Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Contratos: entre la recuperación y la precariedad

Navarra registró 371.431 contratos en 2017, un nuevo récord histórico, debido a la recuperación económica pero también a la precariedad que ha dejado la crisis a través de las reformas de PP y PSOE.

Un reportaje de Sagrario Zabaleta Echarte. Infografía Itxaso Mitxitorena - Lunes, 22 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Los años de crisis han propiciado la presencia de otro modelo de empleo, con un crecimiento de la brecha entre trabajadores tradicionales y los de nueva incorporación

Los años de crisis han propiciado la presencia de otro modelo de empleo, con un crecimiento de la brecha entre trabajadores tradicionales y los de nueva incorporación (Archivo)

Galería Noticia

  • Los años de crisis han propiciado la presencia de otro modelo de empleo, con un crecimiento de la brecha entre trabajadores tradicionales y los de nueva incorporación

Navarra registró el año pasado un nuevo récord de contratos: 371.431. Esta cifra, que supone el quinto incremento consecutivo, se explica por la recuperación de la economía, pero también por la precariedad aplicada a través de las reformas laborales del PSOE en 2010 y del PP en 2012. “La denominada flexibilidad ha venido para quedarse, pero es necesario potenciar la seguridad del empleo para favorecer la calidad productiva y la fidelización de las plantillas”, explica Antidio Martínez de Lizarrondo, director del Servicio del Observatorio de la Realidad Social.

Los años de crisis han propiciado la presencia de otro modelo de empleo, con un crecimiento de la brecha entre trabajadores tradicionales y los de nueva incorporación;en el que se ha normalizado la precarización del trabajo;se ha instaurado la cronificación del desempleo, ya que en Navarra hay 14.400 personas desempleadas de larga duración -el 67% suman dos o más años en esta situación y el 33%, entre uno y dos-;y se ha reducido la cobertura de las prestaciones estatales por desempleo.

“Estos factores han promovido un aumento de la vulnerabilidad y la exclusión del colectivo de trabajadores;y por ese motivo, es importante contar con herramientas como la Renta Garantizada”, manifiesta.

la temporalidadEl mercado laboral mantiene una elevada eventualidad, con el 94,2% de los contratos temporales en 2017, y siendo las mujeres quienes más contrataciones acumulan, el 50,7% del total (entre eventuales y fijos). “En los años anteriores a la crisis, la temporalidad suponía aproximadamente un 90%”, detalla. Los 4,2 puntos de incremento se pueden deber al “desequilibrio acentuado por ese cambio de modelo laboral más flexible”, justifica. Además, las mujeres reúnen más contratos porque “están ocupadas en mayor proporción en actividades con mayor temporalidad, como comercio, sanidad, educación o sector público”.

la duraciónEl director del Observatorio recuerda que “la crisis ha tenido un efecto determinante en la progresiva precariedad del empleo” y que “dada su intensidad y sus consecuencias todavía queda un largo camino por recorrer”. En 2008, los contratos que duraban una semana o menos representaban el 22,4% del total, tras las reformas laborales, se han disparado al 40% en la Comunidad. “Nos encontramos en un escenario de mayor rotación laboral, cuestión que hay que determinar sus consecuencias”, detalla. El año pasado, se contabilizaron 148.500 contratos de esta duración en Navarra, al crecer un 2,5%, pero a un ritmo menor que en ejercicios pasados, por ejemplo en 2013 aumentaron un 38%;o en 2015, un 19%.

Este nuevo modelo de empleo coincide con las transformaciones de la estructura productiva, el crecimiento de la sociedad de los servicios y la sociedad del conocimiento. “Sabemos que se buscan estructuras que se adapten a los posibles cambios y a las oscilaciones de los encargos de producción;pero, a su vez, es necesario aprobar medidas y políticas que reduzcan la inestabilidad, ya que no resulta lo mismo un encadenamiento de contratos temporales sin pasar por el desempleo, que periodos intermitentes de empleo de menor duración con etapas de paro”, manifiesta.

En 2017, la media de contratos por persona ascendió a 3,5, aunque “se dan casos extremos en los que uno sumó más de cien contratos al año;claro exponente del encadenamiento de la temporalidad”, reitera.

los sectoresA partir de 2014 la tendencia de la economía cambió en la Comunidad, el PIB comenzó a crecer -un 3,2% en el tercer trimestre de 2017-;la Seguridad Social ha enlazado aumentos consecutivos de afiliados, hasta los 270.652 cotizantes al cierre del ejercicio pasado;y el desempleo ha descendido, hasta los 35.732. En este contexto, entre 2014 y 2017, la contratación ha crecido, ya que a la precariedad de los Gobiernos centrales del PSOE y del PP para salir de la crisis se ha añadido la recuperación económica. La convivencia de estos dos factores ha posibilitado la consecución de marcas históricas de contratación en cada ejercicio. Por ese motivo, se pueden producir dos escenarios: en uno, el incremento de la contratación conlleva la generación de puestos de trabajo en un sector;y en otro, se desvela la alta eventualidad que soporta una actividad.

Por ejemplo, la industria alimentaria ha registrado un incremento de casi 11.300 contratos entre 2014 y 2017, con un aumento de la afiliación de 1.120 cotizantes en el mismo periodo, hasta emplear a 11.627 asalariados. En cambio, las actividades cinematográficas han experimentando un crecimiento de 2.034 contratos, pero el número de cotizantes en el régimen general se ha mantenido en los 230. En el gráfico únicamente se reflejan los 15 sectores en los que más ha aumentado la contratación en números absolutos en estos años, pero el Observatorio de la Realidad Social realiza el seguimiento a 68 actividades más.

El 77,1% de los asalariados en la Comunidad son indefinidos, cinco puntos más que hace una década y 2,3 puntos más que en 2016. En términos absolutos hay 16.000 personas asalariadas más que en 2016 y 9.400 más que en 2007.

¿y ahora qué?Antidio Martínez de Lizarrondo insiste en que se debe trabajar por un mercado laboral que “reduzca la dualización”, pero no a través de precarizar más los empleos para corregir el desequilibrio.

Insiste en que se debe apostar por “una política industrial y sectorial activa que fomente el desarrollo de un tejido empresarial de calidad y de más valor”. El sector industrial en Navarra ha sustentado “empleo de mayor calidad”, que supone el 25% de los cotizantes. Por ello, el director del Observatorio recalca “la necesidad de potenciar proyectos de I+D+i, la innovación, el desarrollo sostenible y la cohesión social”. Aboga por “cambios legales que mejoren los derechos, la seguridad, la conciliación familiar, y la dignidad y calidad del trabajo”, y defiende una mayor relación entre la empresa y la FP y universidades, y formar profesionales con habilidades sociales y con capacidad de trabajo polivalente.

El director del Observatorio tiene claro que “hay que ir hacia una economía del conocimiento, con mayor capacidad de incorporar tecnología a sus procesos industriales, productos y servicios, para ser una economía más innovadora, con eficiencia en el uso de recursos naturales y energéticos, y con más cohesión social y territorial, como marca la Estrategia de Especialización Inteligente”.

en breve

Subida de contratos y de personas contratadas, pero a ritmos diferentes. Navarra registró en 2017 un total de 371.431 contratos, un 47% más que hace una década cuando se contabilizaron 252.529. El ejercicio pasado había 4.065 personas más contratadas que en 2007, una variación del 3,7%. “En 2017 se ha producido un aumento del 47% en el número de contratos respecto a 2007;y el número de personas contratadas ha crecido a un ritmo menor, casi un 4%”, dice.

mujeres

Tasa de temporalidad del 25%. La tasa de temporalidad de las mujeres navarras es del 25%, según la EPA, y el de los hombres es del 21%. En el sector público esa tasa entre las féminas se eleva al 31% por el 17% de los varones. En cambio, en el sector privado el porcentaje se equilibra más: 23% mujeres y 22% hombres.

eventualidad

Los sectores. La media anual de temporalidad en Navarra fue del 94,2% en 2017. En la sanidad ascendió al 98,7%;en la industria agroalimentaria, al 96,5%;y en la educación, al 95,8%. En cambio, en hostelería y comercio se situaron por debajo de la media, con el 92% y 88%, respectivamente.

comparativa

Los contratos indefinidos crecieron un 13,8% en 2017 y los temporales, un 3,3%. El número de contratos indefinidos aumentó en un año en mayor medida que los temporales: exactamente un 13,8% frente al incremento del 3,3% de los temporales. “Es un dato positivo, pero en términos absolutos sigue existiendo una gran diferencia. Ese 13,8% suponen 2.631 indefinidos más mientras que el 3,3% equivalen a 13.708 contratos temporales más en un año”, especifica.

la frase

martínez de lizarrondo “la flexibilidad laboral ha venido para quedarse”

El director del Observatorio de la Realidad Social insiste en que no se puede reducir la dualidad del mercado laboral a base de precarizar las condiciones.

Herramientas de Contenido