Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Joseba Asiron Sáez Alcalde de Pamplona

“Iruña será en 2019 más verde y sostenible, más social e igualitaria. No queremos que el cambio sea una anécdota. Hemos venido a quedarnos”

Una entrevista de Ana Ibarra Fotografía Mikel Saiz - Domingo, 21 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:11h

Asiron, en una de las salas del consistorio.

Asiron, en una de las salas del consistorio. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

  • Asiron, en una de las salas del consistorio.

PAMPLONA.- Aprobados los terceros presupuestos del Ayuntamiento de Pamplona, ¿salvada la legislatura?

Para nada, la legislatura dura hasta el último día en vigor, y hasta ese día tenemos que estar con el chip de trabajar por el cambio.

¿Por lo menos está más tranquilo?

Estoy satisfecho de que se hagan cosas y que vayamos cumpliendo metas. Digamos que el primer año fue una toma de contacto para sumergirnos en la realidad y para hacernos con la maquinaria. El segundo fue de planificación, y el tercero tiene que ser el de la corporización de los grandes proyectos.

¿Habrá un cuarto presupuesto o, como dice Aranzadi, serán los últimos presupuestos del cambio?

No es algo que me preocupe lo que pueda decir Aranzadi. Lo importante es que este Gobierno sea un instrumento eficaz de cambio y es por lo que tenemos que trabajar. Y que este cambio se pueda prolongar en el tiempo mediante una segunda legislatura.

¿Se han arreglado con ellos?

Le recuerdo que han votado los presupuestos "con la nariz tapada". Francamente, no entiendo esa afirmación. Yo creo que son unos presupuestos marcadamente sociales, que van a permitir mejorar mucho la calidad de vida de los ciudadanos y cualquier otra consideración sobra.

¿Entiende esta crítica viniendo de un grupo que forma parte del equipo de gobierno con tres concejalías delegadas? ¿Qué ha fallado en el proceso de negociación?

Yo creo que cada vez más los concejales y concejalas van comprendiendo que están aquí no sólo para gestionar un área concreta o su ámbito concreto de trabajo, sino que hay que tener una perspectiva de ciudad. Y ése es mi trabajo como alcalde, situarme por encima de las áreas para tener una visión global de ciudad tanto en el momento de gestionar un área como a la hora de negociar unos presupuestos. Yo creo que a raíz de esas declaraciones habría que preguntar, por ejemplo, qué les parecen los presupuestos a las 112 beneficiarias de viviendas municipales rehabilitadas en situación de emergencia habitacional y otras 60 que se pondrán en marcha este año. Habría que preguntar también a los usuarios del nuevo comedor municipal para 50 plazas que vamos a poner en marcha. Habría que preguntarles a los niños y niñas de escuelas infantiles que se van a adecuar gracias al presupuesto. Y habría que preguntarles si apestan o no a los comerciantes del mercado de I Ensanche que se va a remodelar de arriba a abajo (970.000 euros). Por lo tanto, creo que son unos muy buenos presupuestos y, sobre todo, una vez que se han negociado, pertenecen a todas y a todos.

¿Cree que hay mimbres para consolidar este cambio?

Hay mimbres, hay proyectos, hay ganas, y hay gente muy válida que está demostrando que en esta ciudad las cosas se pueden gestionar de una manera justa y honrada.

¿A quién va a beneficiar fundamentalmente esos 204,5 millones?

Este año vamos a destinar 800.000 euros para la rehabilitación de vivienda de alquier social. Se van a poner en marcha las dos nuevas unidades de barrio en Ensanche y Txantrea. Por barrios habrá nuevos equipamientos dotacionales como Salesianas en Txantrea, Redín y Cruzat en el Casco Viejo y Antzara en Mendillorri. El proyecto EDUSI de Milagrosa también va a posibilitar una rehabilitación integral del barrio, al igual que ERDIGUNE en San Jorge. Al plan de barrios, con 50 actuaciones, se destina una inversión de 1,3 millones. Estamos adecuando las escuelas infantiles e invirtiendo muchísimo en zonas verdes. Para el parque de la Txantrea, por ejemplo, hemos recogido 778 aportaciones vecinales. Se va a intervenir en Taconera para crear un parque infantil muy novedoso. Habrá un concurso de ideas para renovar el Paseo de Sarasate... 800.000 euros son para Geltoki (vieja estación) con un proyecto de economía solidaria. Hay 811 asociaciones participando en los Civivox... Son proyectos ilusionantes.

