Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Morir para nacer, el sino de las madres del Congo

EL GINECÓLOGO | DE LA cuN luis chiva viaja al país africano para atender partos, en los que 20.000 congoleñas mueren al año

Un reportaje de Unai Yoldi Hualde - Domingo, 21 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Operación de mastectomía que atendió Luis Chiva.

Operación de mastectomía que atendió Luis Chiva.

Galería Noticia

  • Operación de mastectomía que atendió Luis Chiva.
  • El equipo al completo que viajó al hospital Monkole de Kinshasa. Fotos: Borja Centenera
  • Dos alumnos atienden a mujeres que acaban de parir.

Era diciembre de 2016 cuando la ginecóloga congoleña Celine Tendobi realizaba una campaña de captación de fondos para el hospital Monkole, situado en Kinshasa, capital de la República Democrática del Congo. El centro está hermanado desde 1983 con la Universidad de Navarra por lo que en su viaje, Celine aprovechó para parar en la facultad de Medicina para sensibilizar a alumnos, profesores y médicos sobre la precaria situación sanitaria del país africano. El testimonio de la ginecóloga encandiló a Luis Chiva, un colega de profesión que ejerce en la Clínica Universitaria, que junto a otras nueve personas puso rumbo al hospital Monkole en junio de 2016. “Celine nos contó la realidad en la que viven en el Congo, las situaciones de pobreza que padecen. No pude quedarme indiferente y me embarqué en esta aventura”, recuerda Luis, quien se llevó consigo un equipo de cuatro ginecólogos, cinco alumnos de Medicina y un periodista.

Su viaje a Kinshasa tenía dos objetivos muy definidos desde el principio: atender los partos que se dieran en Monkole y en otros hospitales de la capital, e implantar un sistema de detección de cáncer uterino. “Aquí las mujeres se hacen revisiones cada cierto tiempo, hay vacunas, etc, pero allí ni siquiera pueden detectarlo. El que tiene un cáncer directamente muere”, lamenta Luis, que actualmente ocupa el cargo de director del Departamento de Ginecología de la Clínica Universitaria.

La atención sanitaria en el Congo, además de ser muy precaria, tan solo está accesible a una pequeña parte de la población que puede permitirse “el lujo” de pagarse cualquier tratamiento. Tal y como relata el ginecólogo, el 80% de la población está en paro y una familia sobrevive con un presupuesto medio de 70 euros al mes. “La gran mayoría del país no tiene acceso a los hospitales, que son privados, por eso nuestra presencia allí creo que es de gran ayuda”.

20.000 muertes en partosEn este contexto, el grado de mortalidad durante los partos es muy alto. “Se calcula que cada año unas 20.000 mujeres pierden la vida al dar a luz a sus hijos en una población de cinco millones de personas, es una barbaridad. Comparado con España, aquí mueren quince mujeres y somos 45 millones”, explica Luis.

Durante los quince días que estuvieron en Kinshasa, el equipo de médicos y alumnos atendieron a un total de 500 mujeres, entre las que detectaron ocho cánceres e intervinieron en 50 partos. “Todos los datos que sacamos de la expedición, como los tumores que se detectaron, los hemos recogido para desarrollar un trabajo de investigación”, señala, algo que le ha supuesto a Luis más que un esfuerzo, ya que el coste de ese proceso corre de su cuenta y suma 8.000 euros. “Es una cantidad de dinero a la que no puedo hacer frente, cualquier donación de cualquier tipo me sería de gran ayuda”, reclama.

Tras su primera experiencia como cooperante en el Congo, Luis tiene claro que se trata de algo que va para largo y en julio ya tiene organizada otra visita. “Personalmente también es muy gratificante esta labor, aunque solo sea aportar un granito de arena. Produce una satisfacción tremenda que las madres a las que ayudas les pongan a sus hijos los nombres de los alumnos”, relata.

Herramientas de Contenido