Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Prejuicios graves de comodidad

Luis Beguiristain - Lunes, 22 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

El 98% de la gente funciona como por gremios. Según su estatus y tipo de personas con las que sienten afinidad, organizan de manera intuitiva la forma de vivir el tiempo libre. Y casi siempre surgen los monotemas, comentarios en círculo vicioso sobre política superficial, religión superficial, chistes y un montón de tonterías para no hablar nunca de lo fundamental. Al final, a la hora de enfrentarnos a la vejez y la muerte tenemos que hacerlo solos. Por mucho que tratásemos de imaginar unas residencias de ancianos ideales, eso no existe. Si somos sinceros reconoceremos que nos nos gusta ni siquiera ir de visita. Ahora entro en el tema esquemáticamente, citando los prejuicios a los que se agarra la gente por comodidad. 1- Como la religión me ha defraudado por su jerarquía y su hipocresía general, me doy permiso para pasar del tema de Dios y del espíritu. 2- Como los ricos dominan el planeta y la política está sometida a los ricos, esto nunca lo cambiará nadie, y yo me buscaré un hueco lo más cómodo posible en vez de luchar por el cambio. 3- Como todas las izquierdas están corrompidas por el ansia de poder, y nunca se pondrán de acuerdo para quitar a la monarquía y obligar a la justicia a ser correcta, educaré a mis hijos para que traten de disfrutar a tope del presente, entretenidos en toda clase de superficialidades, para que traten de olvidarse de que en la vida existe un sufrimiento, que entre todos podríamos aliviar, luchando por lo fundamental, en lugar de gastar la energía en las manías del ego y el circo barato de los sentidos. Conclusión: todos hablan como carracas para parecer buenos, amigables y sinceros, pero nadie quiere someterse a la disciplina de callar para escuchar y aprender. ¿Practicar silencio? Eso es de tontos. Reflexión. En la política del presente, ¿influye más el amor hacia la gente o el odio callado hacia los oponentes o enemigos?

Herramientas de Contenido