Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Osasuna regresa al camino

IMPORTANTE VICTORIA EN EL SADAR | Fran Mérida y Borja Lasso firman los dos goles del triunfo ante la Cultural en un partido práctico, que impulsa a los rojillos en la clasificación

Javier Saldise - Javier Bergasa/Mikel Saiz - Lunes, 22 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Quique, en el lanzamiento de falta que se marchó al larguero y propició el primer gol de Osasuna obra de Fran Mérida.VER VÍDEOReproducir img

Quique, en el lanzamiento de falta que se marchó al larguero y propició el primer gol de Osasuna obra de Fran Mérida.

Galería Noticia

  • Quique, en el lanzamiento de falta que se marchó al larguero y propició el primer gol de Osasuna obra de Fran Mérida.Reproducir
  • Quique, en el lanzamiento de falta que se marchó al larguero y propició el primer gol de Osasuna obra de Fran Mérida.

pamplona- Dos hombres de la segunda línea, tipos creativos que no puntilleros, Fran Mérida y Borja Lasso, sacaron a relucir otra de sus facetas y firmaron los goles de la victoria en el partido ante la Cultural, que aligera el tropiezo de cuatro días antes en El Sadar, con el Nàstic, y mantiene a Osasuna en la zona alta, en la pelea por lo mejor. Salvo el lunar del partido aplazado, el conjunto rojillo continúa con una racha de resultados excelente, con cuatro victorias en los últimos cinco compromisos, apretando así el paso, que es lo que se pide para estar en la zona alta.

En otro partido de juego discreto, con una producción ofensiva también baja, los hombres de Diego Martínez rentabilizaron al máximo la puntería desde larga distancia de dos de sus centrocampistas, que acertaron en los mínimos márgenes por los que se abrió la Cultural. El conjunto leonés, con un juego excelente a base de apoyos, posesiones largas y mucho orden, no faltó a la cita con sus señas de identidad, pero enseñó también que adolece de pegada para culminar todo lo que sabe hacer con organización y despliegue. Pero incluso con ese perfil menor a la hora de poder alterar el marcador, le Cultural también fue capaz de ver puerta en El Sadar, inquietar así durante algunos minutos y crear un cierto nerviosismo en este Osasuna que a veces muestra demasiadas dudas a pesar de que lo quiere tener todo pensado y meditado. Eminentemente práctico, sin alardes, conteniendo el ímpetu ofensivo cuando se está por delante en el marcador -no fue novedad que se volviera a reforzar la defensa en los minutos finales para envolver la renta con más zagueros-, el equipo de Diego Martínez persevera en la lucha por la zona alta, a su manera, quizás al estilo que puede pedir la Segunda, pero con innegable rendimiento en las últimas jornadas. Reparada la posición en la clasificación, ahora habrá que buscar mantener una velocidad de crucero adecuada. Es decir, no perder comba.

Osasuna ganó a la Cultural en otro típico partido de Segunda, con más sitio para el oficio que para la filigrana, algo que ya se ha anunciado que no se va a ver. Pese al mayor dominio por parte de los rojillos, lo mejor en el primer tiempo se quedó para el final, para la añadidura sobre los 45 minutos que habían sido por el lado de Osasuna discretos en cuanto a juego, mejor en esta faceta la Cultural en el tiempo que llegó a atrapar el balón. Quique, uno de las novedades de la alineación, se pidió la falta que le habían hecho, en las postrimerías del área, y soltó un zurdazo directo al larguero. La ocasión más clara de Osasuna, un fogonazo en un partido sin oportunidades, no iba a quedarse ahí porque el rechace lo empalmó Fran Mérida al fondo de la portería ante unos jugadores de la Cultural paralizados ante el arrebato final de los rojillos.

No hubo ni tiempo para sacar desde el centro del campo y Osasuna se marchó al descanso con el peso de uno de estos goles psicológicos a su favor y con una liberación evidente tras una primera mitad de control y sin mucha puerta.

En tres cambios en el equipo titular había plasmado Diego Martínez sus planes de revisión tras la última derrota y para la gestión del esfuerzo de algunos jugadores. Borja Lasso, junto a Aridane y Quique, fueron las novedades y sobre el último fichaje se pusieron los focos. El sevillano había dejado sólo detalles en el primer tiempo porque, a pesar de sus ganas de participación, tiene evidentes cosas que pulir, cumplir una adaptación. Sin embargo, tras una ocasión a los cinco minutos de la reanudación, no desaprovechó el fallo defensivo de la Cultural. Quique, un suplicio para los defensas, se apropió de un balón en la antesala del área y lo cedió para Borja Lasso que, desde el balcón del área, encontró el fondo de la portería con facilidad.

No se encontraba Osasuna con un partido tan plácido desde hace mucho tiempo porque el fútbol control de la Cultural no acaba de explayarse en ocasiones. Un disparo de Señé se le envenenó a Sergio Herrera en la manopla y acabó rechazado al fondo de la portería.

Osasuna sufrió a continuación por los minutos de animación del conjunto leonés, pero supo aplicarse a la tarea y contener esos momentos. Diego Martínez fue cambiando el perfil de su equipo convirtiéndolo en menos efusivo para el ataque y más áspero y defensivo. Quique rozó subir en un gol más la renta de los suyos en el minuto 90. Dos goles fueron suficientes ayer para regresar al camino.

Herramientas de Contenido

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »