Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Detenido un maltratador que iba a coger un tren de Girona a Navarra para matar a su ex

El hombre porta pulsera electrónica y ha sido condenado repetidas veces

Domingo, 21 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Vista del Palacio Real de Olite.

Vista del Palacio Real de Olite. (A. IZKO)

Galería Noticia

  • Vista del Palacio Real de Olite.

PAMPLONA- Agentes de los Mossos d’Esquadra han detenido recientemente a un vecino de Girona por amenazar de muerte a una mujer navarra a la que no puede acercarse por medida de alejamiento de alto riesgo y que vive una localidad de la merindad de Olite. Los hechos se conocieron cuando desde el centro Cometa, encargado de los dispositivos electrónicos que portan los maltratadores de máximo riesgo, se recibió una alerta en el Centro de Mando y Coordinación de la Policía Foral, en la que se informaba que un varón se iba a desplazar en tren a Navarra para matar a su expareja. La pulsera que portan víctima y agresor geoposicionaba a éste último en la estación de tren de Girona, por lo que fueron movilizados policías autonómicos catalanes para una detención que se hizo al poco rato.

AMENAZAS DESDE LA CÁRCELLa víctima de estos hechos, que vive en Navarra y tiene dos hijos menores de edad, sufre un calvario desde hace años. Su expareja fue incluso condenado a ocho años de prisión, debido a las repetidas situaciones de malos tratos y amenazas. Mientras cumplía la pena de cárcel, fue acumulando condenas puesto que no respetaba la prohibición de contactar con la exmujer y la telefoneaba y le mandaba mensajes desde la prisión para tratar de amedrentarla y amenazarla. Se trata de una situación de riesgo extremo que motivó la imposición de una pulsera electrónica al varón, residente en Girona, en cuanto abandonó el centro penitenciario en diciembre de 2015. El mismo día que salió en libertad rompió dicho dispositivo y estuvo 40 horas desaparecido. En total, en apenas dos años, ha fracturado hasta una docena de pulseras. Recientemente, en noviembre, el hombre fue enjuiciado en el Juzgado de lo Penal 5 de Pamplona por los mensajes a través de Facebook y las videollamadas que sigue realizando a su expareja, saltándose la orden judicial que le prohíbe ponerse en contacto con ella. Por aquel juicio ha sido condenado recientemente a diez meses de cárcel, condena que ha recurrido, lo que le permite por ahora estar en libertad. En el juicio declaró por videoconferencia. A primeros de enero, esta familia navarra le volvió a denunciar por amenazas de muerte por teléfono.- E.C.

Herramientas de Contenido