Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

El directivo discreto

Por Félix Monreal - Lunes, 22 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Directivos de Osasuna, ayer en el palco.

Directivos de Osasuna, ayer en el palco. (Foto: Patxi Cascante/Mikel Saiz)

Galería Noticia

Directivos de Osasuna, ayer en el palco.

El pasado sábado falleció José Delfín Biurrun. Tenía 97 años, los mismos que Osasuna. Quizá a los aficionados más jóvenes no les resulte familiar, pero Biurrun fue durante años la mano derecha de Fermín Ezcurra, el directivo eficiente, el amigo y el consejero. Hombre de carácter sereno, de hablar meditado y pausado, hacía también el papel de policía bueno con la prensa en una directiva con algún que otro tipo arisco. Biurrun era un humanista, un hombre muy leído que citaba a los filósofos franceses de postguerra. Si se enfadaba, no se le notaba;en esos casos, trataba de poner la energía en las palabras, en el mensaje más que en el gesto. Llegó a Osasuna en noviembre de 1971 de la mano de Ezcurra y se marchó con él en 1994. Si decir una palabra más alta que otra, sin repartir reproches. Ese minuto de silencio respetado ayer antes del inicio del partido es el mejor homenaje al directivo discreto, al osasunista que siempre tuvo los pies en el suelo y el corazón en el terreno de juego. Pero él no había nacido para jugar al fútbol. Biurrun saboreaba las victorias, como la de ayer (como la que disfrutó 41 años atrás también contra la Cultural), con el paladar de quien ha hecho la travesía por muchos campos de Tercera. “Sin medios económicos, se fichaba jugadores al por mayor. Las fichas eran casi gratis, pero en nuestra sede, más pobre que la casa del Licenciado Cabra, era preciso hacer juegos de magia y avalar letras con intereses galácticos para ir tirando”, escribió recordando los tiempos de crisis del club. Para Biurrun, este 2-1 ante la Cultural solo tendría lecturas positivas;lo que se hizo mal quedaría de puertas adentro, sin llamar la atención. Si había que reconvenir o corregir a alguien no lo divulgaría hasta tiempo después, como aquella vez que contó que hubo un entrenador al que lo veían tan perdido que tuvieron que hacerle la alineación... No parece que de momento sea el caso de Diego Martínez, aunque con tres repentinos cambios en puesto sensibles del equipo todo es posible. No veo, sin embargo, ni al entrenador aceptando esos consejos ni a un directivo capacitado para discutir tácticas y alineaciones. Frente a esos dirigentes que les gusta meter las narices donde no deben, Biurrun siempre recordaba que él mismo tuvo que firmar la baja de su hijo cuando jugaba en el infantil de Osasuna.

Biurrun venía de otro fútbol. Entonces, la cantera no estaba en discusión: era un orgullo más que una obligación. Se gustaba en sus intervenciones en las presentaciones del Torneo Interescolar y mostraba con satisfacción la gran obra de Tajonar, la herencia de aquellos dirigentes que miraban la peseta y utilizada luego para pagar la mala gestión de quienes les sucedieron. Le tuvo que sentar como una puñalada. Como presidente que fue del Promesas, a Biurrun también le dolería hoy ver el puesto que ocupa el segundo equipo, víctima de una pésima planificación que debería dar con los huesos de sus responsables fuera del club.

Osasuna, y no es de ahora, ha sido un club rácano a la hora de poner en valor a sus exjugadores y exentrenadores, a las personas que son un patrimonio por su aportación. También a presidentes y directivos. Biurrun fue uno de ellos y dejo para el final una de sus reflexiones un año después de haber abandonado el club, con su inseparable Ezcurra, porque creo que 23 años después es de utilidad en este momento: “Aplaudo el esfuerzo de la actual directiva por lograr el ascenso. Ojalá lo alcancemos. Pero no será fácil. Y aún será más difícil permanecer arriba. Y más si no hemos sabido valorar y defender, en su momento, entre todos, incluso con algún sacrificio, nuestra situación excepcional y nuestras posibilidades”.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »