exclusiva y que la Guardia Civil se marche de las carreteras navarras”, respondió Rubalcaba con una calculada ambigüedad.

Poco después, el 16 de octubre, el Parlamento foral aprobó por unanimidad una resolución para reclamar al Estado la recuperación de esta competencia.

el acuerdo programáticoMás reciente es el acuerdo programático que en julio de 2015 suscribieron Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra. En este ambicioso texto se recoge que “el Gobierno de Navarra, en materia de gestión del autogobierno y en sus relaciones con el Estado, se compromete a asumir las competencias de I+D+i, tráfico e instituciones penitenciarias”. Un anhelo que, de momento, se ha quedado en una declaración de intenciones ante la negación del Ejecutivo de Rajoy a negociarlas.

El actual Gobierno del PP, lejos de estar por la labor de hacer cesiones de este tipo, recibió al Ejecutivo foral del cambio a zapatazos. Sin esperar siquiera a que los consejeros tomaran posesión de sus cargos, el que era ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se permitió la licencia de reprochar el nombramiento de Mª José Beaumont en Interior y llegó a decir que habría “un antes y un después en la colaboración” entre las Fuerzas de Seguridad del Estado y la Policía Foral.

UPN también ha defendido la asunción de tráfico y consideró “irrenunciable” recuperar esta transferencia en la ponencia política que aprobó en su último congreso, celebrado el 24 de abril de 2016. - D.N.

Herramientas de Contenido