¿Y cuáles son los cambios que más valora de esta primera etapa?

Hemos incrementado en un 42% las ayudas sociales, lo cual dice mucho de este equipo de gobierno. No se han producido desahucios desde 2015 y de veras que es para sentirnos orgullosos, y Pamplona se ha situado en la vanguardia en la lucha por la igualdad. También hemos bajado la deuda heredada por UPN en 37 millones en tres años, y sólo en el último un 8%.

¿Qué le pide la ciudadanía por la calle ahora que es mucho más conocido como alcalde?

Tengo la inmensa suerte de que todavía me paran muchísimo por la calle, me hablan, de alguna manera perciben que este Ayuntamiento es accesible. Y lo que me piden es que el cambio tenga futuro. No queremos que el cambio sea un anécdota en la historia de esta ciudad. Hemos venido a quedarnos.

¿Está siendo dura esta legislatura?

No puedo permitirme el lujo de hacer ese tipo de manifestaciones. Esta legislatura está siendo todo un privilegio.

¿Alguna autocrítica?

No hay un día que no hubiera cambiado algo de lo que he hecho, pero creo que el guion se está cumpliendo. Sabíamos que esto no iba a ser fácil, somos cuatro fuerzas del cambio al igual que el Gobierno de Navarra, y sabemos que hay que entenderse y llegar a acuerdos, y que eso no es fácil. Pero, insisto, seguimos el guion que nos marca el acuerdo programático, adaptándolo a la realidad del día a día, que es muy cambiante. Por otro lado, en materia de convivencia queda mucho por hacer y estoy empeñado en que al final de legislatura se haya avanzado de manera significativa. Creo que durante muchos momentos ha podido haber el riesgo de una fractura dentro de la sociedad de Pamplona, y creo que es el momento de avanzar, de pasar páginas sin renunciar al recuerdo de lo que ha ocurrido. Y creo que hay margen para que dentro de la diversidad política que existe tengamos una convivencia todavía más normalizada.

¿La colocación de placas en memoria de las víctimas asesinadas por ETA significa un paso adelante en ese camino de normalización?

Claro, la colocación de las placas ha supuesto un pequeño paso, de inicio. Lo más importante no es la placa en sí, ni lo que ponga en ella. Lo fundamental es dar pasos en esa idea de dignidad y reparación para las víctimas, para todas las víctimas, y por ello poder reunirme con esas personas, con esas dos mujeres, fue un auténtico placer. Insisto, tenemos que ser capaces de mirar adelante sin renunciar a la memoria.

¿Las diferencias han terminado por unir al cuatripartito o afrontan esta segunda mitad del mandato a cara de perro?

Somos un equipo, tenemos que trabajar como equipo y es mi responsabilidad recordar continuamente a todos los concejales del gobierno que estamos trabajando por una ciudad.

¿La entrada de Geroa Bai hace más sólido el cambio o, por el contrario, se encuentra con que hay más socios con disparidades ideológicas con los que llegar a acuerdos?

Geroa Bai ha estado desde el principio en el Gobierno, estaba en las juntas y debatía. Creo que Geroa se confundió en no asumir concejalías delegadas desde el principio y lo dije. Han corregido y han renovado su apuesta por este Gobierno de cambio, lo cual me llena de satisfacción.

¿Se puede decir que la movilidad es lo que más ha desestabilizado la acción de gobierno?

El Gobierno es estable, es seguro y en todo momento todas las fuerzas han manifestado que por encima de las discrepancias está el gobierno de cambio. Estabilidad y seguridad lo definen. No hay dudas.

¿De haber sabido las críticas de los comerciantes al Plan de Amabilización del centro de la ciudad lo hubiera cuarteado, es decir, implantado progresivamente?

