Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

la carta del día

Cuando los elefantes del PP viven de nuestros impuestos

Por Ana Figueras Castellano - Lunes, 22 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Siempre me ha parecido que la política es una de las actividades más nobles que puede desempeñar una persona en un espacio de tiempo de su vida.

Lo que la hace innoble es esa catadura de personajes que se dedican a estar en política y trabajar poco, que hablan sin saber de qué lo hacen, sin aportar ningún dato sobre lo que opinan y, eso sí, viven del cuento y de la política eternamente.

Son hábiles personajes que saltan de una administración a otra, sin tiempo de descanso. ¿Ejemplo de este espécimen político? La señora Villalobos.

Miras el retrovisor de la vida política y ahí los tienes, la ves en Ayuntamiento, en Ministerio, en el Congreso de los Diputados, en la Mesa del Parlamento, presidiendo la comisión del Pacto de Toledo, y así hasta su jubilación. Que dice la señora que espera hacerlo a los 80 años.

Si tomamos como ejemplo que los contratos de menos de una semana se disparan hasta los 5,6 millones en 2017 y suponen el 26% del total.

Y que en ese mismo año, 2017, se formalizan casi 3 millones de contratos más que en 2007, año de inicio de la crisis, pero que hay 1,2 millones de parados más y un millón menos de ocupados (datos extraídos de información aparecida en Infolibre), nos daremos cuenta de que las palabras vertidas por la señora Villalobos no dejan de ser una provocación intolerable y un insulto a todas las personas que sufren y padecen la precariedad como forma de vida.

Esta es la difícil realidad de muchas personas. A esta dificultad una representante política se permite frivolizar con la propuesta de sensibilizar a los jóvenes para un ahorro a futuro en pensiones privadas. ¿De dónde sacan dinero para vivir y ahorrar a futuro con estos contratos de miseria?

¿Merecemos soportar a semejantes personajes en la política?

¿Tan devaluada está la política que no somos capaces de ser críticos y mandar a paseo al partido que sustenta a gente como Villalobos que, sin contrastar nada, porque nada de ello sufre, se permite ocurrencias como solución al problema?

Me tomo la licencia de transcribir una reflexión de Anton Costas, catedrático de Economía Aplicada y expresidente del Círculo de Economía. Augura que si continúa la pauperización de los salarios y los efectos del cambio tecnológico, una parte de los ingresos de las familias tendrán que venir de la renta básica universal.

Es una reflexión que está en el debate por personas de diferentes ideologías, pero lo intolerable es que la clase política no sea capaz de crear las condiciones idóneas para no ser necesariamente pobre de por vida y que esta solución sea la excepción.

Herramientas de Contenido