aceptando la elevada cláusula propuesta

Kepa, a punto de renovar

El portero, tras estudiar todas las opciones, está a un paso de ampliar su contrato con el Athletic aceptando la alta cuantía de la cláusula propuesta por Ibaigane desde un inicio

Arkaitz Aramendia - Lunes, 22 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Kepa Arrizabalaga, durante uno de los últimos entrenamientos con el Athletic. Foto: Borja Guerrero

Kepa Arrizabalaga, durante uno de los últimos entrenamientos con el Athletic. (Foto: Borja Guerrero)

Galería Noticia

Kepa Arrizabalaga, durante uno de los últimos entrenamientos con el Athletic. Foto: Borja GuerreroKepa, durante una sesión de entrenamiento.

bilbao- El interminable culebrón en el que se había convertido la situación deportiva y contractual de Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, 3 de octubre de 1994) está a punto de tocar a su fin. Después de dieciséis meses de arduas negociaciones e innumerables informaciones y rumores relacionados con su posible desembarco en el Real Madrid, el guardameta está a un solo paso de dar el sí al Athletic y renovar así el contrato que le une a la entidad bilbaina hasta el próximo 30 de junio. Una vez analizadas y estudiadas todas las opciones del mercado al estar en condiciones de negociar con cualquier club desde el pasado 1 de enero, el cancerbero vizcaino ha decidido dar el visto bueno a la última oferta trasladada desde Ibaigane y acometer así una renovación que podría hacerse efectiva en cualquier momento. La duración del nuevo contrato, que apunta a unir a ambas partes hasta 2023 o 2024, cuestión en la que no hay discrepancias, no se cerrará en ningún caso con una cláusula de rescisión baja de por medio, como pretendía inicialmente el jugador, sino con una que se ubicará en torno a los 80 millones de euros, con la posibilidad de ir en aumento a medida que se sucedan las temporadas.

Los términos en los que se cerró la reciente ampliación contractual de Iñaki Williams -renovado hasta 2025 con una cláusula de rescisión de 80 millones que ascenderá hasta los 108- tendría así continuidad en el caso de Arrizabalaga, a quien el Athletic ha ido mejorando paulatinamente las condiciones económicas en las ofertas de renovación planteadas, sin haber dado opción en ningún momento a establecer una cláusula que resultara accesible para futuros pretendientes. El portero, de este modo, deberá aceptar dicho factor para poder ver consumada una renovación que ve ahora con buenos ojos y que le convertirá en uno de los mejor pagados de la plantilla rojiblanca, en la que continuará una vez proceda a firmar su nuevo contrato y a estrechar la mano de Josu Urrutia, escenario que fuentes de la negociación veían ayer muy cercano, según transmitieron a este periódico.

El presidente del Athletic, una vez cerrada la operación, circunstancia que se tornará en realidad de manera inminente salvo nuevo e inesperado vuelco de los acontecimientos, logrará una renovación de impacto. El Madrid, que se dirigió días atrás al club rojiblanco para trasladar su interés en el guardameta, se había presentado como serio competidor en una ardua lucha que tocará a su fin con Arrizabalaga renovado como león, algo que parecía más que difícil a finales de diciembre. A principios de este mes, sin ir más lejos, distintos medios de Madrid llegaron a asegurar que el de Ondarroa había pasado reconocimiento médico con el equipo dirigido por Zinedine Zidane, quien se ha encargado en reiterar que no necesitaba un portero durante un mercado invernal que cerrará sus puertas el próximo día 31.

la relación con bahíaNo habrá que esperar hasta entonces para conocer el futuro a corto, medio y largo plazo de Arrizabalaga, cuya relación con la agencia de representación Bahía Internacional no se ha visto deteriorada por lo acontecido durante un largo culebrón que tendrá final feliz para los intereses del Athletic, que está a punto de dar forma a una renovación estratégica bajo los palos. Se trata, sin ir más lejos, de un portero al que en Lezama siempre han señalado como parte importante del futuro del club, debido a una extraordinaria proyección que se ha visto reflejada sobre el césped en la temporada y media que acumula como miembro del primer equipo. Con solo 38 partidos oficiales a sus espaldas como león, el de Ondarroa, que se espera rompa su silencio más pronto que tarde para dar las explicaciones oportunas acerca de todo lo sucedido en los últimos meses, asoma ya como una realidad al contar también con el cartel de internacional absoluto.

El Mundial que se disputará en verano, de hecho, es uno de los grandes alicientes del vizcaino, aunque su presencia no está asegurada debido a una lesión que le mantiene en el dique seco desde el pasado 16 de diciembre. Sus compañeros, desde entonces, han sido quienes han tenido que lidiar con un carrusel de preguntas en torno a su figura, siendo el pasado viernes Iñaki Williams el último en pronunciarse al respecto con unas sintomáticas declaraciones que no hicieron sino aventurar lo que días después está a punto de suceder. “Estamos hasta el gorro del tema de Kepa. Nosotros sabemos la verdad y no es lo que se dice. Yo le vacilo con lo del Real Madrid”, manifestó el delantero, conocedor ya del momento en el que se encontraba un proceso de renovación que se concretará y que dejará al conjunto madrileño sin la figura del de Ondarroa en julio, fecha en la que su presidente Florentino Pérez podría haber retomado una posible incorporación que quedará en agua de borrajas para satisfacción del Athletic.

En manos de José Ángel Ziganda quedará, una vez recuperado Arrizabalaga, la decisión de mantener en la titularidad a un entonado Iago Herrerín o volver a apostar por el vizcaino en liga, campeonato en el que el 1 del Athletic se había hecho fuerte desde el inicio de un curso que le ha valido para estrenarse con la selección española absoluta y que dará pie a un renovado contrato como león.