Ya lo hemos hecho. Si algo teníamos claro es que es era un tema sensible y que generaría incertidumbre. Por eso planteamos medidas provisionales y, en segundo lugar, nos dimos seis meses que no han concluido. El plazo termina en febrero. Además, estamos trabajando intensamente en recabar datos. Vamos a pasar una encuesta a 700 personas sobre los efectos del plan, estamos hablando permanentemente con todos los sectores afectados como vecindario, comerciantes, transportistas, ciclistas, peatones... Ese proceso está abierto pero, además, hemos trabajado con los sectores antes y después. Precisamente el circuito de Sarasate y García Castañón es una aportación de los comerciantes, también el acercamiento de la línea 12. La reconversión en zona roja de la calle Sandoval, los cambios en la cuesta de Labrit, la moratoria de dos meses en el inicio del sistema de control de accesos...

¿Se ha cumplido al menos el objetivo de sacar los coches del centro?

El objetivo era que Pamplona, que ha visto todo su centro consagrado al vehículo privado por una política nefasta de movilidad, iniciara el mismo camino que han iniciado antes prácticamente todas las ciudades europeas. Hay datos interesantes y objetivos, sabemos que el índice de utilización del transporte urbano ha subido en algunos meses hasta un 8%, que el aforo de peatones ha crecido un 4% y los aforos de vehículos privados han disminuido hasta un 46%. Se ha dicho, y no es cierto, que hemos impermeabilizado el Casco Viejo, y la prueba es que se han concedido a día de hoy más de 15.000 autorizaciones de vehículos para su acceso.

¿Entonces habrá más coches que nunca por las calles de lo Viejo...?

Esas autorizaciones tienen que ver con personas con discapacidad, residentes, transportistas... Y aparte se han dado más de 5.000 puntuales para obras y actuaciones concretas.

¿Cómo se puede mejorar la situación de los comerciantes?

El crecimiento económico de las grandes superficies va en línea de años anteriores. La amabilización no ha provocado un cambio de tendencia que es el signo de los tiempos. Es cierto que se ha pasado por alto la importancia del crecimiento del comercio online pero también hay un estudio del comercio minorista en Navarra que ha crecido un 4,4% en el último año.

¿Se plantean muchos cambios en este proyecto?

Aceptando que la movilidad de Pamplona tiene que pertenecer al siglo XXI todo lo demás está sujeto a revisión y negociación. Queremos acertar. Nuestra apuesta es por el pequeño comercio, por el producto local, de km cero... ¿Cuándo se iniciarán las obras de reforma viaria de Pío XII?

¿Se ha retrasado por los cambios en la empresa adjudicataria? ¿Contemplan también modificaciones?

Sí, pero no va a suponer un retraso significativo. Estamos hablando de un inicio de las obras en el primer semestre de este año. Para finales de año quisiéramos una transformación significativa. Mientras estén las obras en marcha veremos qué tipo de medidas correctoras se pueden introducir.

¿Cuál fue ese plan estratégico que señaló el vial de Pío XII como prioritario? ¿Y cuáles serán los siguientes carriles bici?

Estamos muy cerca de conformar un eje ciclable que atraviese prácticamente toda la ciudad. Partiendo del Casco Viejo, la zona amabilizada del Paseo de Sarasate o, desde la subida de Trinitarios hasta el nuevo bulevard ciclable de la calle Bosquecillo, Vuelta del Castillo... Ahora mismo hay margen con los proyectos en marcha para tener la agenda ocupada. Lo más importante es que hemos iniciado, probablemente con bastante retraso, un camino en el que el vehículo tiene que perder peso en favor de peatón, ciclista y transporte urbano. Y ese es un guión de ciudad, no de partido. La gente tiene resistencia a los cambios y hay ciertos vértigos cuando tienes un negocio. No creo que nadie quiera revertir calles convertidas en ejes ciclables como Sancho el Sabio en Vitoria.

¿Y alguien daría marcha atrás a la peatonalización de Carlos III? ¿Y la calle Juan de Labrit?

