Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Cruce de caminos

Por Javi Gómez - Lunes, 22 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

osasuna es una confluencia de caminos que se encuentran en un punto común pero que vienen de lugares muy distintos. Ayer, pese al claro cansancio tras tres partidos en una semana, el equipo supo cerrar el encuentro con mucha inteligencia y eficacia.

Quique aporta trabajo y esfuerzo pese a que no llegan los goles, pero en ese camino es cuestión de tiempo que empiece a marcar

En esa confluencia de caminos hay algunos que brillan más y otros menos, pero que son igual de importantes. De los segundos es por donde transita ahora mismo Quique. El ariete no tiene fortuna de cara al gol, pero fue fundamental para comenzar la presión y, además, intervino de manera vital en la fabricación de los dos goles rojillos. En el primero con un zapatazo a la cruceta que habría sido de los mejores goles de la temporada, y en el segundo asistiendo para que Borja Lasso se quedase en la frontal y marcar. A Quique, obviamente, le gusta marcar, y el camino que lleva, lleno de trabajo y esfuerzo, acabará desembocando irremediablemente en acierto de cara a la portería. Paciencia.

En cambio, hay otros que rápidamente se sitúan en caminos más brillantes. Borja Lasso, recién llegado, dejó destellos de tener una calidad tremenda, pese a la lógica ausencia de ritmo, entre él, Mérida y Torres para dos puestos, Diego tiene arsenal para que la línea de creación por delante de Torró sea escandalosa. Aún y todo, con el ritmo, a Lasso le tiene que llegar el mensaje de que tiene que acompañar esa tremenda calidad, con más acompañamiento en la presión. Como ejemplo puede coger a Mérida, que aunque a veces toma decisiones incorrectas en la faceta defensiva, cuyo esfuerzo ha ido creciendo y ayer, además del gol, fue una pieza importante en la presión.

Y cuando los caminos confluyen, llegan hasta la grada. Ayer, por fin, parece que el equipo y los aficionados conectaron. En los minutos finales, en los que el equipo acusó el cansancio pero supo cerrar el partido de manera legal (sin caer en triquiñuelas de tirarse o fingir lesiones), la afición se volcó para animar y ayudar. Ese es otro camino que, por desgracia, aún no estaba muy explorado cuando antes era el pan de cada día. Que no se pierda, buena parte de las opciones de Osasuna para lograr algo grande pasan por recuperar a la afición rojilla y su empuje. Ayer se dio un paso, que no se el último. Osasuna vuelve a los puestos de Promoción y todo parece mejor, pero la semana que viene llega el partido más difícil de lo que queda: el líder, el Huesca, en casa.