A la calle Labrit le llegará su turno como a las grandes arterias de la ciudad. No está decidido y será una decisión de todos los grupos del cambio donde Aranzadi es una parte. Se acaban de regular los apartamentos turísticos. La técnica de Turismo dejó claro que Pamplona todavía tienen margen.

¿Es un problema o un sector a apoyar? ¿Tiene cabida el polémico proyecto del albergue de Unzu en esta norma?

Realmente no lo sé. No me parece relevante en términos de ciudad. Yo creo que hay ciudades que están en el segmento de Pamplona como San Sebastián, no hablo ya de Barcelona, que tienen un problema serio con los alojamientos turísticos. En Pamplona no tenemos ese problema, pero queremos no llegar a tenerlo y para eso hay que regularizar.

¿Ha fracasado UPN en su intento de blindar el monumento de Caídos?

UPN fracasó en su intento de blindar la plaza Conde de Rodezno, actual Plaza de la Libertad, fracasó en su intento de blindar las sepulturas con honores de los generales franquistas. Va a fracasar también en su intento porque no se cambie la resignificación del edificio, que es lo único que no es negociable para nosotros. Todo se puede hablar siempre que seamos conscientes de que el centro de la ciudad de Pamplona no puede estar consagrado a un monumento fascista.

De todas las batallas, ¿cuál ha resultado más difícil?

El cambio lingüístico en escuelas infantiles, las fricciones con Aranzadi e I-E, la ley de control de gasto del PP, la amabilización del centro, Pío XII, okupas... Particularmente me produce mucha pena el techo de gasto, porque esa ley injusta pensada para controlar ayuntamientos despilfarradores está impidiendo a ayuntamientos responsables poder invertir sus recursos en inversiones sociales. Y eso es muy grave. Has mencionado también las escuelas infantiles. También me duele mucho que haya fuerzas políticas como UPN y PSN que puedan hacer utilización política de un patrimonio de todos y todas como es el euskera.

¿Pamplona es ahora más...?

-Sobre todo a final de legislatura será más verde y sostenible, social, solidaria y, por supuesto, más feminista.

las claves

pamplona- Aprobados los terceros presupuestos del Ayuntamiento de Pamplona, ¿salvada la legislatura?

-Para nada, la legislatura dura hasta el último día en vigor, y hasta ese día tenemos que estar con el chip de trabajar por el cambio.

¿Por lo menos está más tranquilo?

-Estoy satisfecho de que se hagan cosas y que vayamos cumpliendo metas. Digamos que el primer año fue una toma de contacto para sumergirnos en la realidad y para hacernos con la maquinaria. El segundo fue de planificación, y el tercero tiene que ser el de la corporización de los grandes proyectos.

¿Habrá un cuarto presupuesto o, como dice Aranzadi, serán los últimos presupuestos del cambio?

-No es algo que me preocupe lo que pueda decir Aranzadi. Lo importante es que este Gobierno sea un instrumento eficaz de cambio y es por lo que tenemos que trabajar. Y que este cambio se pueda prolongar en el tiempo mediante una segunda legislatura.

¿Se han arreglado con ellos? Le recuerdo que han votado los presupuestos “con la nariz tapada”.

-Francamente, no entiendo esa afirmación. Yo creo que son unos presupuestos marcadamente sociales, que van a permitir mejorar mucho la calidad de vida de los ciudadanos y cualquier otra consideración sobra.

¿Entiende esta crítica viniendo de un grupo que forma parte del equipo de gobierno con tres concejalías delegadas? ¿Qué ha fallado en el proceso de negociación?

-Yo creo que cada vez más los concejales y concejalas van comprendiendo que están aquí no sólo para gestionar un área concreta o su ámbito concreto de trabajo, sino que hay que tener una perspectiva de ciudad. Y ése es mi trabajo como alcalde, situarme por encima de las áreas para tener una visión global de ciudad tanto en el momento de gestionar un área como a la hora de negociar unos presupuestos. Yo creo que a raíz de esas declaraciones habría que preguntar, por ejemplo, qué les parecen los presupuestos a las 112 beneficiarias de viviendas municipales rehabilitadas en situación de emergencia habitacional y otras 60 que se pondrán en marcha este año. Habría que preguntar también a los usuarios del nuevo comedor municipal para 50 plazas que vamos a poner en marcha. Habría que preguntarles a los niños y niñas de escuelas infantiles que se van a adecuar gracias al presupuesto. Y habría que preguntarles si apestan o no a los comerciantes del mercado de I Ensanche que se va a remodelar de arriba a abajo (970.000 euros). Por lo tanto, creo que son unos muy buenos presupuestos y, sobre todo, una vez que se han negociado, pertenecen a todas y a todos.

¿Cree que hay mimbres para consolidar este cambio?

-Hay mimbres, hay proyectos, hay ganas, y hay gente muy válida que está demostrando que en esta ciudad las cosas se pueden gestionar de una manera justa y honrada.

¿A quién va a beneficiar fundamentalmente esos 204,5 millones?

-Este año vamos a destinar 800.000 euros para la rehabilitación de vivienda de alquier social. Se van a poner en marcha las dos nuevas unidades de barrio en Ensanche y Txantrea. Por barrios habrá nuevos equipamientos dotacionales como Salesianas en Txantrea, Redín y Cruzat en el Casco Viejo y Antzara en Mendillorri. El proyecto EDUSI de Milagrosa también va a posibilitar una rehabilitación integral del barrio, al igual que ERDIGUNE en San Jorge. Al plan de barrios, con 50 actuaciones, se destina una inversión de 1,3 millones. Estamos adecuando las escuelas infantiles e invirtiendo muchísimo en zonas verdes. Para el parque de la Txantrea, por ejemplo, hemos recogido 778 aportaciones vecinales. Se va a intervenir en Taconera para crear un parque infantil muy novedoso. Habrá un concurso de ideas para renovar el Paseo de Sarasate... 800.000 euros son para Geltoki (vieja estación) con un proyecto de economía solidaria. Hay 811 asociaciones participando en los Civivox... Son proyectos ilusionantes.

¿Y cuáles son los cambios que más valora de esta primera etapa?

-Hemos incrementado en un 42% las ayudas sociales, lo cual dice mucho de este equipo de gobierno. No se han producido desahucios desde 2015 y de veras que es para sentirnos orgullosos, y Pamplona se ha situado en la vanguardia en la lucha por la igualdad. También hemos bajado la deuda heredada por UPN en 37 millones en tres años, y sólo en el último un 8%.

¿Qué le pide la ciudadanía por la calle ahora que es mucho más conocido como alcalde?

-Tengo la inmensa suerte de que todavía me paran muchísimo por la calle, me hablan, de alguna manera perciben que este Ayuntamiento es accesible. Y lo que me piden es que el cambio tenga futuro. No queremos que el cambio sea un anécdota en la historia de esta ciudad. Hemos venido a quedarnos.

¿Está siendo dura esta legislatura?

-No puedo permitirme el lujo de hacer ese tipo de manifestaciones. Esta legislatura está siendo todo un privilegio.

¿Alguna autocrítica?

-No hay un día que no hubiera cambiado algo de lo que he hecho, pero creo que el guion se está cumpliendo. Sabíamos que esto no iba a ser fácil, somos cuatro fuerzas del cambio al igual que el Gobierno de Navarra, y sabemos que hay que entenderse y llegar a acuerdos, y que eso no es fácil. Pero, insisto, seguimos el guion que nos marca el acuerdo programático, adaptándolo a la realidad del día a día, que es muy cambiante. Por otro lado, en materia de convivencia queda mucho por hacer y estoy empeñado en que al final de legislatura se haya avanzado de manera significativa. Creo que durante muchos momentos ha podido haber el riesgo de una fractura dentro de la sociedad de Pamplona, y creo que es el momento de avanzar, de pasar páginas sin renunciar al recuerdo de lo que ha ocurrido. Y creo que hay margen para que dentro de la diversidad política que existe tengamos una convivencia todavía más normalizada.

¿La colocación de placas en memoria de las víctimas asesinadas por ETA significa un paso adelante en ese camino de normalización?

-Claro, la colocación de las placas ha supuesto un pequeño paso, de inicio. Lo más importante no es la placa en sí, ni lo que ponga en ella. Lo fundamental es dar pasos en esa idea de dignidad y reparación para las víctimas, para todas las víctimas, y por ello poder reunirme con esas personas, con esas dos mujeres, fue un auténtico placer. Insisto, tenemos que ser capaces de mirar adelante sin renunciar a la memoria.

¿Las diferencias han terminado por unir al cuatripartito o afrontan esta segunda mitad del mandato a cara de perro?

-Somos un equipo, tenemos que trabajar como equipo y es mi responsabilidad recordar continuamente a todos los concejales del gobierno que estamos trabajando por una ciudad.

¿La entrada de Geroa Bai hace más sólido el cambio o, por el contrario, se encuentra con que hay más socios con disparidades ideológicas con los que llegar a acuerdos?

-Geroa Bai ha estado desde el principio en el Gobierno, estaba en las juntas y debatía. Creo que Geroa se confundió en no asumir concejalías delegadas desde el principio y lo dije. Han corregido y han renovado su apuesta por este Gobierno de cambio, lo cual me llena de satisfacción.

¿Se puede decir que la movilidad es lo que más ha desestabilizado la acción de gobierno?

-El Gobierno es estable, es seguro y en todo momento todas las fuerzas han manifestado que por encima de las discrepancias está el gobierno de cambio. Estabilidad y seguridad lo definen. No hay dudas.

¿De haber sabido las críticas de los comerciantes al Plan de Amabilización del centro de la ciudad lo hubiera cuarteado, es decir, implantado progresivamente?

-Ya lo hemos hecho. Si algo teníamos claro es que es era un tema sensible y que generaría incertidumbre. Por eso planteamos medidas provisionales y, en segundo lugar, nos dimos seis meses que no han concluido. El plazo termina en febrero. Además, estamos trabajando intensamente en recabar datos. Vamos a pasar una encuesta a 700 personas sobre los efectos del plan, estamos hablando permanentemente con todos los sectores afectados como vecindario, comerciantes, transportistas, ciclistas, peatones... Ese proceso está abierto pero, además, hemos trabajado con los sectores antes y después. Precisamente el circuito de Sarasate y García Castañón es una aportación de los comerciantes, también el acercamiento de la línea 12. La reconversión en zona roja de la calle Sandoval, los cambios en la cuesta de Labrit, la moratoria de dos meses en el inicio del sistema de control de accesos...

¿Se ha cumplido al menos el objetivo de sacar los coches del centro?

-El objetivo era que Pamplona, que ha visto todo su centro consagrado al vehículo privado por una política nefasta de movilidad, iniciara el mismo camino que han iniciado antes prácticamente todas las ciudades europeas. Hay datos interesantes y objetivos, sabemos que el índice de utilización del transporte urbano ha subido en algunos meses hasta un 8%, que el aforo de peatones ha crecido un 4% y los aforos de vehículos privados han disminuido hasta un 46%. Se ha dicho, y no es cierto, que hemos impermeabilizado el Casco Viejo, y la prueba es que se han concedido a día de hoy más de 15.000 autorizaciones de vehículos para su acceso.

¿Entonces habrá más coches que nunca por las calles de lo Viejo...?

-Esas autorizaciones tienen que ver con personas con discapacidad, residentes, transportistas... Y aparte se han dado más de 5.000 puntuales para obras y actuaciones concretas.

¿Cómo se puede mejorar la situación de los comerciantes?

-El crecimiento económico de las grandes superficies va en línea de años anteriores. La amabilización no ha provocado un cambio de tendencia que es el signo de los tiempos. Es cierto que se ha pasado por alto la importancia del crecimiento del comercio onlinepero también hay un estudio del comercio minorista en Navarra que ha crecido un 4,4% en el último año. ¿Sería posible si la zona comercial más importante hubiera experimentado un cataclismo? Por lo tanto, comprensión, información y seguir trabajando con ellos.

¿Se plantean muchos cambios en este proyecto?

- Aceptando que la movilidad de Pamplona tiene que pertenecer al siglo XXI todo lo demás está sujeto a revisión y negociación. Queremos acertar. Nuestra apuesta es por el pequeño comercio, por el producto local, de km cero...

¿Cuándo se iniciarán las obras de reforma viaria de Pío XII? ¿Se ha retrasado por los cambios en la empresa adjudicataria? ¿Contemplan también modificaciones?

-Sí, pero no va a suponer un retraso significativo. Estamos hablando de un inicio de las obras en el primer semestre de este año. Para finales de año quisiéramos una transformación significativa. Mientras estén las obras en marcha veremos qué tipo de medidas correctoras se pueden introducir.

¿Cuál fue ese plan estratégico que señaló el vial de Pío XII como prioritario? ¿Y cuáles serán los siguientes carriles bici?

-Estamos muy cerca de conformar un eje ciclable que atraviese prácticamente toda la ciudad. Partiendo del Casco Viejo, la zona amabilizada del Paseo de Sarasate o, desde la subida de Trinitarios hasta el nuevo bulevard ciclable de la calle Bosquecillo, Vuelta del Castillo... Ahora mismo hay margen con los proyectos en marcha para tener la agenda ocupada. Lo más importante es que hemos iniciado, probablemente con bastante retraso, un camino en el que el vehículo tiene que perder peso en favor de peatón, ciclista y transporte urbano. Y ese es un guión de ciudad, no de partido. La gente tiene resistencia a los cambios y hay ciertos vértigos cuando tienes un negocio. No creo que nadie quiera revertir calles convertidas en ejes ciclables como Sancho el Sabio en Vitoria. ¿Y alguien daría marcha atrás a la peatonalización de Carlos III?

¿Y la calle Juan de Labrit?

-A la calle Labrit le llegará su turno como a las grandes arterias de la ciudad. No está decidido y será una decisión de todos los grupos del cambio donde Aranzadi es una parte.

Se acaban de regular los apartamentos turísticos. La técnica de Turismo dejó claro que Pamplona todavía tienen margen. ¿Es un problema o un sector a apoyar? ¿Tiene cabida el polémico proyecto del albergue de Unzu en esta norma?

-Realmente no lo sé. No me parece relevante en términos de ciudad. Yo creo que hay ciudades que están en el segmento de Pamplona como San Sebastián, no hablo ya de Barcelona, que tienen un problema serio con los alojamientos turísticos. En Pamplona no tenemos ese problema, pero queremos no llegar a tenerlo y para eso hay que regularizar.

¿Ha fracasado UPN en su intento de blindar el monumento de Caídos?

-UPN fracasó en su intento de blindar la plaza Conde de Rodezno, actual Plaza de la Libertad, fracasó en su intento de blindar las sepulturas con honores de los generales franquistas. Va a fracasar también en su intento porque no se cambie la resignificación del edificio, que es lo único que no es negociable para nosotros. Todo se puede hablar siempre que seamos conscientes de que el centro de la ciudad de Pamplona no puede estar consagrado a un monumento fascista.

De todas las batallas, ¿cuál ha resultado más difícil? El cambio lingüístico en escuelas infantiles, las fricciones con Aranzadi e I-E, la ley de control de gasto del PP, la amabilización del centro, Pío XII, okupas...

-Particularmente me produce mucha pena el techo de gasto, porque esa ley injusta pensada para controlar ayuntamientos despilfarradores está impidiendo a ayuntamientos responsables poder invertir sus recursos en inversiones sociales. Y eso es muy grave. Has mencionado también las escuelas infantiles. También me duele mucho que haya fuerzas políticas como UPN y PSN que puedan hacer utilización política de un patrimonio de todos y todas como es el euskera.

¿Pamplona es ahora más...?

-Sobre todo a final de legislatura será más verde y sostenible, social, solidaria y, por supuesto, más feminista.

“Hay gente muy válida que está demostrando que las cosas se pueden gestionar de una manera justa y honrada”

“En Pamplona no tenemos un problema con los apartamentos turísticos, pero queremos no llegar a tenerlo”

“La movilidad de Pamplona tiene que pertenecer al siglo XXI, todo lo demás está sujeto a negociación”

Herramientas de Contenido